Sedición y decepción

Sedición y decepción

Sedición, rebeldía, actos tumultuosos, tumulto de actos y otras perversiones……Os reconoceré que ni recuerdo haberle dedicado más de medio minuto cuando estudiaba Derecho.

Manifestación de la ANC en Barcelona contra la reforma del Código Penal. Imagen: EP


¿Y si me atrevo a decir qué el problema es de forma más qué de fondo, aunque la forma esconda terribles fondos? ¿A quién ofendo?

 

En la memoria reciente democrática, más de cuarenta años ¿cuándo, cómo, dónde hemos hablado de sedición, rebeldía o restantes pecados mortales?

 

¿Cuántos enjuiciamientos se han producido? ¿Cuánto tiempo dedicado al derecho comparado en esta materia? ¡Recojo el guante! Yo, ni medio minuto y temo que no soy minoría.

 

Por ello, a pesar de la gravedad de los hechos sucedidos y más allá de mis valoraciones políticas y jurídicas, acertadas o no, el debate me suena absurdo. ¡Seguro que en este momento algún enemigo ya he ganado!

 

Una pequeña anotación: aquellos lejanos días de los aplausos y las muertes amparados jurídicamente bajo la declaración de un Estado de Alarma que el Tribunal Constitucional ha desterrado de la legalidad. Quede ahí.

 

Lo escrito aquí se refiere a la propuesta de reforma del delito de sedición y sobre todo es una reflexión sobre cómo nos sigue molando más vencer que convencer.

 

 

Volvamos a lo serio, erase una vez un gobierno que ante un problema político que obviamente arrastra consecuencias jurídicas en el ámbito más fundamental de nuestra Constitución, comete el error de la búsqueda rocambolesca de respuestas jurídicas en figuras atípicas, desconocidas en su uso y consecuencias, como solución final. A partir de ahí la locura.

 

Ingeniería jurídica para corazones llenos de himno, bandera y lengua, ¿a quién se le ocurre? Acabo de duplicar mi número de enemigos….

 

Pero la locura no acabó. Nuevo Gobierno y nuevas locuras por corrección. Tanto si la intencionalidad es exclusivamente pragmática como si responde a inquietudes más conceptuales, en todo caso, y apoyando plenamente el resultado final, ¿nadie ha planteado qué ahora no toca, qué ya bastante tocados estamos? Ya no es locura, es decepción.

 

Y así, como en los cuentos, se cierra el círculo. Nuevamente la forma afea y ensombrece el fondo.

 

La mayoría de los que están leyendo el cuento, amigos y enemigos, me dicen “¿no habrá otras cosas de las qué hablar?” ¿Por qué será?

 

Por cierto, lo escrito se refiere a la propuesta de reforma del delito de sedición y sobre todo es una reflexión sobre cómo nos sigue molando más vencer que convencer.


INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR