publicidad

"La vanidad es tan anclada en el corazón del hombre que un soldado, un criado, un cocinero, un cargador se jacta y quiere tener sus admiradores." dijo Blaise Pascal, esto fue en el SXVII sin llegar a saber los efectos de la televisión y las redes sociales. 

La Europa soñada

La Europa soñada

Eran aquellos tiempos de juventud, donde los que hoy peinamos canas o nos rascamos la calva, mirábamos hacia Europa como la tierra prometida, el paraíso soñado. Se oía aquello de que “África empezaba en los Pirineos”, dicho con un desprecio hacia un país que en la década de los 70, del siglo pasado, todavía seguía bajo yugo de una dictadura.


Sentíamos una envidia de esos países que habían superado la Segunda Guerra Mundial, de su progreso, su libertad y de esa democracia con la que nosotros soñábamos. El haber vivido en esos tiempos oscuros, nos da la posibilidad de comparar y de poder decirlo lo más alto posible. No merece la pena echarlos de menos, todo lo contrario, merece y mucho la pena seguir trabajando para no volver a algo que se parezca a los mismos. 

 

Ahora, que en Europa tenemos una guerra, a la que ya parece que nos hemos acostumbrado y forma parte del paisaje, viene bien recordar, que la Unión Europea nace cuando los políticos europeos empujados por la población, buscan medios para terminar con las guerras, los sangrientos conflictos entre países que tanto daño han hecho a la vieja Europa. 

 

Donde regímenes totalitarios han destruido, han cometido el mayor genocidio conocido, aunque actualmente algunos parecen que quieren volver a imitarles. Así se inició uno de los procesos más ilusionantes: la construcción de una verdadera Unión Europea; con ella soñaron y pusieron sus primeras piedras los llamados padres de Europa. Jean Monnet, Robert Schuman, Konrad Adenauer, Alcide De Gasperi y Paul-Henri Spaak… y muchos que siguieron su camino.

 

No es menos cierto, que los intereses económicos primaron, y mucho, en ese "núcleo irradiador", que diría algún político, en la creación de la estructura supranacional. De hecho, durante mucho tiempo, siempre se ha criticado que se ocupaba mucho de los temas económicos y poco de los sociales, algo que todavía está presente en el debate actual.

 

Recordar el ingreso en la Comunidad Económica Europea de nuestro país, que fue quitándonos no pocos complejos, y que era celebrado como si la Unión Deportiva Cacabelense entrará en Champions. Cuando nuestros negociadores, encabezados por el ministro de asuntos exteriores, Fernando Morán, cerraban el acuerdo de adhesión y cantaban “el Asturias, patria querida”.

 

Aquellos fondos europeos a los países tenían una renta per cápita inferior al 75% de la media comunitaria, que tanto contribuyeron a una modernización de nuestro país, por no hablar de la estabilidad política que es tener unas normas supranacionales que impiden volver a un estado totalitario, al incumplimiento  de los derechos humanos.

 

El desarrollo y la firma de no pocos tratados como el Maastricht en 1992, que fue un gran impulso hacia la moneda única, la libre circulación… que lejos queda, pero de aquellos acuerdos y tratados hoy tenemos una estructura que nos permite caminar conjuntamente a muchos europeos. 

 

Ver cómo hace muy poco tiempo, cuando hemos sufrido la mayor pandemia de la que  tenemos conocimiento y, lo que ha supuesto estar en la Unión Europea para poder superar una situación tan complicada, desde la compra de vacunas, hasta esos fondos que tantos nos ayudan, todavía hoy, para aquellos que más hemos sufrido esta pandemia.

 

Seguro que la Unión Europea tiene lagunas y es mejorable, para empezar la falta de una política común exterior, el no tener medios de defensa propios para todos los ciudadanos de la misma y, seguir teniendo una gran dependencia en esa defensa de los  EE. UU. Su política social es francamente mejorable…

 

Ahora han aparecido tantos partidos, que parecen querer volver a esos tiempos oscuros, que tanto añoran porque, sin duda, no los han conocido. Aunque ya se sabe, hay gente "pa'to". La preocupación es que las encuestas son a los que en estas elecciones europeas les dan las mayores subidas, algo así como tirarnos piedras a nuestro propio tejado. La ceguera de los que piensan que cualquier tiempo pasado es mejor, tienen una gran catarata y esta sí que es difícil de operar. 

 

Nuestra Unión Europa tiene muchos defectos, pero, sin duda,  merece un voto de apoyo para seguir creciendo, y si la democracia es el sistema menos malo, la Unión Europea es el lugar más seguro, que mejor garantiza los derechos de todos y lo más parecido al estado de bienestar social soñado.


INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR