“Mis hijos tendrán que volver a ver a su maltratador no arrepentido”

No, mi maltratador y el de mis hijos no es un buen padre

CARTA DE PALOMA DELGADO, VÍCTIMA DE VIOLENCIA DE GÉNERO

Paloma Delgado.

No, mi maltratador y el de mis hijos no es un buen padre

CARTA DE PALOMA DELGADO, VÍCTIMA DE VIOLENCIA DE GÉNERO

“Mis hijos tendrán que volver a ver a su maltratador no arrepentido”, esta es la frase que me lleva persiguiendo durante meses y que me lleva hoy a escribir este texto. Mi nombre es Paloma Delgado y soy una mujer superviviente de la violencia machista. Durante años, la violencia física y psicológica hacia mí y mis hijos fue diaria y las cicatrices fueron muchas y duraderas. Intenté proteger a mis hijos hasta con mi propia vida y lo hice lo mejor que pude. 

 

Sin embargo, hoy no quiero hablar de los golpes, sino de cómo la justicia me dio la espalda cuando mi vida y la de mis hijos corrían un grave peligro. Como la mayoría de mujeres que sufren violencia machista tardé años en denunciar por miedo a ser cuestionada y a mi maltratador. Me armé de valor y presenté pruebas documentales ante el juez que había grabado de manera furtiva. El proceso fue largo y duro, especialmente por la popularidad de mi maltratador y sus. Finalmente fue condenado y dicha condena fue ratificada por la Audiencia Provincial, y posteriormente por el Tribunal Supremo, de 1 año, 9 meses y 1 día por cada uno de nosotros (más de 7 años y sin embargo la mínima posible según el Supremo). 

 

El Juzgado de Huesca decidió conmutar la pena por 510 días de trabajos para la comunidad, aún no me consta que las haya realizado. También optó por aplicar las condenas de forma individual, en contra del criterio de Fiscalía, de modo que las visitas con el padre se tendrían que reanudar antes del año que viene, aun sabiendo que el agresor no ha mostrado arrepentimiento alguno.

 

Decidí lanzar mi petición en Change.org, que ya suma más de 54.000 firmas, más que toda la población de Huesca, y contar mi historia en concentraciones feministas y medios de comunicación. 

 

La Audiencia Provincial de Huesca no ha escuchado la petición que, tanto Fiscalía como yo, pedíamos para salvaguardar la integridad de los niños y además me condena a las costas. El sistema desprotege a mis hijos y se me aboca a reiniciar una nueva guerra judicial, esta vez civil para intentar salvarlos. Otra vez recae en mí la angustia, el desvelo, el miedo y poner los medios para intentar protegerlos, y así lo seguiré haciendo porque es a lo que me he dedicado los últimos 15 años de mi vida. La diferencia es que antes yo no había pedido ayuda a un sistema que invita a denunciar, que promete protección y que asegura que el bienestar del menor es su principal objetivo. 

 

Ahora vuelve a depender de mí, pero esta vez porque el sistema nos ha fallado. Sistema que no solo falla, sino que además me castiga con las costas ¿Cómo es posible que el mismo tribunal que no condena al verdugo ni a las costas en su sentencia, si lo hace a la víctima cuando intenta protegerse?

"El sistema desprotege a mis hijos y se me aboca a reiniciar una nueva guerra judicial, esta vez civil para intentar salvarlos. Otra vez recae en mí la angustia, el desvelo, el miedo y poner los medios para intentar protegerlos, y así lo seguiré haciendo porque es a lo que me he dedicado los últimos 15 años de mi vida". 

Mi mensaje es claro: Un maltratador NO puede ser un buen padre 

A la vista está que la justicia todavía no ha asumido la realidad de esta afirmación que las supervivientes llevamos gritando durante años. Por mucho que las leyes vayan enfocadas a la protección a la infancia, es urgente un cambio de perspectiva al aplicarlas para que sean realmente efectivas. Pero además, también necesitamos que todos los partidos políticos y autoridades competentes escuchen a estas más de 54.000 voces que piden protección para mis hijos, pero también para todos los menores que están o estarán en la misma situación de indefensión y vulnerabilidad ante las instituciones.

 

Sé, por testimonios que me han llegado y por casos que han precedido al mío, que no soy la primera en sufrir esto. Pero al menos me gustaría ser la última. Me encantaría que mi caso no se olvidara y no se quede en unos cuantos artículos de prensa pasajeros. Quiero salvar a mis hijos pero también quiero que esto sirva para que las instituciones estén a la altura en todos los casos de violencia machista.

 

La principal diferencia del delito de violencia de género respecto a los otros es el marcado carácter cultural que tiene, por eso sólo actuando desde la educación y desde la infancia podremos avanzar. El resultado que se desprende del reciente estudio sobre juventud elaborado por el Centro Reina Sofía es alarmante, el 20% de los jóvenes varones niega que exista este tipo de violencia. ¿Qué sucedería si tu profesor fuese un maltratador no arrepentido? ¿Y si en lugar de estar en la cárcel estuviese recorriendo los pasillos de tu instituto y haciendo tutorías con tus padres? ¿Qué tipo de referente podría ser una persona que tras años de maltrato a sus hijos no mostrase arrepentimiento?¿Qué mensaje se trasmitiría a los alumnos y a sus familias? 

 

"No denuncies que da igual" o "puedo hacer lo que quiera porque no pasa nada". Esto está pasando en la actualidad en las aulas de nuestros hijos y debemos denunciarlo. Cuando la violencia es una realidad, necesitamos instituciones que nos protejan a nosotras y a nuestros hijos por encima de todo. Pero también necesitamos una educación integral que eduque en igualdad y que, por supuesto, asegure a los padres la idoneidad académica y moral de sus profesores. El delito sexual no puede ser la única limitación que tenga un centro educativo para contratar a su profesorado. Existen delitos igual de incapacitantes para ejercer una profesión tan importante, como es el caso del maltrato. Es responsabilidad de todos no mirar hacia otro lado y reclamar la seguridad que nuestros niños merecen. Necesitamos tomarnos en serio la violencia machista y exigir a las instituciones todos los recursos necesarios para erradicarla. Sin peros ni excusas.

 

Por último me gustaría terminar agradeciendo de todo corazón a todas las personas que me han apoyado en este traumático camino y que lo han hecho más esperanzador. Sois mi aliento y mi salvación cuando la justicia nos ha dado la espalda. Gracias a mis amigos que me han acompañado y lo siguen haciendo en todo este camino. Gracias a todas las asociaciones feministas y activistas que me han tendido la mano cuando todo parecía perdido. 

 

 

A los medios de comunicación que permiten que estos temas no caigan en el olvido, a los políticos comprometidos que me han escuchado y apoyado y, en especial, gracias a todas las mujeres supervivientes de violencia machista que rompieron su silencio para que yo hoy haya encontrado fuerzas para contar mi historia.

 

El 25 de Noviembre es el día mundial contra la violencia de género y, como cada año, veremos las fotos de rigor con el semblante serio, comprometido, en algunos casos sinceros, en otros solo maquillando el vergonzoso silencio con el que intentan borrar a cada una las víctimas.

 

Por favor, no nos olvidéis el 26.

 

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR