Psoe y UP aseguran que la coalición de Gobierno no está en riesgo y que llegarán a un acuerdo sobre la reforma laboral

Ambos partidos celebraron este lunes la quinta reunión de la Comisión Permanente de Seguimiento del Acuerdo.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Foto: Europa Press.

Psoe y UP aseguran que la coalición de Gobierno no está en riesgo y que llegarán a un acuerdo sobre la reforma laboral

Ambos partidos celebraron este lunes la quinta reunión de la Comisión Permanente de Seguimiento del Acuerdo.

Tras un fin de semana convulso, los dos socios de Gobierno, PSOE y Unidas Podemos, salieron de la reunión de la Comisión Permanente de Seguimiento del Acuerdo de Gobierno con el convencimiento de que superarán sus diferencias y acordarán cómo y qué partes de la reforma laboral derogarán antes de que finalice este año. En las filas del PSOE hablan de un encuentro "constructivo" y que seguirán dialogando para pactar todos los detalles y desde el sector de Unidas Podemos reconocen que aún no hay consenso pero están convencidos de que llegará el entendimiento. Nadie en estos momentos considera que esté en peligro el Gobierno de coalición como desearía la derecha y la ultraderecha. 

 

En la tarde noche de este lunes, las delegaciones de PSOE y Unidas Podemos se reunieron en el Congreso de los Diputados en el seno de la Comisión Permanente del Acuerdo de Gobierno que se celebró a petición del miembro minoritario del Ejecutivo. Sobre la mesa hubo un asunto central que es la derogación inminente de la reforma laboral que el PP ejecutó en 2012 y que lesionó gravemente los derechos de los trabajadores y las trabajadoras. 

 

Por parte de los socialistas acudieron a la reunión, que se alargó por casi dos horas, el ministro de Presidencia, Félix Bolaños; la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra; y el portavoz parlamentario, Héctor Gómez. Y de Unidas Podemos estuvieron la ministra Ione Belarra, el secretario de Estado de Agenda 2030, Enrique Santiago; la ministra de Igualdad, Irene Montero; el portavoz en la cámara baja, Pablo Echenique; el jefe de Gabinete de Yolanda Díaz, Josep Vendrell; y el secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez. Se trata de la quinta vez que se reúne esta Comisión durante los dos años de legislatura que llevamos. 

 

El conflicto entre las dos partes del Ejecutivo comenzó este pasado viernes cuando la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño, con el respaldo del presidente del Gobierno, reclamó la coordinación de las negociaciones con los agentes sociales para abordar la derogación de la reforma laboral. Es una cuestión que está comprometida con Bruselas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. 

 

 

El problema no solo radica en quién liderará esta negociación sino también qué se derogará de la actual legislación del mercado de trabajo. Unidas Podemos habla de derogar al completo la reforma que el PP aprobó cuando tenía mayoría absoluta y que contó también con el apoyo de la entonces CIU (la actual JxCAT). En el PSOE, que desde el primer momento, en 2012, se comprometió a derogar al completo la reforma cuando volviese al poder, ahora hablan de "modernizar el mercado de trabajo" no tanto de derogar. También han hablado de acabar con los puntos más lesivos de la reforma. Por eso sus socios de Gobierno reclaman claridad en el PSOE y que digan ya qué están dispuestos a reformar y qué consideran que debe permanecer. 

 

En el componente 23 del Plan de Recuperación por el que España y el Gobierno se comprometió con Bruselas y que es condición indispensable para recibir los fondos europeos, se habla de las nuevas políticas públicas para un mercado de trabajo dinámico, resiliente e inclusivo. En el documento se expresa la intención de "adecuar el mercado laboral español a la realidad y necesidades actuales y de manera que permita corregir las debilidades estructurales". Además, se enumeran las reformas que se acometerán: El trabajo a distancia, eliminar la brecha de género, regular el trabajo de los repartidores a domicilio (ya legislado con la Ley Rider), simplificación de contratos, modernización de las políticas activas de empleo, dotar al sistema de mecanismos de flexibilidad interna y recualificación, revisión de las bonificaciones a la contratación, modernizar la negociación colectiva, abordar la modernización de la contratación y subcontratación, mejorar el nivel asistencial de desempleo y digitalizar el SEPE. 

 

En la práctica, acometer todas estas reformas comprometidas con Bruselas es derogar prácticamente al 100% la reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy del 2012. Aquella reforma, que sigue defendiendo el PP de Pablo Casado, tuvo como puntos conflictivos, el abataramiento del despido que pasó prácticamente a la mitad; la posibilidad de bajadas de salario o la modificación de las condiciones laborales si el empresario alegaba razones económicas, técnicas y organizativas;  el cambio de equilibrios en la negociación entre trabajadores y empresarios con la preeminencia de los convenios de empresa sobre los sectoriales o la eliminación de la ultraactividad;  Despidos masivos con ERES sin el visto bueno de la autoridad laboral; los contratos con un año de prueba; o el despido por faltas de asistencia al trabajo incluso por enfermedad (esto último ya derogado).

 

Tras la reunión, el ex vicepresidente Pablo Iglesias compartió sus reflexiones sobre la reforma laboral en la Cadena Ser y afirmó que el PSOE está pidiendo protagonismo en lo que será uno de los aspectos clave de la legislatura. Y dijo que "es imposible que no haya derogación laboral porque es una batalla ganada en lo social, que cuenta con el apoyo de los sindicatos y de toda la gente de izquierdas (...) todo el mundo sabe que la derogación la ha llevado a cabo el Ministerio de Trabajo". Por sus palabras, se entiende que ahora el socio minoritario quiere llevarse el "premio" de ser el artífice de este logro, pero los socialistas se niegan a quedar de lado cuando son el partido que siempre, incluso cuando UP ni siquiera existía, son los que han defendido acabar con aquella nefasta legislación laboral. 

 

 

Este martes, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis ha dicho en La Hora de la 1 que "las discrepancias en la Reforma Laboral son una cuestión metodológica sobre quién participa en la negociación, y se van a resolver". Además reclama que este Gobierno "ha trabajado conjuntamente desde el principio, como hemos visto en los PGE2022". Y el portavoz socialista en el Congreso, Felipe Sicilia, ha defendido que "tenemos que modernizar las relaciones laborales acorde a la realidad que tenemos" y ha añadido que "queremos una nueva reforma laboral pactada, donde sindicatos y empresarios sean fundamentales".

 

Por tanto, la reforma se da por hecha y son solo los detalles los que han producido el roce entre los dos socios de Gobierno. Eso sí, esos roces no son menores. Mientras que el PSOE quiere llegar a un acuerdo con sindicatos (prácticamente atado) también quiere que la patronal esté en el acuerdo para no hacer lo que hizo el PP que fue una reforma unilateral y sin pactar con nadie. 

 

 

Noticias relacionadas

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR