Casado resucita a ETA contra Sánchez que prefiere celebrar el décimo aniversario del fin del terrorismo en España

Sánchez lamenta que la derecha tenga una visión amarga del final del terror

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la sesión de control al Gobierno, junto a la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, sorprendida ante las acusaciones de Casado. Foto: Europa Press.

Casado resucita a ETA contra Sánchez que prefiere celebrar el décimo aniversario del fin del terrorismo en España

Sánchez lamenta que la derecha tenga una visión amarga del final del terror

Este 20 de octubre se cumplen 10 años desde el anuncio oficial de la banda terrorista ETA de su abandono de la 'lucha armada' lo que supuso el principio del fin de una de las lacras más largas y dolorosas que ha sufrido nuestra democracia. Sin embargo, el líder del PP, Pablo Casado, ha vuelto a utilizar el terrorismo etarra para atacar al Gobierno preguntando el presidente Sánchez si piensa sacar de la cárcel a 200 terroristas a cambio del voto de Bildu a los presupuestos. El jefe del Ejecutivo, en la sesión de control al Gobierno, ha lamentado que la derecha plantee esa posibilidad porque en España "rige el imperio de la ley" y ha echado en cara al PP que vea de una forma "amarga" uno de "los grandes logros de la democracia española como es el fin para siempre del terrorismo etarra".

 

El 20 de octubre de 2011 la banda terrorista ETA anunciaba el cese definitivo de su actividad armada. La noticia se conoció tres días después de la llamada Conferencia Internacional de Paz de San Sebastián y supuso un "compromiso firme, claro y definitivo" de superar una de las etapas más negra de la democracia. 

 

Aprovechando esta efeméride, el líder de la oposición, Pablo Casado, ha vuelto a utilizar el terrorismo etarra para atacar al Gobierno, en esta ocasión, de Pedro Sánchez. No es la primera vez que el PP recurre a esta cuestión para hacer su labor de oposición. En el recuerdo está la agresividad de José María Aznar contra Felipe González cada vez que se producía un atentado; o las palabras de Rajoy, dirigidas a José Luis Rodríguez Zapatero, cuando dijo aquello de que "había traicionado a los muertos". 

 

Una década después de superados los peores momentos, Pablo Casado ha preguntado a Pedro Sánchez si piensa sacar a 200 terroristas de la cárcel para obtener el apoyo de Bildu a los Presupuestos Generales del Estado. Esta cuestión viene precedida por las palabras en la tarde de ayer del líder abertzale, Arnaldo Otegi, que dijo a su militancia en un acto de partido que si era necesario votar afirmativamente a las cuentas públicas para que 200 presos de ETA salieran de la cárcel, lo harían. Casado ha acusado, además, a Sánchez de "dejar atrás a las víctimas del terrorismo" al acercar a cárceles del País Vasco a un centenar de etarras con delitos de sangre.

 

Se olvida Casado que su partido, cuando estaba en el Gobierno, fue el que más presos etarras acercó a las cárceles vascas, incluso cuando ETA aún mataba. También olvida el dirigente conservador que una de las cosas que propició el final de ETA fue el Pacto de Estado contra el Terrorismo firmado entre el PP y el PSOE cuando Aznar estaba en el poder. Aquel  Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo del firmado en el año 2000 con Zapatero en la oposición se produjo cuando la banda armada incrementó su presión violenta con su estrategia de "socialización del sufrimiento" que convirtió a miembros del PP, del PSOE, a jueces, empresarios y periodistas en blancos de sus ataques. En aquel momento, 23 personas de gran relevancia social y política del mundo no nacionalista fueron asesinadas. El acuerdo supuso un instrumento eficaz para aislar el entramado político de ETA e inauguró otra forma de hacer política pues el objetivo unánime de todos era acabar con la violencia etarra. Pero claro, eran los socialistas los que estaban en la oposición que siempre tuvieron claro que había que sacar de la lucha partidista la cuestión terrorista. Si hubiera sido la derecha la que hubiera estado en la oposición en aquellos años, la historia hubiera sido otra diferente.

 

 

En un tono duro, como viene siendo habitual en la estrategia de Casado, ha acusado también al presidente de querer "cambiar la Constitución" para "contentar a los separatistas". Y ha dicho que no hay que reformar la Carta Magna sino que valdría con "cumplirla". Es otro de los argumentos políticos del PP en su estrategia de confrontación total contra el Ejecutivo. 

 

En su respuesta, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha sido rotundo y ha afirmado "respondiendo a su pregunta, es un no rotundo", por lo que ha desmentido categóricamente que el Gobierno piense en sacar a los presos etarras de las cárceles. Además, ha dicho que el PSOE "nunca ha utilizado el terrorismo de ETA" para hacer oposición y que "tampoco lo hará 10 años después de su desaparición". Ha afeado así la táctica del Partido Popular y ha echado en cara a Casado que "la derecha" no sienta la derrota de la banda terrorista como "una victoria" que supuso "uno de los grandes logros de la democracia española como es el fin para siempre del terrorismo etarra". 

 

El dirigente socialista ha dicho, además, que las preguntas de Casado sobre ETA le producen "dolor" porque "sabe perfectamente" el funcionamiento de un Estado social y democrático de derecho como el nuestro en el que "impera la ley". 

 

Después, en sus redes sociales, Pedro Sánchez, ha destacaco que "El fin de ETA cambió el rumbo de España, que inició una nueva etapa de convivencia y unidad. Hoy, el recuerdo de las víctimas debe ser el motor que nos siga guiando hacia un país en libertad".

 

LA ULTRADERECHA EXHIBE SU RACISMO MÁS DESCARNADO EN SU CONFRONTACIÓN PARLAMENTARIA

 

Tras las preguntas de Casado, centradas en ETA, ha llegado el turno de Santiago Abascal. Además de acusar al Gobierno de pactar los presupuestos con ETA, ha llevado a la Cámara Baja uno de sus lemas preferidos el de la inmigración y la delincuencia. Acusa al Ejecutivo de convertirse "en el flautista de Hamelin que convoca a la inmigración, que les llama a España y que importa a nuestro país delincuencia y genera inseguridad en los barrios". 

 

A este intolerable discurso racista y xenófobo de la ultraderecha radical y populista, el presidente Pedro Sánchez ha mostrado a Abascal los datos oficiales sobre criminalidad y cómo en el primer trimestre del año la tasa de delincuencia en nuestro país se ha situado en el punto más bajo de toda la serie histórica. 

 

 

Sánchez ha resaltado el descenso en un 38,3 por ciento de los hurtos, en un 32,8 por ciento de los robos con fuerza en domicilios y del 30,5 por ciento en la sustracción de vehículos, siempre en relación a 2019 porque 2020 fue el año de la pandemia.

 

Tras reconocer que no existe "riesgo cero", Sánchez ha dejado claro que su Gobierno se ocupa y preocupa por la seguridad de sus compatriotas y que la bajada histórica de la criminalidad es el resultado del aumento de policías y guardias civiles, que ha cifrado en 10.000 en tres años, casi la misma cantidad de los que se perdieron en siete años de gobierno de la derecha, ha dicho.

 

Noticias relacionadas

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR