< Enero 2023 >

As Bestas versus Las Bestias

El equipo de 'As bestas' en la alfombra roja de los XXVIII Premios Forqué. Imagen: EP

As Bestas versus Las Bestias

Lo confieso, he sido infiel a Netflix. He ido al cine, dígase espacio acondicionado para la exhibición de películas, y añado, fuera de casa, y he visto una película en pantalla grande, más grande que la de mi salón! Os diré que todavía existe un Club de infieles “netflixerianos” o marcianos, lo mismo da, que van al cine. Título de la película: “As Bestas”.

La disfruté como película, la lloré como historia y me dije: solo una así al año! Demasiada intensidad emocional para mi alma de siglo XX!

 

Y hasta aquí yo, pero, aparecieron los demás y la tertulia sobre la película. A partir de ahora, el que no haya visto la película que abandone la lectura, hay spoilers y, además, no entendería nada.

 

Porque hay otros y ¡pueden pensar de manera distinta! ¡Tremendo lio!

 

Inciso, descubrir que hay más gente es la leche pero que, aún encima, no piensan igual que uno e incluso distinto entre ellos, es brutal! 

 

Porque, aunque, en principio, pueda parecer muy guay que no todos opinemos igual, llegado el momento es duro y trabajoso. La opción respeto es poco gratificante, la opción convencimiento es agotadora y cambiar de opinión es demoledor. Pero ser hijos de los sesenta obliga, se presume valor y honra. No queda más remedio que debatir y argumentar.

 

De entre todas las opiniones dos han prevalecido: los que la consideran una película fantástica y los que la han vivido como un doloroso estereotipo maligno de la Galicia rural, de ese rural novelero gallego, dañino y soez.

 

 

La belleza alegórica de las imágenes iniciales y de aquellas que marcan el clímax del argumento se nutren del esperpento y nos recuerdan dónde estamos y cómo estamos

 

 

Estoy en la primera categoría y explicaré el porqué.

 

Sin alejarse del producto gallego, mi visión, me recordó al esperpento de Don Ramón, esa realidad deformada y esa degradación de valores consagrados a una situación ridícula. Lo compro por gallego, “vallencliniano”, y porque contiene crítica del mundo y la sociedad.

 

Para mi lo crucial fue la sensación de confusión y el bello relativismo que comporta, y descubrir que más allá de los hechos violentos, lo difícil que es dar tu apoyo sin límites.

 

Un círculo que se cierra, amigos queridos que no opináis como yo, una película que destrona el maniqueísmo y te coloca en el relativismo que es como decir el eterno purgatorio.

 

Por eso, lo de menos, gallegos o extremeños, soeces o bien educados. No pongamos que hablamos de Galicia porque quien habla es Max Estrella “La tragedia nuestra no es tragedia es el Esperpento”.

 

La belleza alegórica de las imágenes iniciales y de aquellas que marcan el clímax del argumento se nutren del esperpento y nos recuerdan dónde estamos y cómo estamos, en algo que se denomina mundo y en dónde estamos muy perdidos.

 

He vuelto al cine. Esta vez me inyecté la historia de Whitney Houston. Buena música!  

 

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR