El discurso del miedo como estrategia política

El discurso del miedo como estrategia política

El miedo se ha instalado en nuestras vidas.  Cuando aún no hemos salido de la pandemia el temor a un gran apagón se extiende sin ningún criterio racional. Ni siquiera nos basta con que la Presidenta de Red Eléctrica diga que una circunstancia así es difícil que ocurra en España.

Los discursos catastrofistas, el posible rescate de España que nadie más que el PP ve o el discurso del aumento de las violencias debido a la inmigración que la ultraderecha lleva al Congreso, aunque los datos digan que el nivel de criminalidad es más bajo que nunca, hacen que la sensación de miedo y caos se instale en las emociones de las personas no sólo de este país sino de nuestros vecinos europeos o, sirva de ejemplo lo ocurrido en los EEUU de Trump. 

¿Quién tiene interés en que esto sea así? Al miedo se le combate con información veraz, pero quien realmente parece ser tenido en cuenta es aquel que lanza bulos, miente en sede parlamentaria o tergiversa los datos oficiales acusando al Gobierno de ocultar la realidad.

A nadie se le esconde que esta práctica es habitual en los partidos de derecha y ultraderecha. Ya lo usó el PP en anteriores ocasiones y ahora encuentra en VOX un fiel aliado a la causa que antes fue utilizada por otros muchos y que se apoya en las redes sociales y el boca a boca, un multiplicador del miedo.

El miedo es una de las emociones más complejas del ser humano y de ella nos hemos valido desde el principio de los tiempos para provocar sentimientos como el odio hacia los demás. Del miedo a la inmigración, al diferente, nacen los delitos de odio. El miedo saca lo peor de la condición humana y permite a los poderosos tener controlada a la población. Controlar a las masas. 

Los líderes de estos partidos espolean a sus votantes y simpatizantes a lo largo de la legislatura invocando a la alarma social o al peligro. Cuestionando los resultados de unas elecciones legítimas o dando pábulo a teorías negacionistas. 

Detrás de esos falsos discursos está la falta de ideas o de programas políticos reales pero esos mensajes calan en la sociedad haciendo aflorar lo peor de uno mismo. He visto a gente formada, inteligente, sucumbir ante un sentimiento que lo inunda todo y del que, como una red de araña, es difícil salir.

Por eso esta es una de las técnicas que la derecha y la ultraderecha manejan con precisión en su afán por recuperar o mantener el poder a toda costa. Sin ellos sólo hay caos, por eso hay que usar todos los medios al alcance para conseguir derrocar al gobierno, aunque sea a costa de empobrecer el diálogo o poniendo en peligro la democracia.

Con ellos el caos no existe, se silencia. Porque el silencio es una de las características del miedo. El discurso del miedo cuando funciona lo hace muy bien, pero ojo con pasarse de frenada porque también se puede volver en contra. 

Me preocupan los escenarios políticos populistas que aprovechan el miedo para su propio rédito.  Me preocupan los “salvadores”, de uno y otro espectro político, que usan afirmaciones e insinuaciones que no se concretan o generalizaciones a partir de hechos aislados.  Y que incluyen como parte del peligro a los que dudan de él. 

Encontré, buscando información para este artículo, un decálogo escrito por el psicólogo Luis  Muiño que define a la perfección las técnicas que se utilizan para producir esta sensación en la sociedad. “Estas técnicas de construcción de miedo son: crear un clima de incertidumbre, tomar el control del lenguaje, usar datos etéreos, usar imágenes impactantes, involucrar a las personas en un grupo sectario, buscar anécdotas que corroboren el sentimiento de miedo, utilizar frases humo aterradoras, crear un sentimiento de guerra, controlar la información y utilizar los medios de comunicación” (Muiño).

A todas ellas, o en parte, me he referido a lo largo del artículo. Estas técnicas permiten el avance de los neopopulismos principalmente y consiguen la movilización de un electorado al que se le crea un profundo sentimiento de inseguridad de forma nada espontánea.  Obedece a una muy estudiada forma de hacer política a la que contribuyen especialmente los medios de comunicación agrandando las narrativas del miedo. Y sin embargo es desde los medios desde donde se puede empezar a combatir estas tácticas paralizadoras. Con más información veraz, generando mensajes esperanzadores, huyendo de las fake news, no dando voz a los rumores y bulos, huyendo de las malas praxis de la profesión, no dando espacios a los generadores del miedo. 

Como sociedad aún estamos a tiempo de no dejar que se nos utilice en esta espiral que solo nos aporta división social, inestabilidad y una polarización cada vez más difícil de digerir. Debemos volver a los tiempos donde se podía argumentar y razonar. Debemos huir de todo aquello que nos impida tomar la palabra o nos denigre como personas porque eso sí es poner en riesgo nuestras vidas.  Huyamos de esa forma ruin de hacer política.

Isabel García 

Ex diputada de Igualdad 

Feminista y activista Lgtbi 

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR