Entrevista con la feminista Ainhoa Larumbe Biurrúm

Ainhoa Larumbe: "He pasado de ser chupinera por la igualdad a detenida el 8 de marzo por delito contra la autoridad"

Ainhoa Larumbe: "He pasado de ser chupinera por la igualdad a detenida el 8 de marzo por delito contra la autoridad"

Nunca pensó que manifestarse el pasado 8 de marzo le iba a quitar algo más que el sueño. Pero así fue. Ese día Ainhoa Larumbe Biurrum, antes de ir a trabajar como monitora de colectividades a su colegio, estuvo junto a las feministas que se manifestaban frente al Parlamento navarro. Llevaba en su mano una bolsa blanca con el uniforme. No pudo llegar a su puesto. Acabó inmovilizada por cinco policías forales, arrastrada por ellos, esposada, “haciendo un humillante paseíllo” y llevada a comisaria. 

La feminista de 47 años fue agarrada en la manifestación por un agente. “Tiró de mí y en su caída me arrastró al suelo. Se aferró a mi pierna al tiempo que otros cuatro forales tiraron de mis brazos y cuello para inmovilizarme haciéndome un daño horrible. Dicen que di una patada inexistente a uno de ellos”. 

 

Ahora, pese a las imágenes en vídeo y fotográficas de los propios medios de comunicación que estaban allí, el juez de instrucción del juzgado número 3 de Iruña y el ministerio fiscal consideran que sus actos pueden ser constitutivos de delito. “Opinan que atenté contra la autoridad y me solicitan 15 meses de prisión. ¿Es esto justicia o patriarcado?”, se pregunta Larumbe. Y la respuesta la tiene clara. “Ahora estamos esperando la fecha para la vista oral del juicio y esperamos acreditar mi inocencia y que esto por fin termine, pero está claro que justicia no es”.

 

Desde hace casi un año la vida de Ainhoa Larumbe se ha convertido en una pesadilla. “Las noches son eternas, duermo fatal y los días los llevo como puedo”, explica telefónicamente a La Hora Digital. Y es que esta madre de dos adolescentes nunca pensó verse con 47 años “en una situación tan injusta y que demuestra que las mujeres en pleno siglo XXI seguimos sin tener igualdad real”, dice indignada.

 

“Acercarme siendo ocho de marzo a expresar mi solidaridad a la manifestación frente al Parlamento navarro en la que había varias mujeres encadenadas denunciando que la presidenta del mismo hacía oídos sordos a las demandas del movimiento feminista me cambió la vida. Yo aparecí a las 12,05 a ver el ambiente para entrar a trabajar a las 13.00. Sin embargo, a las 12,10 todo dio un vuelco”, recuerda. 

 

Y es que Larumbe hizo una foto de recuerdo y al guardar su teléfono se encontró en medio de unos empujones. “Entonces apareció un furgón de la Policía Foral y empezó a cargar contra nosotras. Sin avisar ni nada. Sin pedirnos que nos fuéramos comienzan los empujones. Yo reacciono diciendo que por favor paren y levanto las manos. En ese momento, un agente de la Policía Foral tropieza con la pancarta y al caer me agarra de la cintura y me arrastra con él, que es lo que se ve perfectamente en el vídeo de Navarra Televisión, que habla por sí solo y que he presentado como prueba en mi defensa. Yo me quedo en shock, no sé qué ha pasado ni cómo ha pasado. En el momento en el que me intento levantar, el cabo que cae al suelo es quien me agarra de la pierna izquierda y ya tengo dos agentes como dos armarios agarrándome cada uno de un brazo, y otro de las cervicales”, rememora.

 

Una detención desproporcionada

 

Larumbe acabó detenida por presunto atentado a la autoridad. "La manifestación era simbólica, para que la gente supiera que la presidenta se negaba a recibir y escuchar las demandas del movimiento feminista. La actuación policial desvirtuó ese mensaje, que no iba más allá, y detuvieron a Ainhoa acusada de una acción que nadie llevó a cabo en esa plaza", tal y como explica Amaia Santesteban su abogada defensora y quien además estaba también en la manifestación. “Ella se presentó de inmediato a defenderme. Era lo que necesitaba. Una abogada feminista”, añade.

 

Ya detenida, la responsabilidad de esta activista por su trabajo en el comedor era tal, que la única llamada que se le permitía hacer fue a su responsable. “No quise llamar a mi pareja. Llamé a mi encargada para decirle que no podría llegar. La pobre se quedó muda cuando le conté lo sucedido”. Un gesto que la entrevistada añade fue tomado a mofa en comisaría. “Me dijeron: ¡Mira qué responsable es! ¡Hasta llama al trabajo para decir que no va!”.

 

La actuación policial, “totalmente desproporcionada” fue denunciada por la afectada. “Tener a cuatro armarios sobre mí tirando por todos los lados y deteniéndome me provocó dolores horribles y problemas de movilidad. Estuve un mes de baja laboral por distensión muscular en el tórax, complicaciones a la hora de respirar y algunos problemas de movilidad, entre otras cosas. Tuve que ir a urgencias varias veces por lo mal que me encontraba. Estaba llena de dolores”.

 

 

Por ello tanto Larumbe como su abogada pasaron a la acción. Demandaron a la Policía Foral de Navarra por lo sucedido. Actuación para la que el juez pidió su sobreseimiento. “Resulta curioso que no aceptaran mi denuncia, pero si la que presentaron los agentes contra mí en el juzgado de instrucción número dos de Pamplona. Es su palabra contra la mía, por lo tanto, han de ser ellos quienes tengan que demostrar dónde está la inexistente patada que dicen que di cuando las imágenes de los medios de comunicación que estaban allí, y que eran bastante más numerosos que las propias manifestantes, demuestran todo lo contrario”. Unas imágenes por las que por cierto da las gracias. “De no ser por ellas, con la ley Mordaza, estaría totalmente indefensa. Estaría en la cárcel y arruinada”.

 

Por su parte el movimiento feminista local no la deja sola ni a sol ni a sombra. Es más, ha denunciado públicamente “el silencio de algunos grupos parlamentarios que defienden la igualdad, sobre un acto que tuvo lugar a las puertas del Parlamento y del que, por su trascendencia, se hicieron eco todos los medios de comunicación. No nos sorprende de la derecha, pero nos defrauda, y mucho, ese mirar para otro lado y esa dolorosa ausencia de expresión solidaria de la mayoría de grupos. Hubiera correspondido al consejero de presidencia e interior Javier Remírez Apesteguia solicitar una investigación de los hechos en lo concerniente a la actuación de la policía foral y posterior denuncia contra Aichoa, por atentado contra la autoridad”.

 

El colectivo feminista navarro también añade que “no es aceptable que el ejercicio de un derecho fundamental como la libertad de expresión o reunión mediante una acción pacífica, deje a la ciudadanía en una situación de indefensión ante el poder de la policía; La versión policial vale como prueba plena de cargo, eliminando la presunción de inocencia. La ONU y el Consejo de Europa instó al Estado Español a reformar la Ley Mordaza, por su potencial represivo".

 

 

Sin muestras de solidaridad de la presidenta navarra

 

Pero Larumbe no solo se sorprende del silencio de la política local, sino sobre todo de la presidenta del Parlamento navarro. “En todo este tiempo no me ha llamado. A día de hoy sigo esperando que dé la cara. Desde marzo hasta ahora no he recibido ni un mensaje de ella. Estoy harta, como lo estamos todas, de ver cómo en la política todo el mundo se apunta a los lacitos morados, pero no a mover ficha de verdad. Mientras esto que estoy viviendo es un autentica atrocidad, un despropósito. Verme desamparada por una toga, cuando las imágenes son tan claras, me hace sentir una rabia inmensa”, añade. Todo esto “te cambia la vida de la noche a la mañana”. 

 

Y es que esta trabajadora ha pasado de ser elegida por votación popular en el movimiento 8M para tirar el txupinazo en las fiestas de Antsoain en 2019- junto a una chica más joven y otra más mayor para representar a tres generaciones de mujeres-, a ser detenida el 2021 por algo que no es cierto. “He pasado de ser txupinera por la igualdad en Antsoain en 2019 a detenida el 8 de marzo de 2021 por delito a la autoridad, de ser la agredida a ser la agresora. Todo esto demuestra que la palabra de un hombre, y más si lleva uniforme, está por encima de la de una mujer incluso habiendo imágenes como las que hay. Es indignante. Siento mucha rabia e indignación porque el juez desestima las pruebas aportadas y da credibilidad a la palabra de un agente. El atentado del que se me acusa es una supuesta patada que no existe”, reitera.

 

Sea como sea lo que es cierto es que desde aquel 8 de marzo aparte de las veces que Larumbe ha tenido que acudir a urgencias con fuertes dolores y molestias, la ansiedad, y los nervios son okupas directos en su vida. “Tengo la conciencia muy tranquila, pero no descansaré hasta que se haga justicia de verdad. Yo estoy demostrando con imágenes mi inocencia. Que demuestren ellos con pruebas la supuesta patada que dicen di”, añade.

 

Y lo hace además porque quiere dar ejemplo a sus hijas. “No voy a olvidar tampoco las palabras de mis hijas de 17 y 14 años cuando llegué a casa tras la detención. Sobraron las palabras. Me dieron un abrazo que me lo dijo todo. Ellas han visto lo sucedido y se sienten indignadas. No dan crédito. Esto no es una carrera. Es una maratón. Si la justicia es lenta aún lo es más con la pandemia. Todo se hace más duro. Pero me mantengo firme y no voy a descansar hasta que esto acabe como tiene que acabar. ¿Qué una autoridad mienta ante la justicia ¿eso no es delito?”, finaliza.

 

Nuria Coronado Sopeña es periodista, conferenciante y formadora en comunicación no sexista. Además es autora de Mujeres de Frente y Hombres por la Igualdad (Editorial LoQueNoExiste); Comunicar en Igualdad (ICI), documentalista de Amelia, historia de una lucha (Serendipia) y Premio Atenea 2021 @NuriaCSopena

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR