Carta a la ministra sin memoria ni decencia

Carta a la ministra sin memoria ni decencia

Hay una ley que en lugar de memoria histórica contiene una desmemoria ignorada de lo sucedido anteayer, quizá porque la Ministra de Igualdad desconoce por completo otras identidades sexuales de las que no se ocupa. La identidad de género e identidad sexual que fue castigada hasta 1985 democracia, encerrando menores en reformatorios franquistas por pensar diferente, llevar minifalda, besarse en la última fila de un cine, estar embarazada o ser lesbiana. 

 

El Patronato de Protección a la Mujer que usted ignora por demás, no cuenta con cadáveres en las cunetas. Nadie vino a pegarnos el tiro, simplemente nos mataron en vida. Las suicidas que se cortaban las venas o se arrojaron por la ventana no pudiendo soportar el régimen de los reformatorios, son las grandes olvidadas de la historia, y mientras tanto, se premia a las congregaciones religiosas auspiciadas por aquella gran institución fascista por excelencia sin que hayan resuelto su pasado. 

 

Las grandes supervivientes de semejante atrocidad estamos vivas para contarlo, y - por lo que a mí respecta-, incluso para ser documentado con pelos y señales. He aquí la represión sufrida, trabajada a conciencia sin ayudas ni subvenciones en nombre de auténticas rebeldes con causa que otras continúan llamando descarriadas a modo de titular fluorescente a la par que amarillo: estamos vivas para contar lo que se calla, y el único residuo orgánico de ese color, es la bilis expulsada desde la boca de miles de estómagos. 

 

 

Hablo de las lesbianas que por el hecho de serlo fueron internadas en lugares dickensianos, y de allí al manicomio. Presas sin haber cometido delito alguno, obligadas a trabajar sin descanso, a callar, rezar y someterse. No las recuerdo porque nunca las olvidé. 

 

Hablo de adolescentes embarazadas fuera del matrimonio, huérfanas, pobres, insurrectas, perdidas en su propia historia e institucionalizadas en democracia. Hablo de manifestantes, rojas, artistas e hijas que no se sometieron a los rigores familiares. Hablo de la pérdida de la libertad en los más hermosos años. Hablo de chicas que vestían de chico, las que acabaron en Ciempozuelos atadas a la cama o en el Psiquiátrico de Arévalo por ser como eran. 

 

 

Y usted, Ministra, de todo esto, no sabe nada o no quiere saber, pero - con todo- , existe una legión de hembras a las que jamás podrá borrar. Mujeres de rompe y rasga cuyas heridas dejaron de sangrar un día gracias a su propia resiliencia, pese a la identidad robada. 

 

Género humano, Ministra, el nuestro: fundamentalmente humano. Mujeres de pies a cabeza que todavía levantamos el puño en busca de una justicia ausente y para usted no contamos. Memoria reciente, Ministra. Más solas que la una, desasistidas y abandonadas. 

 

Pero las grandes cosas se hacen con amigos y sin dinero, tal es mi suerte. Y llegará el día en que nos miremos a la cara en un ajuste de hechos tan necesario como urgente. Y ese día, Ministra, no nos conceda tres minutos por persona en un zoom impersonal, porque la vida es eterna en cinco minutos (te recuerdo, Amanda), y será entonces cuando hablarán las piedras. 

 

 

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR