publicidad

"La política es demasiado importante para dejársela a los políticos".

Charles de Gaulle

DEJE QUE EL VIENTO HABLE: La luz de una estrella

DEJE QUE EL VIENTO HABLE: La luz de una estrella

Relojes que caen sueltos y se convierten en tiempo poético. Un ángel que viene a resucitar pájaros disecados. 


El poeta Tonino Guerra nos coge de la mano y nos lleva, a nosotros espectadores y a Irina Kouberskaya, la directora de este delicioso montaje basándose en la poética del que fuera guionista de Fellini, Antonioni, De Sica,… y además dramaturgo y novelista. Nos lleva debajo de la tierra y nos convertimos en topos que incordian pero, al mismo tiempo, hacen compañía. 

 

La protagonista, Chelo Vivares, quiere salir de las cenizas, de la penumbra, de la podredumbre. No sabremos si el encuentro con el ángel, José Luis Sanz, es un sueño o las ansias de emprender el camino, la no necesidad de esos relojes, la no necesidad de nostalgia ni melancolías. 

 

Los pájaros acabarán resucitando, cantando, bailando, para no marchitarse en el desván de los objetos abandonados. Es como si mirara desde fuera hacia dentro, en un ambiente de sábanas tendidas y oscuridad, metidos en palanganas. 

 

  En realidad, se guía por la voz, por el corazón, por la luz de la luna aunque no aparezca, por los espacios en blanco entre poesía y silencio. 

 

Los trinos acabarán llegando, saliendo de la sombra cálida de la melancolía. Son personajes que no se les confunde con la niebla, cuando el otoño puede hacer mermar las facultades. 

 

Irina Kouberskaya nos hace caminar casi descalzos por este ambiente rural desposeído del pasado. Aunque no sea un tiempo de luz, resuena la memoria en amaneceres de silencio y fragilidad. 

 

Las cicatrices están tatuadas en la piel de los personajes. Es como si el agua se hubiera detenido, el reflejo de unas manos abiertas que necesitan creer en algo. Es una mujer tierna y, al mismo tiempo, fuerte, enérgica y herida. 

 

Y el ángel es un ser puro como la música, inocente, acallando el estrépito del corazón. 

 

Siempre quedarán sombras, maldiciones que nos perseguirán hasta que se asuma que hay topos en todas partes que, quizás, vienen a redimirnos de nuestros actos. 

 

Debo destacar la elegancia con la que la directora siempre asume sus montajes, y la complicidad habitual de Chelo Vivares que se pone, emocionalmente, en el lado más humano y poético de cada personaje. 

 

Deje que el viento hable, que no sean las puertas cerradas, ni el éxodo obligado, ni siquiera la muerte o el estado de taxidermia que se encierra, muchas veces, en el propio lenguaje. Se sucede la luz de una estrella que cae después de un disparo, se aplaca la cólera, que se quede la soberbia, el odio, la fatalidad en las sombras, y que el viento tenga la última palabra. 

 


 

FICHA ARTÍSTICA

DEJE QUE EL VIENTO HABLE

  • Dramaturgia y Dirección: Irina Kouberskaya
  • Inspirado en el legado poético de Tonino Guerra
  • Escenografía: Irina Kouberskaya
  • Espacio visual: Fragmentos Gente del Po de Antonioni, montaje de Antonio Sosa
  • Reparto: Chelo Vivares, José Luis Sanz, Ana Peiró, Ana Moreno, Virginia Hernández
  • Espacio: Teatro Tribueñe

 


INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR