< Diciembre 2022 >

Estados Unidos: la inanidad electoral

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Imagen: EP

Estados Unidos: la inanidad electoral

Las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos han dejado un sabor de desgracia evitada o de alivio inesperado. La llamada “ola roja” (color del Partido Republicano) o el impulso decisivo para el regreso de Trump a la Casa Blanca no se han confirmado. 

Según los resultados aún provisionales, el Partido Demócrata tiene serias posibilidades de mantener el control del Senado. Tardará en saberse. El escrutinio es muy apretado en Arizona y Nevada, donde se cuenta y verifica ahora el voto anticipado. Uno de los escaños de Georgia tendrá que dirimirse de nuevo (como hace dos años), al no conseguir ninguno de los contendientes el 50% de los votos. En la Cámara de Representantes, los reds  avanzan, pero menos de lo esperado. La mayoría de los candidatos que han hecho carrera al rebufo del anterior presidente hotelero han sido derrotados, en algunas ocasiones por otros concurrentes más tradicionales de Partido Republicano. Y no menos importante, la movilización demócrata ha permitido que en algunos estados (California, Michigan, Kentucky y Vermont) se hayan aprobado medidas para garantizar el derecho al aborto (1) 

 

EL FRENAZO DE TRUMP

Los liberales o los conservadores tradicionales pueden sentirse moderadamente contentos, pero conviene señalar que el trumpismo no ha sufrido un daño irreparable. Por lo siguiente: 

 

a) Trump es él y sólo él. Su popularidad es personal, no ideológica o política. Los proyectos de ultraderecha que respalda (como el racismo o el supremacismo blanco, la xenofobia, el odio racial, la persecución u hostigamiento de las minorías, el ataque a los avances y conquistas socio-culturales, etc.) son puramente instrumentales. Le sirvieron para dinamizar a una masa social descontenta con los cambios culturales impulsados por los sectores más activos de la democracia norteamericana. 

b) Los que se han aprovechado del tirón de Trump en los últimos seis años pueden deshacerse con relativa facilidad de su legado y reivindicar nuevos enfoques ultraconservadores más presentables, pero no menos dañinos. Uno de los vencedores en estas elecciones, el candidato al Senado por Ohio, J. D. Vance, no mencionaron ni siquiera de pasada al expresidente en sus primeras palabras tras resultar electo. Otros incluso ya dejaron traslucir cierto alejamiento de su aparente “inspirador” político.

c) Los republicanos utilizaron a Trump en 2016 para canalizar el rechazo a Obama y la repulsa contra Hillary. Luego, el asunto se les fue de las manos. Después del 6 de enero (asalto al Congreso), el partido ha adoptado una posición ambivalente. Sin adoptar por completo el discurso incendiario del derrotado, han dejado que flotaran las dudas sobre la legitimidad de las elecciones de 2020. Perciben la debilidad de la administración Biden y harán lo que haga falta para que eso tenga consecuencias políticas concluyentes en 2024. Por ahora, nada está decidido. El establishment republicano puede lidiar con la disminución del impulso de Trump o volver a subirse a su carro si ocurre lo contrario (2).

d) Se ignora sobre qué bases va a construir Trump su plataforma política de regreso, aparte de la patraña del fraude electoral. La inflación ha sido el factor más rentable ahora y, de no aclararse el panorama internacional, puede serlo también en 2024, si continua la guerra. Algunos reps ya plantean limitar o condicionar el apoyo a Ucrania (nada de cheques en blanco, dicen). Asesores de política exterior debaten si el Partido debe volver al internacionalismo activista de Reagan o atrincherarse en un aislacionismo de miras más estrechas (3).

 

EL DILEMA DEMÓCRATA

En el campo demócrata, más allá de haber parado el impacto de una derrota sin paliativos que hubiera condenado irremisiblemente a la actual administración, las incógnitas de la segunda parte del mandato de Biden siguen abiertas.

 

La primera (no necesariamente la más importante, pero sí la que genera más atención mediática y politiquera) es si el actual Presidente aspirará a la reelección, debido a su edad y al alcance limitado de sus ambiciones reformistas. En realidad, hay un falso enfoque en la significación de estos años en la Casa Blanca. Biden quiso aprovechar el desafío del cambio climático y de la creciente hegemonía china para lanzar un ambicioso programa de inversiones públicas. Pero el obstruccionismo de algunos senadores de su propio partido y una estrategia un tanto confusa, así como su escaso vigor personal y político, echaron su empeño por tierra. Al menos parcialmente. A base de presiones y pasteleos, el programa se diluyó y minoró y, aunque aún se trata de un esfuerzo importante, la sociedad no lo percibe. Y lo que es más importante, tampoco las propias bases del partido demócrata.

 

En la plutocracia norteamericana se tiende a confundir los intereses de las élites políticas, económicas, mediáticas y sus correas de transmisión sociales (como sindicatos, grupos religiosos o asociativos) con las necesidades de la mayoría. Lo cierto es que más de la mitad del electorado potencial no tiene el mínimo interés de participar, y resulta insensible a las contiendas políticas, incluso cuando vienen adobadas del picante trumpiano o de episodios dramáticos como el del 6 de enero. Para una sociedad que asiste con escepticismo a la conculcación del derecho básico a la salud, la violencia policial, las matanzas en escuelas y lugares públicos por el uso y abuso de armas privadas, la degradación imparable de las condiciones de vida en las inner cities (medios urbanos degradados), o al perverso sistema de designación de los jueces del Supremo, el tibio discurso demócrata no tiene la fuerza motivadora suficiente para generar una nueva dinámica política.

 

Las elecciones de mitad de mandato, como cualquier otra, solo producen La promoción de carreras en curso

 

 

LA DEBILIDAD DE FONDO

Estos días asistimos a los análisis casi unánimes de la prensa liberal sobre la salvación de la democracia, sólo porque los “candidatos de Trump” han sufrido, por lo general, un severo correctivo. Y se tiende a exagerar el éxito del esfuerzo de Biden por defender el sistema democrático, la credibilidad de las elecciones y la fortaleza de las instituciones. El formalismo del Presidente sólo llega a quienes no se sienten marginados o castigados por el sistema.

 

Lo cierto es que todo ello es cuestionable. Las elecciones en Estados Unidos no serían homologables en Europa. Pero no por las razones arteras que despliegan Trump y sus acólitos interesados, sino por todo lo contrario. No es el fraude el problema, sino las limitaciones al ejercicio del derecho de voto, la mil y una trapacerías que privan a los ciudadanos de emitir su sufragio (disenfranchisement). Por no hablar de una estructura socio-política que desincentiva la participación y genera un rechazo pasivo pero sostenido del sistema.

 

De todo ello se habla poco o nada en los grandes medios, liberales o conservadores, y ese relato dominante es el que se filtra a Europa y el que se asume con naturalidad y sin apenas espíritu crítico. Las elecciones de mitad de mandato, como cualquier otra, solo producen La promoción de carreras en curso (como la del presidenciable Ron de Santis, en Florida) y ajustes entre familias políticas más afines de lo que admiten unos y otros. El frenazo a Trump contenta a los sectores liberales y pone en guardia a los conservadores. Con eso basta para construir los discursos políticos en este tiempo. El resto permanece en la oscuridad de análisis y debates.

 


NOTAS

(1) “These are Tuesday’s  most important midterm election results. THE WASHINGTON POST (Editorial), 10 de noviembre; “6 takeaways from the 2022 elections”. AARON BLAKE. THE WASHINGTON POST, 9 de noviembre.
(2) “Election denial didn’t play as well as Republicans hope”. THE NEW YORK TIMES, 9 de noviembre.
(3) “The fight for the future of Republican foreign policy”. WILLIAM INBODEN. FOREIGN AFFAIRS, 9 de noviembre; “The ‘Florida man’ shaping U.S. foreign policy”. AMELIA CHEATHAM. FOREING POLICY, 26 de octubre.

 

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR