Francia: una decisión sin entusiasmo

Francia: una decisión sin entusiasmo

En apariencia, la elección de la cúspide política de Francia es idéntica a la de hace cinco años. Los dos contendientes en la ronda final de las elecciones presidenciales son los mismos que en 2017: Emmanuel Macron y Marine Le Pen. Pero ni el uno ni la otra son exactamente los mismos, las circunstancias que les rodean son en cierto modo diferentes y, sobre todo, el cambio del ecosistema político se ha confirmado y profundizado tras el 10 de abril. La primera vuelta de las elecciones dejó estas lecciones básicas:

1) Los dos candidatos triunfadores mejoran sus resultados de 2017 (más de tres y de dos puntos, respectivamente), pero no establecen una bipolaridad política: necesitan de los demás para aspirar al triunfo definitivo. Y como hace cinco años, ese alineamiento parece claro: de un lado, las formaciones del consenso centrista agrupadas a regañadientes en torno a una figura liberal, reformista y europeísta; del otro, un nacionalismo populista que, sin abandonar del todo sus referencias identitarias y tradicionalistas, se orienta cada vez más a convocar a las clases populares, frustradas por la inoperancia de la izquierda sistémica.

 

2) El modelo partidista dominante de la V República queda completamente impugnado en las urnas. Los gaullistas de origen, maridaje liberal-conservador, y los socialistas, como alternativa de un progresismo vacilante y contradictorio, han sido laminados. Nunca hubo bipartidismo en Francia, pero tras el mandato de Giscard en la segunda mitad de los setenta, se había implantado una alternancia similar a la británica, la alemana o la española, pilotada por los dos polos del consenso centrista, con las correcciones aportadas por los partidos menores.

 

 

3) La batalla de la ultraderecha la ha ganado abrumadoramente Le Pen. El nacional-populismo que ella defiende se ha impuesto al identitarismo racista del polemista Zemmour (7%). No es previsible que este triunfo le sirva a Le Pen para alcanzar el Eliseo, tampoco en esta ocasión,  pese a su moderación y “desdiabolización” de los últimos años. Pero se consolida como expresión genuina del estado de ánimo permanente de un tercio del electorado, de la Francia popular, perdedora y resentida por el desigual e injusto dividendo de la globalización. Sólo un sistema electoral concebido para blindar el centrismo le priva de disponer de un altavoz parlamentario acorde a su fuerza social. Esa frustración, lejos de debilitar al nacional-populismo, lo fortalece en la calle. Su combate por mejorar el poder adquisitivo de las clases medias y populares ha resultado muy eficaz.

 

4) La izquierda se volatiliza y dispersa. No hay un nuevo reagrupamiento centrista, como en la derecha, sino una atomización que el buen resultado de Jean-Luc Melenchon (La Francia Insumisa) no consigue mitigar. Aunque el veterano disidente socialista supera la barrera del 20%, mejora su porcentaje de hace cinco años y salva el honor de la izquierda, su figura no aglutina de momento a un electorado confundido y desencantado. Melenchon navega sobre las ruinas de su anterior partido, el fracaso permanente de un ecologista fagocitado y disperso y una izquierda radical testimonial. De nuevo ante el dilema binario de las dos derechas (la liberal y la populista), el líder insumiso se pronuncia contra Le Pen, pero no a favor de Macron. Su última apuesta, formulada esta misma semana por televisión, es lograr un resultado en las legislativas que le permita ser primer ministro. Puede ser una manera de restar trascendencia a la elección presidencial y movilizar al electorado de izquierda en torno a su figura.

 

5) La debacle socialista alcanza dimensiones de tragedia política, pero difícilmente puede resultar una sorpresa. La “española” Anne Hidalgo, obtuvo un doloroso 1,74%, resultado más que humillante, que hace ahora increíblemente deseable el logrado por Hamon hace cinco años (6,3%). Para la historia quedará que, por primera vez en la V República, el PSF tiene menos votos que el Partido Comunista (2,3%). La alcaldesa de París nunca obtuvo el apoyo sincero y enérgico de sus compañeros. La campaña ha estado sumida en un ambiente depresivo y amargo, propio de quien conoce de antemano su sentencia. El lento suicidio del socialismo francés se ha cocinado en una marmita de chismes, conspiraciones y traiciones rancias. Ya se han producido las primeras recriminaciones, a las que pocos prestarán atención.

 

6) La catástrofe liberal-conservadora tampoco tiene paliativos. La candidata Valérie Pécresse se ha quedado dos décimas por debajo del 5%, más de quince puntos menos que su candidato de 2017. Su triunfo relativamente sorprendente en las primarias hizo concebir cierta esperanza de duelo más igualitario con Macron, por su aparente moderación. Pero el electorado liberal-conservador ha preferido apostar por la baza más segura. El partido fundado por De Gaulle hace tiempo que se diluyó en un camuflaje ideológico que su aséptico nombre delata (“Los Republicanos”). Los permanentes escándalos de corrupción le han empujado a la irrelevancia.

 

7) Se confirma de nuevo que Francia, a su pesar,  ha dejado de ser el laboratorio político de Europa. El comportamiento de los franceses es cada vez más “nacional”, más específico y proyecta menos su influencia sobre el resto de Europa. En ningún otro país grande o mediano de la Unión el nacional-populismo tiene tanta fuerza, la derecha conservadora se hunde tan sonoramente, o la izquierda moderada toca fondo de manera tan profunda. 

 

ANTE LA SEGUNDA VUELTA

 

La clave del resultado del 24 de abril reside en el comportamiento del electorado de izquierdas, desencantado y sin representación en esta “batalla definitiva”. 

 

Macron, que ha gobernado estos cinco años como un dirigente de la derecha liberal con alardes modernizadores, trata ahora de repetir lo que propició su victoria en 2017; es decir, convencer a la ciudadanía más progresista de que merece la pena renovarle su confianza, “para frenar a la ultraderecha”. Estos días ha hecho guiños con las pensiones y otros asuntos de la política social, pero no parece que haya resultado convincente. Gran parte de la Francia popular ya no le cree. 

 

Marine Le Pen ha tratado de incidir en los aspectos más sociales del debate, con promesas  muy populistas pero poco viables, engañosas o directamente irrealizables, a decir de los expertos. En su esfuerzo por suavizar su discurso racista u hostil con las poblaciones de origen inmigrante, ha corregido algunas de sus propuestas, como la prohibición de portar el hijab (pañuelo sobre la cabeza) de espacios públicos, y se ha pronunciado de manera conciliatoria hacia el Islam.

 

Al final, el ánimo de los abstencionistas puede ser decisivo. Como reza una de sus sentencias de protesta de estos días, se trataría de una indeseable elección entre “la peste y el cólera”. Lo más probable es que Macron sea reelegido y el pulso entre las dos derechas que heredan la hegemonía de conservadores y socialistas quede confirmado en las legislativas de junio.

 

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR