< Diciembre 2022 >

Hacia una Agenda Post-Neoliberal en América Latina

Presidente electo de Brasil, Luis Inacio Lula da Silva. Imagen: EP

Hacia una Agenda Post-Neoliberal en América Latina

Las recientes elecciones de Boric en Chile, Petro en Colombia, Lula en Brasil, además de los cambios de gobierno anteriores en Honduras, Perú, Argentina y Bolivia muestran el regreso de gobiernos de centro-izquierda en la región. Una interrogante importante es si estas tendencias a nivel político se reflejaran también en una transformación de los modelos económicos vigentes en la región fuertemente influidos, en diversos países, por el paradigma neoliberal impulsado por las ideas de Friedrich Hayek y Milton Friedman por citar los autores mas importantes. 

Por supuesto, las orientaciones de política publica, estructuras económicas y realidades políticas varían en los diferentes países de América Latina y el Caribe. Por ejemplo Chile fue uno de las primeras naciones del mundo en adoptar la “revolución neoliberal” en la década de 1970 con Pinochet, en un contexto altamente autoritario. Al mismo tiempo en las economías capitalistas maduras del primer mundo se adoptaba un modelo de “libre-mercado” en la década de 1980 liderados por Reagan en Estados Unidos y Thatcher en el Reino Unido. En la década de 1990 la ola neoliberal llegó a América Latina --región que venia saliendo de la crisis de la deuda externa de los 1980s y Europa Central y del Este y la ex Unión Soviética --emergiendo del “socialismo real”. Por otra parte, un modelo privatizador y desregulador se extendió también a las economías de Europa Occidental, Australia y otras naciones y regiones del mundo. 

 

En América Latina el modelo neoliberal chileno de Pinochet se moderó, parcialmente,  con el regreso de  la democracia a partir de 1990.  Asimismo, en la primera década del siglo XXI diversos países latinoamericanos bajo los gobiernos de Lula en Brasil, Nestor Kirchner en Argentina, Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa en Ecuador y Hugo Chávez en Venezuela buscaron moderar y en ciertos casos revertir la versión de un neoliberalismo mas militante adoptado en la década de 1990 siguiendo las recomendaciones del Consenso de Washington. Estas políticas se vieron favorecidas por un ciclo ascendente de los bienes primarios que tuvo lugar entre 2002 y 2012 y por condiciones políticas internas generalmente favorables a los cambios progresistas. 

 

Al intentar delinear una agenda post-neoliberal, es relevante definir que se entiende por neoliberalismo, identificando que se quiere cambiar y como hacerlo. Es importante consignar, después de cuatro décadas de implementación, con avances  y  retrocesos, que el neoliberalismo debe ser visualizado como un modelo económico y un proyecto político. Como paradigma económico este realza el mecanismo de mercado para asignar los recursos, busca implementar el “Estado mínimo” en materias económicas fomentando la privatización de actividades publicas, busca desregular y/o eliminar controles a los mercados y promueve la integración comercial y financiera entre países. Si bien las versiones primeras del neoliberalismo promovían la libre competencia en la actualidad este modelo se asocia mas con estructuras oligopólicas y monopolistas priorizando la presencia del sector corporativo mas que la competencia del mercado. Por otra parte, en cuanto a proyecto político el modelo neoliberal busca una reconfiguración del poder en las sociedades a que aspira a dirigir.  Se puede decir que es un modelo pro-capital buscando favorecer a las elites económicas, las   grandes asociaciones empresariales y  financieras, debilitando, simultáneamente, a las organizaciones sindicales y la sociedad civil promoviendo democracias de baja intensidad, aunque en algunos casos busca debilitar la democracia desde el gobierno como ha sido el caso de la administración de  Jair Bolsonaro, que ya termina en Brasil. A nivel cultural y valórico, las ideas neoliberales han privilegiado una lógica individualista, la obtención de lucros mas que las lógicas de la solidaridad, la fraternidad y la acción colectiva. 

 

 

La aplicación del modelo neoliberal ha ido acompañado de  un aumento de la desigualdad de ingresos y riquezas, de una concentración de participaciones de mercado y propiedad en grandes conglomerados económicos y elites financieras

 

 

En términos de resultados, la aplicación del modelo neoliberal ha ido acompañado de  un aumento de la desigualdad de ingresos y riquezas, de una concentración de participaciones de mercado y propiedad en grandes conglomerados económicos y elites financieras,  el creciente control de los medios de comunicación por los conglomerados económicos, un aumento de la frecuencia de las crisis económicas y financieras, la precariedad laboral, la segmentación en el acceso a servicios sociales como educación, salud, vivienda y otros, y la ausencia de un ritmo de crecimiento económico alto y estable , siendo esta ultima tendencia muy acentuada en Brasil y México desde la década de 1980. Asimismo, la lógica de desregulación y privatización en el sector energética y otros recursos naturales ha contribuido al calentamiento global y la de-estabilización de los equilibrios ecológicos. Dada la importancia de los recursos naturales como fuente de ingresos y rentas en América Latina y el Caribe esta ultima consideración es muy relevante. 

 

Un agenda económica post-neoliberal, que se aleje de las políticas publicas privatizadoras y desreguladoras en boga desde la década de 1980 aplicada a América Latina (y a otras regiones probablemente) debiera incluir las siguientes prioridades:

  • (a) Un fortalecimiento de la capacidad regulatoria, productiva y redistributiva del Estado.
  • (b) Una redefinición de una nueva estrategia de desarrollo productivo que potencie a las manufacturas, el crecimiento de la productividad y el avance tecnológico.
  • (c) La promoción de actividades cooperativas y empresas de auto-gestión de sus trabajadores y empleados enfatizando mecanismos de motivación económica diferentes al lucro.
  • (d) Una desprivatización de sectores  sociales básicos como la educación, la salud y las pensiones. 
  • (e) El fortalecimiento de sistemas tributarios progresivos y la implementación de sistemas efectivos de protección social y rentas básicas para mitigar la pobreza y la desnutrición. 
  • (f) La mantención de la estabilidad macroeconómica y financiera. 
  • (g) Fortalecimiento de la democracia política y la democracia económica. 

 

La factibilidad de adoptar una agenda post-neoliberal efectiva depende de diversos factores, destacando la necesidad de un compromiso de largo plazo con nuevas orientaciones y políticas alternativas a las concepciones neoliberales. En el corto plazo, el marco económico se ha deteriorado a niveles global  y regional asociado a los efectos del Covid, la guerra de Ucrania y el frágil desempeño económico posterior a la crisis financiera del 2008-09. Lo anterior se refleja en una serie de dificultades como el resurgimiento de la inflación, el aumento de los precios de los alimentos y la energía, una economía internacional con tendencias recesivas, además del calentamiento global y la desigualdad crónica. En este sentido, las condiciones económicas y medio ambientales actuales para América Latina son menos favorable a las existentes a principios de la década de los 2000, cuando se produce un primer intento de implementar políticas post-neoliberales en la región. En el ámbito político-social también la región experimenta condiciones complejas. En el 2019 hubo estallidos sociales en Ecuador, Bolivia y Chile y en el 2021 en Colombia reflejando un frágil equilibrio social afectado por la desigualdad, la pobreza y la falta de inclusión social. Finalmente, aunque las tendencias al crecimiento de posiciones de ultra- derecha en Europa (Italia, Suecia, España),  Estados Unidos (Trumpismo) y a nivel latinoamericano en  candidatos presidenciales como Kast (Chile) y Bolsonaro (Brasil) pueden no ser favorables para impulsar el pos-neoliberalismo, la exacerbación de los problemas estructurales y coyunturales de este modelo hacen mas urgentes nuevas respuestas progresistas y democráticas. 

 

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR