El Gobierno da por terminado el proceso soberanista con el inicio de la mesa de diálogo con Cataluña

Pedro Sánchez y Pere Aragonés se reunieron en la sede de la Generalitat durante dos horas. Foto Europa Press

El Gobierno da por terminado el proceso soberanista con el inicio de la mesa de diálogo con Cataluña

Tras años de desencuentro y confrontación, el Gobierno de España sentó en la mesa de diálogo a los representantes del Govern de Cataluña para exponer las cuestiones que unen, que son muchas, y las que separan, que son pocas pero enormes. El presidente del Gobierno y el president de la Generalitat, Pedro Sánchez y Pere Aragonés inauguraron la reunión con un encuentro previo en el que cada una de las partes llevaron su agenda y sus peticiones. Para el Ejecutivo, con el inicio de la senda del diálogo se cierra el largo proceso soberanista que trajo un referéndum ilegal, una declaración unilateral de independencia, un largo proceso judicial, una condena, unos indultos y un reguero de desencuentros y desafectos. 

 

El vicepresidente del Gobierno y ministro de la Presidencia, Félix Bolaños ha analizado este jueves cómo fue la reunión entre el Gobierno de España y el Govern de Cataluña que tiene por objeto afrontar desde el diálogo el conflicto político de la última década. Para el dirigente socialista, la apertura de este espacio supone que "el proceso soberanista está acabando" y que ahora se abre una nueva etapa que debe estar protagonizada por la escucha activa a la otra parte para encontrar puntos en común. La reunión de ayer sólo fue el primer paso de un previsiblemente largo camino, incluso de años, que trate de dar una salida consensuada a los problemas que se plantean desde una y otra parte. 

 

En una entrevista en la Cadena Ser, Félix Bolaños, ha confirmado que el Gobierno de España llevó la denominada "agenda del reencuentro" que es un compendio de peticiones que han reclamado los distintos presidentes de la Generalitat, desde Arthur Mas, hasta Pere Aragonés, pasando por Quim Torra o Puigdemont. "Al final en Cataluña lo que quiere la gente es que solucionemos sus problemas" ha expresado el ministro y por eso quieren poner el foco en temas de la vida diaria como la ejecución de los fondos europeos, la evolución de la vacunación, el crecimiento económicos, etc. Pero, el Ejecutivo central también sabe que estos temas no son suficientes para que el Govern catalán se dé por satisfecho y tarde o temprano deberá responder a la cuestión más peliaguda, el asunto de la independencia. El Gobierno no se ha movido de su posición a este respecto y lanza siempre el mismo mensaje: dentro de la Constitución hay espacio para llegar a acuerdos, fuera de la Carta Magna, no hay posibilidades de nada. Esta por ver cómo afronta el independentismo, que además está dividido por la hoja de ruta a seguir, esa salida. Pero lo positivo es, sin duda, la apertura del diálogo. 

 

Para el futuro, se espera que haya negociaciones largas "no podemos trabajar contrarreloj porque no tendría ningún sentido", asume Bolaños. Al fin y al cabo se trata de resolver un asunto que lleva enquistado diez años o más y las soluciones no saldrán de la noche a la mañana. Sobre todo teniendo en cuenta que del lado del independentismo, la derecha de Junts apuesta por seguir la vía unilateral; y por la parte de España, el Ejecutivo de Sánchez tiene a una oposición del PP y Vox desaforada porque es un asunto que le da muchos réditos en las urnas. 

 

Por eso, decía ayer el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, que si la mesa fracasa, será dejar la puerta abierta para que lleguen a Moncloa Casado y la ultraderecha de Santiago Abascal, lo que supondría un fracaso para el independentismo y para la izquierda española.

 

EL PRESIDENTE APUESTA CLARAMENTE POR DIALOGAR A PESAR DE LAS ENORMES DIFERENCIAS

 

Tras el encuentro entre Pedro Sánchez y Pere Aragonés, se produjo una comparecencia pública, por separado, de ambos presidentes. El jefe del Ejecutivo español se congratuló de comenzar una etapa en la que haya un diálogo fluido entre las dos partes, a pesar de las enormes diferencias de partida. "Las diferencias que tenemos en cómo resolver la crisis en Cataluña es muy distinta, radicalmente distinta, y eso me gustaría subrayarlo", expreso Sánchez. 

 

Pero dijo que "a pesar de las dificultades que lógicamente existen, todos somos conscientes que el clima político y social en Cataluña es mucho mejor hoy que hace un año". Y el objetivo de Moncloa es que el año que viene ese ambiente sea aún mejor, lo que significaría que se va avanzando hacia la normalización de las relaciones entre España y la Comunidad catalana. 

 

El presidente Sánchez remarcó que no podemos olvidar que aún estamos en proceso de superar una pandemia y que por eso los dirigentes políticos deben asumir el día a día que hay que gestionar. El dirigente socialista dijo que "hay tres elementos que unen hoy al conjunto de la ciudadanía catalana y española que son la superación de la pandemia, la recuperación económica y que sea justa, y la gran oportunidad que nos ofrecen los fondos europeos". 

 

Y por eso explicó que han actualizado la "agenda del reencuentro" que no deja de ser una propuesta que pretende sentar las bases de un proyecto de unión, un proyecto para recobrar afectos y para compartir un futuro".

 

EL PSC PIDE QUE SE INVOLUCRE TAMBIÉN A LOS PARTIDOS CATALANES EN EL DIÁLOGO

 

Lógicamente, desde el Partido de los Socialistas Catalanes, el PSC, respaldaron el inicio del diálogo de ambos gobiernos, pero también pidieron a Pere Aragonés que sería positivo abrir un diálogo entre las fuerzas políticas catalanas, para que se escuche la voz de toda la ciudadanía. Siendo cierto que el Govern es el representante de toda la sociedad catalana, no es menos cierto que hay catalanes y catalanas que no se sienten identificados con el proyecto soberanista que defienden los partidos que conforman el Ejecutivo catalán. Y los socialistas catalanes consideran que el resto de partidos pueden añadir la voz de esos otros ciudadanos. 

 

LA PRIMERA REUNIÓN DE LA MESA QUE ESTRENA EL TAN ANSIADO Y PEDIDO DIÁLOGO

 

Tras la reunión entre Pere Aragonés y Pedro Sánchez, que se extendió por dos horas, los equipos negociadores de Madrid y Cataluña comenzaron su reunión. Por el lado del Gobierno de España iban a participar en principio hasta seis ministros, un tercio del Gabinete, pero la 'comitiva' fue menor al salir de la cita la parte del Govern catalán que representa Junts. Así las cosas, estuvieron, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños; la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz; la ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez; y el titular de Cultura y Deporte, Miquel Iceta. Por la parte catalana estuvieron los consellers de ERC Laura Vilagrá y Roger Torrent. 

 

Noticias relacionadas

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR