publicidad

"La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados."

Benito Pérez Galdós

De nuevo, una crisis bancaria

De nuevo, una crisis bancaria

En la tercera semana de marzo de 2023 se sucedieron las noticias sobre las difíciles situaciones de algunos bancos. La crisis bancaria anterior tuvo lugar en 2008, destacando en la misma la quiebra y desaparición del banco Lehman Brothers en ese año. En España aquella crisis se prolongó más tiempo, sucediendo entre 2012 y 2013 los momentos más relevantes, cuando las cajas de ahorros desaparecieron del mapa bancario español. 


El primer aviso de la crisis de marzo de 2023 fue la noticia de las dificultades del banco Silicon Valley Bank (SVB), de Estados Unidos, que ha operado en la costa de California y que ha apoyado sobre todo a las empresas tecnológicas. Dicha entidad había colocado un importante volumen de ahorro captado durante la pandemia de 2020 (90.000 millones de euros) en deuda pública a largo plazo del gobierno de Estados Unidos, deuda emitida con un tipo de interés reducido. Desde 2022 el SVB se vio obligado a elevar los tipos de interés a pagar a los depositantes (en España no se aprecia un movimiento equivalente). 

 

Al SVB le afectó la subida de los tipos de interés en 2022 y también tuvo problemas para atender a las masivas retiradas de depósitos. La gestión del banco citado aparece como poco rigurosa, apareciendo como escasamente atento a los riesgos de tipos de interés y de liquidez. El gobierno norteamericano decidió asegurar todos los depósitos de dicho banco, que fue intervenido por el Fondo de Garantía de Depósitos de Estados Unidos. Tras el anuncio en cuestión han aparecido serios problemas en dos bancos de menor dimensión, Signature Bank y First Republica. Este último recibió recursos de un grupo de bancos mayores por una cuantía de 30.000 millones de euros. 

 

Tras la aparición de los problemas en los tres bancos citados, las sospechas se trasladaron hacia un banco europeo, el Credit Suisse (CS), entidad que llevaba arrastrando una serie de actuaciones problemáticas y de dudosa legalidad en algunos casos, así como unos resultados bastante mediocres. A pesar de la ayuda recibida desde el banco central suizo, que aportó liquidez al CS por una cuantía de 50.0000 millones de francos suizos (la moneda suiza tiene un tipo de cambio equivalente al euro) y del apoyo del gobierno suizo por una cuantía de 9.000 millones la retirada de depósitos persistió.  

 

Esto último llevo al gobierno suizo y al banco central de dicho país a forzar durante el fin de semana del 19 de marzo la compra del Credit Suisse por el otro banco universal con sede en Suiza, el banco Unión de Bancos Suizos (UBS), y ello por un precio reducido, 3.000 millones de francos suizos. En Suiza se ha pasado a tener un solo banco universal, el UBS, lo que le permite a este actuar a partir de ahora en condiciones casi monopolísticas, por la reducida dimensión de los restantes bancos de dicho país. Se trata de un rescate financiero en toda regla, por más que al gobierno suizo le moleste dicho término al describir la operación realizada.

 

En los bancos en los que se ha presentado la situación descrita las autoridades han procurado evitar la retirada de depósitos. Para que los depositantes mantengan sus ahorros en un banco debe de haber confianza y seguridad. Si todos los depositantes tratasen de retirar los depósitos sería imposible detener el proceso, que requeriría de intervenciones de gran dimensión por parte del banco central. En la crisis reciente ha resultado decisivo, en primer lugar, el incremento rápido de los tipos de interés establecidos por los bancos centrales, incremento empleado para luchar contra la fuerte inflación que se desencadenó en 2022. Los mayores tipos de interés provocan una reducción del valor de buena parte de los activos de renta fija. Buena parte de tales activos fueron adquiridos por los bancos en volúmenes significativos en el   periodo de bajos tipos de interés que dominó la política monetaria durante unos diez años. 

 

 

La situación de los bancos de la eurozona no aparece como problemática. Pero es evidente que una parte significativa de los activos bancarios está colocada en deuda pública a bajo interés

 

 

En segundo lugar, la reducción de la supervisión que estableció la administración de Estados Unidos durante la etapa de Trump en la presidencia ha sido otro factor desencadenante de la crisis bancaria reciente. Tras dicha reducción de la supervisión, ésta se limitó a los bancos grandes, dejando en gran parte a su aire a los bancos de tamaño mediano y pequeño, a pesar de que el ahorro depositado en tales entidades supone un volumen elevado de recursos. La gestión del SVB fue hasta pintoresca, más propia de una start-up que de un banco. Dicho banco se estructuró con ejecutivos dispersos por el conjunto de Estados Unidos. SVB prestó dinero a empresas nada rentables, ayudó a financiar los hogares de los empresarios con grandes hipotecas, que cubrían las compra de vehículos y el pago de los gastos escolares. Sorprende que dicha práctica tan irresponsable hubiese dejado de estar supervisada durante bastante tiempo por el banco central de Estados Unidos, la Reserva Federal. 

 

En tercer lugar, lo sucedido revela que las reformas establecidas a partir de la gran crisis bancaria de 2008 no han sido suficientes, sobre todo si desde un gobierno como el de Trump se deja a los bancos amplia libertad para colocar el ahorro de los depositantes. Las reformas realizadas después de la crisis citada no han garantizado la posibilidad de resolver de forma no traumática la situación de bancos en crisis, sobre todo si los riesgos son sistémicos.

 

No está claro, pues, el alcance real de la reciente crisis. Se trata de volver a endurecer la actual regulación, garantizando que los depósitos estén asegurados y que todos los bancos realicen regularmente los indispensables ejercicios de stress test. Si los bancos quieren seguir asumiendo riesgos se debe de reforzar la solvencia de los mismos, reduciendo sustancialmente el elevado grado de apalancamiento (relación entre la deuda y los recursos propios) que todavía persiste (Martin Wolf, “Cuatro vías para arreglar el problema bancario”, FT, 21.3.2023).

 

La situación de los bancos de la eurozona no aparece como problemática. Pero es evidente que una parte significativa de los activos bancarios está colocada en deuda pública a bajo interés. Cualquier intento de hacer líquidos a dichos activos conllevará pérdidas significativas. Los balances bancarios deberán adaptarse a la nueva situación de tipos de interés bastante más elevados que los que han predominado en la larga etapa de política monetaria ultraexpansiva, en la que el Banco Central Europeo se convirtió en el cajero automático de los bancos, en detrimento de los maltratados ahorradores. En Estados Unidos la crisis de un banco se ha derivado, entre otras cosas, por la necesidad de elevar los tipos de interés de los depósitos ante la presión de los depositantes, presión que en España resulta despreciable para los bancos. 

 

Tendrá que pasar algún tiempo para conocer el alcance real de la crisis bancaria aparecida con la llegada de la primavera de 2023. Será sobre todo relevante el perfil que desde ahora adopte la actuación de los bancos centrales ante la situación que se ha creado tras la aparición de una posible nueva crisis bancaria. Será decisivo el que persista o no una inflación elevada.

 


INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR