< Diciembre 2022 >

Los pilares de nuestra sociedad: la educación, la sanidad, ¿y la justicia?

La justicia debería ser otro de los pilares de nuestra sociedad como lo son la Sanidad y la Educación. Imagen: Archivo

Los pilares de nuestra sociedad: la educación, la sanidad, ¿y la justicia?

Llevamos un tiempo en que los medios de comunicación, los gobernantes, los políticos que no gobiernan, e incluso el ciudadano de a pie, no nos quitamos de la boca innumerables referencias a lo esencial de nuestro sistema sanitario, de las bondades que del mismo hemos identificado debido a la entrada en nuestras vidas de la pandemia y la enfermedad derivada que ha provocado. Antes criticábamos, e incluso denostábamos, la asistencia sanitaria pública por ineficiente e infradotada. Llegado el coronavirus hemos cambiado radicalmente de opinión ya que hemos comprobado -con sus defectos sin duda- la efectividad y preparación de nuestros sanitarios, la utilidad de nuestros hospitales, y sobre todo, el sentimiento de protección que hemos acabado reconociendo. 

Pasado lo peor de la enfermedad, no dejamos de pedir mas médicos, menos listas de espera, mayor dotación para la asistencia primaria, una administración adecuada de las vacunas, y criticamos cada vez con más intensidad la transferencia de la sanidad pública a la privada que algunas opciones políticas pretenden. Efectivamente se aprecia que la ciudadanía y las estructuras de la sociedad mantienen la preocupación por la sanidad de donde se deduce la relevancia que tiene para todos. 

 

Por otro lado, resulta indiscutible también la importancia que otorgamos a nuestro sistema educativo. La controversia que se produce con la publicación de cada nueva ley de educación, los resultados periódicos del conocido informe Pisa, las permanentes críticas a la inadecuada administración del sistema concertado de centros educativos, la permanente queja de los profesores, y unos cuantos aspectos más, acreditan igualmente la preocupación por la educación de la sociedad en general.

 

Huelgas y manifestaciones de los médicos internos residentes, de los componentes de las urgencias de atención primaria, de los profesores y las asociaciones de padres, en definitiva del sector sanitario y el educativo hacen que, con mayor o menor intensidad,  con mejor o peor éxito, las autoridades correspondientes, los interlocutores sociales y el resto de agentes afronten cambios, sugieran soluciones y, en definitiva, actúen en defensa de estos dos sistemas que vertebran nuestra sociedad. Dicho de otra manera, aunque a veces parcamente, se aprecia una evolución que pone de manifiesto la existencia de una conciencia colectiva que comprende que el desarrollo y el crecimiento del país se sustenta, en buena medida, en un sistema de salud y en un sistema educativo que abren la puerta a las oportunidades de los ciudadanos, permiten a la preservación de lo que paulatinamente vamos logrando y propician una suerte de escudo para afrontar el futuro. 

 

Sin embargo, ¿qué sucede con el sistema de administración de justicia? No me refiero al galimatías de la elección órgano que designa a los altos puestos de la judicatura (prefiero ni mencionar su denominación), que no deja de ser un exponente de un abandono premeditado. Me refiero al sistema que permite la protección de los derechos y la solución de los conflictos de, y entre, los ciudadanos, entendiendo por tales las personas físicas y jurídicas, que son titulares de derechos y obligaciones y residen y operan en nuestro país. El sistema de administración de la justicia lo componen los jueces y magistrados, hartos, con una imponente e inasumible carga de trabajo, mal remunerados y con una responsabilidad al adoptar sus resoluciones difícil de medir por la repercusión directa e indirecta que tienen. Lo componen también los ahora denominados letrados de la administración de justicia que, hartos, con una carga de trabajo imponente y mal pagados también, no terminan de ver las que deben ser sus funciones, y que nadan entre lo que era y debe ser la oficina judicial. Otros operadores de vital importancia para el sistema son los funcionarios judiciales que, además de todos los anteriores problemas, atienden una elevadísima carga de litigios sin medios, no disponen de la llamada carrera profesional que incentive su trabajo y su evolución, sin olvidar el error de los llamados interinos.

El sistema de administración de justicia es, a mi modo de ver, el tercer pilar de nuestra sociedad

 

 

El sistema de administración de justicia es, a mi modo de ver, el tercer pilar de nuestra sociedad. La previsibilidad de las resoluciones judiciales, la celeridad en la tramitación de los procedimientos con preservación de las garantías, la eficacia en la ejecución de providencias, autos y sentencias, integran la seguridad jurídica como uno de los principios constitucionales.

 

A diferencia de la que tenemos de la salud y la educación, sobre cuyos enormes problemas todos ponemos nuestra atención, la percepción de la importancia dada a la justicia por la ciudadanía, por las empresas y entidades, y por las administraciones públicas, es de poca intensidad. Hay que tratar de comprender el porqué. 

 

Solo para comenzar traemos al debate que hay expertos (Mora-Sanguinetti es uno de ellos) que comienzan a indicar que un sistema judicial efectivo elevaría significativamente el PIB, que una buena gestión de la litigiosidad sobre arrendamientos pondría un buen número de viviendas en el mercado de alquiler, o que la percepción de seguridad jurídica en el país atrae la inversión.  

 

Veremos a qué se debe el letargo. 

 

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR