< Noviembre 2023 >

El dedo y la luna

El dedo y la luna

El viejo proverbio oriental señala que “cuando el sabio señala la Luna, el necio mira el dedo”. Y si bien es verdad que en estos tiempos hay mucho que mirar el dedo, que yo identifico con el cortoplacismo, falta mirar a la luna, o lo que es lo mismo hacer política de alcance, al menos para mañana, para pasado mañana. Manca finezza.

Pues eso. Rogaría a los señores Feijóo y Sánchez (a la sazón mi Secretario General), que mirasen a la luna de la política con mayúsculas y reflexionaran sobre qué quieren, (queremos) los españoles, no para el corto sino para el medio y el largo plazo. Dejen de mirar sólo al dedo. Piensen a dónde nos lleva ese empeño y lean de verdad lo que dijeron las urnas el 28 de mayo y sobre todo el 23 de julio y no le que se empeñan en leer. Nos han hurtado ese debate.

 

No pueden PSOE y PP ignorar lo que los españoles dijimos: abandonen sus respectivas extremas izquierda y derecha. Tienen la obligación de hablar, de pactar, de renunciar y aceptar, de transar, de buscar soluciones de estado entre partidos de estado que deben pensar en España y no en un clientelismo facilón y cortoplacista. Todos los situados a ambos lados de la centralidad de PSOE y PP perdieron en votos y escaños en julio. Son esos extremos, justamente, quienes no deben inspirar la política que de estos dos partidos de estado se espera y merecemos los españoles. 

 

Feijóo, el moderado que vino de Galicia a sustituir al desenfocado Casado, se somete a los tirones ideológicos que le da todos los días el partido con nombre de viejo diccionario. (Por cierto, un diccionario es un depósito de saberes que estos personajes desconocen). Tamizados y ampliados los efluvios de VOX por la factoría Faes, son aderezados en la Puerta del Sol por MAR y verbalizados por IDA, para luego Feijóo limitarse a copiar, pegar y reproducir.

 

Vox, cada día más en la línea griega de Amanecer Dorado, de la Unión Cívica Húngara, la Agrupación Nacional Francesa (Le Pen), los Fratelli d'Italia (Meloni) y otros menos notorios, fagocita ideológicamente al PP que se aleja de ese centro liberal al que debiera mirar.

 

Pero es que Moncloa-Ferraz, cada vez más se aproxima hacia una pretendida frescura de “la mayoría progresista” de los nacionalistas excluyentes, supremacistas, reaccionarios y desintegradores y hacia ese camarote de Sumar donde todos los días hay gresca interna para ver quién coge mejor posición en el estrecho habitáculo de imposible gobierno interior.

 

Los pactos suscritos por mi Partido, con esa trama nacionalista, me han traído, necesariamente a la memoria el episodio de las Horcas Caudinas, que esta vez han trasladado el Caudio de las guerras samnitas a Bruselas. Pero a los antiguos guerreros samnitas los encabeza ahora un cobarde huído de la justicia, que ha hecho pasar por esas horcas caudinas al representante de un histórico partido y con él, en su mochila, a muchas más cosas. Esas nuevas horcas caudinas trasplantadas a Bruselas, no consisten como en el S.IV a.C. en el paso de los romanos perdedores bajo un humillante yugo o unas lanzas, sino posar bajo la foto de un (todavía ilegal) episodio de pisoteo y menosprecio de la legalidad democrática española, para mayor honor y gloria del humillador.

 

Es el trágala del mundo separatista. 

 

Si alguien tiene algún vídeo, audio o periódico de aquellos días donde desfilan imágenes y sonidos de desórdenes, altercados, incendios, cortes de tráfico, daños varios, estragos, asaltos a comercios, mobiliario urbano, policías apedreados, etc., etc., en las calles de Barcelona, en los accesos al Aeropuerto de El Prat o de la frontera francesa y otros escenarios, acaecidos en Cataluña en aquellos días de octubre de 2017, que no crea que eso era verdad. Era pura fabulación. Son imágenes o audios hechos por el estado opresor en estudios de cine, totalmente inventados. Nunca ocurrieron.

 

Y no piense tampoco, respetado lector, que fue cierto que hubiera un esperpéntico y falso remedo de referéndum. Fue un legal, democrático, limpio y transparente proceso lo que ocurrió aquel 1 de octubre. 

 

Que tampoco crea fue cierto lo que vio que ocurriera en el Parlamento de Cataluña donde se declaraba la independencia y creación de una libre y democrática República separada de España.

 

Que nunca los Tribunales del opresor Estado Español declararon ilegal ese fantasmagórico estado independiente, ni conminaron a obedecer la legalidad democrática a los impulsores de tales desvaríos. Ni tampoco hubo un Jefe de Estado que tuvo que pronunciar un valiente discurso a la altura de las circunstancias.

 

Nada de eso ocurrió.

 

Ni hubo delitos, ni delincuentes ya juzgados y condenados unos y presuntos aún otros, a la luz de este relato de hechos. Nada de eso ocurrió. Y dirá, querido lector, que eso no es posible. Que lo vió, lo oyó o lo leyó.

 

Todo falso. Nunca ocurrió.

 

Pero es que, además, el que entonces pareciera ser defensor de la legalidad, pues deviene ahora agresor, y quien se colocaba fuera de la ley, resulta ser el agredido. El mundo al revés.

 

Y todo eso, ¿cómo es posible? Pues por unos escaños. 

 

El derecho lo soporta todo. Y si para ello tenemos que meter a empujones lo que no cabía en nuestro texto del 78 hasta el 23 de julio pasado, pues se mete; y haciéndonos creer, además, que estamos en iguales condiciones de cambio de régimen que en el tiempo de la Transición.

 

Pues, no. Allí se amnistiaron delitos cometidos contra un cuerpo legal de un régimen dictatorial. Ahora, los ilícitos penales, administrativos o contables, se cometieron contra el cuerpo jurídico de un estado plenamente democrático, al que los beneficiarios de la amnistía no sólo no acatan sino que lo menosprecian. Y por si poco fuere, dicen y vuelven a decir: ho tornarem a fer. Sin delito de sedición que contemple esas conductas previsibles a futuro. Hemos dejado al estado inerme. 

 

Y ojo. Sigo siendo igual de español y socialista que antes de escribir estas líneas. Estoy donde estaba. No sé si quienes de seguro me tacharán de lo contrario, son los que no están en el mismo sitio. Piénsenlo.

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR