publicidad

"La vanidad es tan anclada en el corazón del hombre que un soldado, un criado, un cocinero, un cargador se jacta y quiere tener sus admiradores." dijo Blaise Pascal, esto fue en el SXVII sin llegar a saber los efectos de la televisión y las redes sociales. 

Pistoletazo de largada en las elecciones argentinas

Pistoletazo de largada en las elecciones argentinas

Ha comenzado oficialmente la campaña electoral para las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias -PASO- y los votantes reciben el bombardeo de los espacios de propaganda electoral gratuita otorgados por el gobierno.


Una campaña sucia

 

Con 27 fórmulas presidenciales registradas oficialmente, por fin a comenzado la campaña electoral para las PASO.

 

La mayor parte de estas candidaturas son meramente testimoniales. Sus candidatos son desconocidos para el grueso de los votantes y carecen de estructuras partidarias a nivel nacional (algunos ni siquiera cuentan con locales y militantes suficientes para cubrir la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) y de medios económicos suficientes para afrontar los costos de una campaña presidencial.

 

Muchas de estas listas no alcanzarán a reunir el 1,5% de los votos del padrón como para sortear las limitaciones que imponen las PASO para pasar a las elecciones generales del próximo 15 de octubre.

 

La campaña electoral se desarrolla en medio de una inusual proliferación de operaciones sucias, mensajes de odio, fake news y maniobras de desinformación de todo tipo, especialmente a través de las redes sociales, conformando un cuadro que el columnista del diario Clarín, Eduardo Van Der Koy ha definido como “un embotellamiento de spots, eslóganes, frases, hechas y bravuconadas que poco tendrían que ver con la sustancia de la política”. 

 

Los candidatos del oficialismo, que son todos funcionarios públicos (Sergio Massa, el candidato presidencial es ministro de Economía y su vice Agustín Rossi es jefe del gabinete de ministros) no solo mantienen sus cargos públicos, sino que se han lanzado a realizar anuncios de medidas populistas e inauguraciones de supuestas obras públicas e instalaciones. 

 

La más emblemática de estas inauguraciones fue la grotesca puesta en marcha del “gasoducto presidente Néstor Kirchner” donde confluyeron en el podio Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa.

 

 

Inmediatamente de concluido el acto, las redes sociales se poblaron de imágenes tomadas por la gente que mostraban como la cañería del gasoducto no estaba terminada y se interrumpía a unos cien metros del palco donde estaban las autoridades.

 

Al día siguiente circularon por las redes vídeos y audios grabados por los operarios a quienes el gobierno encargó desmontar la falsa estructura empleada para dar marco al anuncio.

 

Después del papelón público, el gobierno debió salir a aclarar que se trató de una puesta en marcha “protocolar”, es decir simulada del gasoducto. A veces, es mejor no aclarar…

 

Lo único que no hay en esta campaña electoral son propuestas serias, ideas para sacar al país adelante y discursos coherentes por parte de los candidatos que superen el intercambio de agravios y acusaciones.

 

Las cifras de las encuestas

 

Mientras que las firmas encuestadoras, que brotan de un día para otro como hongos después de la lluvia, dan cifras disparatadas.

 

Recordemos que, en las elecciones legislativas de 2021, el Frente de Todos (actualmente Unidos por la Patria -UP-) en todo el país el 34,56% de los votos válidos por debajo de Juntos por el Cambio (JxC) que logró 42,75%.

 

Analizando el calamitoso estado de la economía argentina (que combina recesión con una inflación acumulada en los últimos tres años y medio que supera el 500%, pobreza que ronda el 43% y ocho millones de trabajadores en el sector informal de la economía); la creciente inseguridad, el deterioro de los niveles educativos y donde 27 empresas internacionales de primer nivel han dejado el país, es difícil encontrar argumentos para pensar que UxP pueda obtener el 30% de las preferencias a nivel nacional que le asignan algunas encuestadoras cercanas al gobierno.

 

El mismo panorama preelectoral se observa en la provincia de Buenos Aires, el principal bastión kirchnerista y donde los exfuncionarios del actual gobierno proyectan atrincherarse durante los próximos años si pierden las elecciones. Allí, en el 2021, JXC se impuso por el 39,77% sobre el FdT que logro el 38,59%.

 

Tampoco encontramos en el espacio bonaerense elementos que nos hagan pensar que el desastroso gobierno kirchnerista de Axel Kicillof pueda revertir esa derrota, por mucho que las encuestas pagas intenten recrear un panorama distinto.

 

Especialmente, porque JxC ha logrado desplazar al peronismo en dos de reductos tradicionales, las provincias de San Luis y San Juan y amenaza con hacer algo similar en la estratégica provincia de Santa Fe y posiblemente también en la provincia del Chaco.

 

Claro que no todo está igual que en 2021, hoy se ha hecho evidente el conflicto entre Cristina Kirchner, Alberto Fernández y Sergio Massa, el gobierno kirchnerista se debate en el descrédito sin ideas, planes o iniciativas, las elecciones legislativas no son iguales que las presidenciales, ha aparecido el llamado “fenómeno Milei” y la crisis económica se abate sobre un electorado indefenso y sumido en la impotencia.

 

Para realizar algún tipo de pronóstico casero de los resultados electorales de las PASO podríamos, por ejemplo, hacer un promedio con las cifras aportadas por las encuestas “más confiables” (si las hay). Entonces nos encontraríamos con el siguiente panorama en las preferencias electorales de los argentinos.

 

En primer lugar, se ubicaría claramente JxC con aproximadamente el 34% de intención de voto, casi un 10% por debajo de los sufragios que obtuvo en 2021.

 

En segundo término, el kirchnerista UxP con aproximadamente un 25% de intención de voto.

 

Los votos perdidos por las dos principales fuerzas, JxC y UxP, se trasladan en gran medida al economista liberal Javier Milei, que expresa una buena parte del llamado “voto bronca” o “voto desilusión”, que pasaría del 5,55%, obtenido en 2021, a superar ligeramente el 20%.

 

También debe esperarse un importante crecimiento de los partidos de izquierda alimentado por votantes kirchneristas y sectores progresistas que no están dispuestos a votar por Sergio Massa, un candidato al que asociación con las negociaciones con el FMI, que mantiene contactos poco claros con la embajada de los Estados Unidos y a quien apoyan con sus medios de prensa los grandes empresarios del llamado “círculo rojo”.

 

En consecuencia, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores – Unidad, que en 2021 obtuvo el 5,41% de los votos, en agosto podría crecer hasta el 8% de las preferencias.

 

Además, está la coalición “Hacemos por Nuestro País”, que impulsa la candidatura de los peronistas ortodoxos Juan Schiaretti y Florencio Randazo, y podría rondar otro 5% de los votos. Recordemos que, en 2021, Randazo se consagró diputado nacional por la provincia de Buenos Aires con el 3% del padrón y que Schiaretti acaba de imponer a su sucesor en gobernación de la provincia de Córdoba.

 

Estos partidos estarían nucleando el 92% de los votos válidos.

 

Por otra parte, posiblemente la participación electoral, que en 2021 fue del 72%, sea aún menor y que también crezca el voto en blanco y anulado.

 

El panorama después de agosto

 

Los resultados de las PASO no se repetirán automáticamente en las elecciones generales de octubre, en parte debido a que muchos votantes que no concurrirán a los comicios de agosto por tratarse de una votación de primarias dentro de los partidos y coaliciones, sí lo harán en las elecciones generales.

 

Por otra parte, conocidos los resultados de las PASO, un ejército de militantes rentados (especialmente del kirchnerismo) revisaran los padrones detectando a quienes fueron a votar para luego visitarlos en sus domicilios para tratar de obtener su apoyo y participación realizando todo tipo de promesas y veladas amenazas para tratar de dar vuelta la elección o aumentar la diferencia con los opositores si resultaron triunfadores por un escaso margen.

 

Con una distribución similar a la que esbozamos no solo habría una segunda vuelta electoral para definir al presidente sino que el Congreso Nacional quedaría fuertemente atomizado de forma tal que el nuevo gobierno se vería forzado a arduas negociaciones para aprobar las leyes más importantes (como la Ley de Presupuesto), designar embajadores y funcionarios que requieren aprobación legislativa (como el director de la AFI), agregar jueces a la Corte Suprema de Justicia, designar jueces en los tribunales inferiores y ascender a los militares. 

 

En síntesis, podemos imaginar que el próximo gobierno tendrá una debilidad de origen que el nuevo presidente deberá superar para poder comenzar a sacar al país del borde del abismo económico e institucional en que lo deja el tándem Alberto Fernández – Cristina Kirchner.

 


INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR