Entrevista a la Doctora y profesora María Sainz

“No es de recibo que la Ley Trans se realice sin las opiniones y conocimientos preliminares de las personas expertas”

“No es de recibo que la Ley Trans se realice sin las opiniones y conocimientos preliminares de las personas expertas”

“Me siento impotente por la prepotencia expresada en la rapidez y por la carencia de contrastes o consultas con las diversas realidades del colectivo”. Así de clara se muestra María Sainz, una de las voces médicas más respetadas de nuestro país, cuando se le pregunta por el anteproyecto de la Ley Trans. 

Pero no solo eso. La presidenta de Fundadeps, a quien hemos visto sensibilizar e informar sobre la pandemia en los principales medios de comunicación, se muestra ojiplática por “la ausencia de contraste con otros países y con leyes similares a esta futura Ley, que se supone se hace para ayudar a ese bienestar y calidad de vida de la persona que ejerza ese derecho”.

Y no es para menos su perplejidad. Tras casi cuarenta años ejerciendo como especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, y de pasarse “toda la vida apostando por la información y educación para la salud a fin de que tengamos todas las personas una amplia información que nos permita una correcta decisión cuando hablamos de temas de salud y de prevención de accidentes o enfermedades”, nunca antes había visto tanta prisa en algo que no es solo crucial, sino que además afecta al borrado de las mujeres. 

Y es que, para esta reputada doctora, “las Ciencias Médicas como otras Ciencias Humanas y de la Salud se van desarrollando con los conocimientos no solo del corpus teórico o práctico del cuerpo físico, sino de la incorporación de otros saberes y experiencias que amplían el campo de acción.  Así pues, haber avanzado en la diferenciación del conocimiento y resultados tanto clínicos, quirúrgicos como farmacológicos según las variables de edad, peso, estatura, sexo y otras variables educativas, económicas y sociales han producido grandes avances en la medicina práctica y en la atención, tratamiento y curación de las enfermedades”. 

 

Por eso mismo Sainz recalca que quienes se dedican a la Medicina “no pueden estar ajenos a las nuevas necesidades y demandas sociales, pero sabemos por experiencia que lo importante de verdad nunca puede ser urgente. Pues lo urgente en medicina es evitar las muertes. Ya posteriormente podemos hablar de disminuir los riesgos y las secuelas. Y pienso que el silencio que se pide sobre este importante asunto no es lógico. Habrá personas que no hablen por desconocimiento, pues eso se arregla con información variada y de diversas fuentes”.

 

Es más, para esta profesora no es de recibo que “en una sociedad democrática y avanzada como la nuestra, se realice una ley sin tener las opiniones y los conocimientos preliminares de la mayor cantidad y diversidad posible de experiencias reales y de las personas expertas”. 

 

  • ¿La ciencia ha pasado a ser ciencia ficción, a no ser considerada ni escuchada, en un país que legisla deseos en lugar de evidencias?

Las sociedades desarrolladas han sido capaces de superar muchos procesos sociales y vitales, gracias a los conocimientos científicos y tecnológicos. El objetivo principal de una sociedad, basada fundamentalmente en los conocimientos científicos, está en favorecer un bienestar mayor y una mejor calidad de vida a la ciudadanía. Y la Ciencia que hoy disfrutamos, en esta Era Digital y en este siglo XXI de las Redes Sociales, es hija de la Ilustración. La ciencia no es infalible pues se basa en los conocimientos y experiencias, así como las metodologías usadas tanto teóricas como prácticas para objetivar y demostrar los resultados.

 

Nos podríamos reír sino produjera terribles problemas, como por ejemplo fue el boom de las películas de ficción similares a las de los héroes de Marvel. Hubo niños y adolescentes que saltaban entre las terrazas de los edificios imitando a sus héroes con algunas consecuencias terribles. 

 

Sufrimos una dificultad profunda entre la realidad y la ficción. Aquello que afecta externamente y pueda verse por el grupo social al que pertenecemos facilita el aprendizaje y ponemos los remedios en el caso que nos pueda producir un malestar o que atente a nuestra salud o bienestar individual. Pero actualmente entre la realidad y los deseos personales hay barreras invisibles y difíciles de atender sino se cuenta con los profesionales que llevan ayudando a las mejoras todos estos años.

 

Esta Era Digital ha facilitado que a golpe de click, toda la sociedad y todo el mundo, se muestre ante nuestros ojos en un lugar privado como puede ser nuestra habitación o en cualquier rincón solitario. Y al igual que te informa también te puede desinformar o manipular, especialmente cuando eres un niño o una niña, como lo observamos en el sufrimiento mayoritario de las niñas y adolescentes con trastornos del comportamiento alimentario que no aceptan su propia identidad física y psíquica. 

 

  • ¿Dónde queda el bien mayor de proteger a la infancia y la juventud cuando se da barra libre a tratamientos experimentales?

Los Derechos Humanos y los Derechos del Niño están bien recogidos en los Tratados Internacionales y quedan reflejados en la mayoría de las Leyes Regionales y de los países como España que lo han firmado y ratificado. Pero todos los derechos deben tener sus límites, sus exigencias y sus barreras en aras a proteger bienes superiores o valores sociales consensuados entre toda la sociedad a través de los tiempos y de las experiencias. Y recordar la máxima de “mi derecho termina cuando comienza el de los demás”.

 

Se observa que la gran riqueza de la individualidad puede tener una derivada hacia la egolatría o el despegue de las responsabilidades sociales que conllevan todos los derechos y obligaciones de ciudadanía. Estas derivadas ególatras son superlativas en las sociedades ricas y tienen unos principios que no se soportan para el bien en general, ni tampoco para la convivencia social, pues la máxima que lo sostiene la política deshumanizada de los mercados, donde “todo se compra y todo se vende”.

 

Nuestro cuerpo físico es la materia real que nos sostiene como persona individual, con derechos, y obligaciones. Y esa materia del que estamos formados no se puede comprar ni vender, según la legislación vigente. Es importante recordar que la definición de salud al constituirse la Organización Mundial de la Salud decía que era “el estado de bienestar físico, psíquico y social y no solo la ausencia de enfermedad o discapacidad”. 

 

Por ello, las leyes nacionales e internacionales tienen que proteger las etapas de la infancia y la adolescencia hasta la juventud para poder construir ciudadanos o ciudadanas libres y con buenos niveles de salud y bienestar social.

 

  • ¿Qué sucede cuando alteramos la biología a fuerza de fármacos?

La salud física de los bebés la podemos objetivar y medir cada vez mejor con los instrumentos al uso de indicadores biométricos en el desarrollo y crecimiento, según las variables sexuales de niño o niña y según percentiles. La salud psicológica y social también la podemos objetivar a través de las interacciones con la madre/padre o familiares de crianza y los conocimientos del medio social donde se desarrolla la criatura cuando empieza a caminar y hablar, aunque sea con un lenguaje especial como es el llanto o el grito o balbuceos antes de las palabras. Y posteriormente la socialización escolar para pertenecer al grupo.

 

Así pues, alterar bioquímicamente estos procesos tan complejos de maduración en el desarrollo biológico en un niño o en una niña, durante sus etapas infantiles y adolescentes, sin ninguna indicación facultativa, puede ser peligroso tanto por los efectos secundarios como por su irreversibilidad.

 

La bioquímica de los fármacos o medicamentos hormonales dados en la infancia no van a alterar la composición genética de los humanos. La hembra es XX y el varón es XY, desde su etapa embrionaria y durante toda la vida humana hasta su muerte, pero sí que pueden alterar órganos, aparatos y sistemas fisiológicos en sus funciones internas y externas con las consecuencias psicológicas y sociales que pudieran ser las esperadas o no. Con todo lo que conlleva, además, esa alteración en el cambio físico del cuerpo y sus relaciones psicológicas y sociales.

 

Por eso, si una legislación permite la experimentación humana y más en infantes sin ningún tipo de apoyo o seguimiento profesional y científico es como el saltar desde un trampolín deseando que haya agua en la piscina, pero sin comprobarlo con anterioridad.

 

  • Mientras en otros países como Finlandia o Reino Unido se desaconsejan dichos tratamientos y se opta por opciones no invasivas como la inclusión de tratamientos y apoyo psicológico, ¿en España somos unos Quijotes?

Tenemos que estar muy atentos a conocer todas las experiencias de otros países similares al nuestro, y que por diversas razones se adelantaron en estos procedimientos. Y ahora están analizando y viendo que los resultados no eran los esperados ni deseables. Afortunadamente la ciencia y los conocimientos deben de estar al servicio de la vida humana, de la salud, de la calidad de vida y del bienestar social 

 

Lo que sorprende en España es que no queramos conocer estas experiencias y los resultados obtenidos que no fueron los deseados para no tener que repetirlos y así disminuir el sufrimiento que se desea evitar.

 

Los profesionales de la salud que han dirigido las Unidades de Atención Específica a las personas con orientaciones sexuales diferentes a lo heterosexual como lesbianas, homosexuales, transexuales, bisexuales, intersexuales o asexuales, que llevan especializados muchos años en la atención médica y psicológica según demanda personal y según los casos individuales, han tenido bien claro, en general, que no se deben alterar farmacológicamente los procesos de desarrollo en las etapas infantiles y adolescentes. Pues su labor principal era la atención psicológica y social del desarrollo infantil hasta la maduración individual de la persona joven. Sobre todo, para que pueda asumir con la mayor garantía posible sus propias decisiones antes de acceder a esos procedimientos bioquímicos e incluso quirúrgicos de cambio físico. 

 

  • A esto quijotismo ciego se suman casos de detransiciones como el de Keira Bells quien ha denunciado la desprotección sufrida por el sistema sanitario británico que la debía haber protegido y cuyo tratamiento médico no resolvió su disforia que tenía.

¡Pobre criatura! ¡Cuántos sueños derrumbados en una búsqueda incesante por un bienestar que no se tiene y cuyas causas, muchas de las veces, se deben más a la intolerancia social ante la diversidad expresiva o de orientación sexual de las personas!

 

Legislar sentimientos individuales no tiene sentido. No hay nada más variable y confuso que los sentimientos humanos. La legislación debe ayudar a proteger unos derechos sobre la salud que mejoren nuestro bienestar y calidad de vida. Partiendo de la definición de la OMS dónde la define como un proceso de bienestar físico, psíquico y social. Porque el ser humano desde que nace está en proceso de desarrollo físico hasta la maduración completa, psicológica y social, como señalaba al principio.

 

La atención en salud infantil, adolescente y juvenil es de alta especialización porque es una construcción continua, porque la influencia del exterior es muy grande, porque necesitan sentirse seguros, respetados y aceptados en su entorno familiar y social desde la escuela infantil hasta la formación como joven adulto. Y la sociedad con todos los medios que pone a disposición de las personas para su crecimiento y desarrollo personal, económica y social, tiene que saber ser corresponsable cuando queriendo ayudar por supuestos avances sociales o legislativos producen lo contrario a lo buscado.

Hay que saber corregir las leyes con tanto valor como cuando se lucha por fomentarlas, pues se supone que las leyes relacionadas con la salud están para fomentar ese bienestar y calidad de vida igual para toda la ciudadanía.

 

  • ¿Qué consecuencias tiene omitir información sobre el consumo de por vida de fármacos que causan falta de fertilidad, enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, aumento del riesgo de cáncer, trombosis o disfunción sexual?

La falta o escasez de información verbal y escrita sobre los fármacos y hormonas para bloquear el desarrollo puberal e incluso para incrementar los rasgos secundarios del sexo deseado es inconcebible desde cualquier punto de vista, no solo científico y sanitario sino humano y ético.

 

Todas las personas en España estamos ya acostumbradas, y además lo hemos exigido como un avance médico y sanitario, aceptar y refrendar con nuestra firma los consentimientos informados antes de hacernos cualquier prueba diagnóstica o intervención quirúrgica. Me parece un sinsentido el no dar la información adecuada ni el consejo profesional para incrementar nuestra educación sanitaria sobre algo tan importante y que compromete a nuestra salud física, ni que tampoco se informe adecuadamente al comprometer la firma del consentimiento informado ante estos tratamientos o intervenciones médico-quirúrgicas que pueden ser irreversibles y con efectos secundarios.

 

Hay múltiples enfermedades físicas y mentales que se atienden para recuperar la salud con diferentes procedimientos médicos, psiquiátricos, sanitarios, farmacológicos, quirúrgicos etc. Todos esos procedimientos conducen a recuperar una salud perdida. En los casos de disforia las personas están sanas, desde el principio básico de la salud del cuerpo. Otra cuestión, es la percepción psicológica y social del sexo genético. Así que transformar una realidad física en otra realidad deseada tendría que plantear las mayores seguridades que nos ofrecieran los profesionales de las ciencias de la salud para evitar errores por exceso o por defecto en los tratamientos más adecuados.

 

  • ¿Qué significa que una clase médica prescriba bloqueadores de la pubertad, hormonas de sexo o mastectomías dobles a la juventud?

Aunque hablemos de clase médica de forma vulgar, esa clase social no existe. Hay como en todas las profesiones grandes y magníficos profesionales de la medicina que luego trabajan en los sectores sanitarios públicos y privados. Y hay personas que trabajan para la salud con una gran vocación de servicio y otras no tanto. Dentro de las diferentes especialidades médicas que pueden atender a las personas demandantes de cambio de sexo, están la Endocrinología, la Urología y la Ginecología, las Quirúrgicas. Pero todo se tendría que unificar en unidades especializadas y partiendo siempre desde la Pediatría y la Psicología Infantil para hacer una medicina más integral.

 

Que haya médicos que prescriban bloqueadores de la pubertad, que faciliten las hormonas para obtener las expresiones secundarias del sexo deseado, e incluso que realicen mastectomías en mamas sanas para aplanar el cuerpo deseado siempre los habrá cuando hay leyes que se lo permitan hacer. Además, cumplirán con el mercado de oferta y demanda, por lo que podrán obtener buenos resultados pecuniarios en el sector sanitario privado. 

 

Mientras que en el sector público sino hay un grupo profesional que lo coordine y dirija por asistencia, docencia o investigación, según directrices o demandas del sector, sanitarios y superiores administrativos, habrá mayor resistencia como sucede en otros muchos procedimientos con un gran componente social de la salud. Un ejemplo claro, sobre los deseos que continuamente demandan cambios físicos, lo tenemos en las intervenciones de cirugía plástica y que no sean las prescritas como reparadoras después de un accidente o una enfermedad. 

 

Son los deseos de parecer de tal o cual forma ante los demás y sin reparar en gastos e incluso varias intervenciones quirúrgicas con las mamas, el cabello, el rostro, los glúteos y otras partes del cuerpo. Los deseos de belleza y juventud promueven toda una cadena de negocios y de industria bioquímica que están regulados y controlados. Incluso las personas demandantes suelen tener bastante información y consejos antes de consumirlo

 

  • ¿Son más peligrosos estos tratamientos en un sexo que en otro?

Los tratamientos clínicos y farmacológicos son peligrosos para ambos sexos de forma general. Aunque van a depender de la intensidad y la frecuencia de los tratamientos hormonales para bloquear el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios en las etapas infantiles y adolescentes y posteriormente seguir con los tratamientos de conversión hormonal para satisfacer la realidad del sexo deseado y sus características físicas secundarias.

 

Si además demandan intervenciones quirúrgicas sobre la anatomía del cuerpo humano como son la amputación de las mamas (varones transexuales) que pueden mantener su vagina, útero y ovarios o bien solicitan la creación e implantación de prótesis de pene según tamaño y características de la persona demandante. Y por otro lado la estimulación hormonal de las mamas y la amputación del pene con o sin reconstrucción de vagina y labios mayores (mujeres transexuales). 

 

En ambos casos siempre van acompañados de toda la medicación necesaria para evitar infecciones, rechazos de órganos o piel y un largo etcétera. Según la experiencia quirúrgica de un profesor mío ya fallecido, que fue pionero en España, el catedrático de Urología de la Universidad Complutense de Madrid, el Prof. Dr. Aurelio Usón, las cirugías de reconversión urogenital eran más fáciles y exitosas cuando se hacían vaginas para las mujeres transexuales, que la creación ex profeso e implantación de prótesis a los varones transexuales y que estas intervenciones fueran exitosas.

 

  • ¿De qué manera perjudica a las personas transexuales este totum revolutum que se pretende hacer Ley?

Es que promover y hacer una ley sin comparar, analizar y estudiar las experiencias de otros países que hace más de veinte años se adelantaron con sus procedimientos e hicieron leyes de consentimiento personal, sin más requisitos, relacionadas con el cambio nominativo del sexo legal, me parece un desatino porque todas las leyes intentan conocer los pros y contras de otras  leyes experimentadas, a fin de no correr los mismos riesgos ni los efectos perversos que pudieran incurrir por falta de experiencias previas.

 

Todos los seres humanos somos seres sexuados desde que nacemos hasta que morimos. Solo cambian los tiempos de expresión y fuerza de nuestro sexo. Así como la demostración social de nuestra sexualidad en las diferentes etapas de la vida. Así, cuando somos bebés nuestro sexo físico es muy rudimentario con su fisonomía externa de una vulva o de un pene, mejor o peor anatómicamente formados. 

 

El sexo del bebé solo tiene importancia por las expectativas de la familia y de la sociedad que nos recibe. También sirve para hacer el primer certificado del nacimiento y la vida extrauterina de forma objetiva y real con la ayuda del obstetra o partera para anotar en el registro civil. Todo esto comporta la aceptación legal y social de un ser humano vivo que necesita mucha protección para sobrevivir.

 

  • ¿Cómo evoluciona esa sexualidad?

La primera sexualidad se demuestra en la curiosidad infantil con sus exploraciones del cuerpo, en los controles de sus esfínteres, en las diferencias corporales cuando a partir de los cuatro o cinco años comienzan a sentir que no son el centro del universo porque hay otros y otras diferentes que están junto o separados a su ser. Y es en la socialización escolar cuando se preparan para llegar a ser ciudadanos con derechos y obligaciones, con instrucciones y saberes para la independencia psicológica y social. Y todo aderezado con la importante educación familiar y del entorno, así como de la gran influencia de los demás, de los medios de comunicación y de las redes sociales que no solo están en el colegio, los centros sociales, deportivos y culturales, en el salón de la casa, la cocina sino también en sus propias habitaciones.

 

Todo el proceso de maduración para alcanzar ese bienestar social y calidad de vida personal puede irse al traste si no hay diversidad de conocimientos, experiencias, formaciones e informaciones que sirvan para las tomas de decisión y más en los asuntos tan sensibles como son los de la salud física, psíquica, social y espiritual.

 

Las personas que quieran cambiar su sexo legal y si además quieren añadir su cambio anatómico para sentirse como varón o como mujer, sabiendo que la carga genética de su sexo siempre será el mismo que cuando era un embrión de bebe humano, necesita más que nadie la mayor protección posible. También los apoyos y ayudas familiares, de los profesionales y de la propia sociedad. 

 

  • ¿Qué opinión te merece que los diferentes Colegios Profesionales den la callada por respuesta ante el anteproyecto de la Ley Trans?

Solo el Colegio Oficial de Psicología se ha expresado por la desagradable sorpresa que supone esta ley, así como el desprecio que demuestra hacia la profesionalidad y el rigor de sus colegiados en la atención de las personas que solicitan sus servicios. El Colegio Oficial de Médicos, no ha dicho nada. Solo ha remarcado en un artículo la importancia de la variable sexo físico para conocer más y mejor los diagnósticos y tratamientos farmacológicos, clínicos, quirúrgicos y sanitarios. Y afirmar la importante diferencia entre sexo (lo físico) y la distinción con el género que aborda los aspectos psicológicos y sociales que influyen en el padecimiento de muchas enfermedades y sobre todo influye en la recuperación.

 

Lo interesante de esta reclamación diferencial de sexo (lo físico) y el género (lo psicológico y social) para anotar en consulta y así obtener mejores datos de la historia natural de la salud y de la enfermedad de la persona atendida, ya es un avance cuasi espectacular en la medicina actual.

 

Los demás Colegios Profesionales y colegiados por ley para ejercer una profesión y que intervienen en favorecer la salud humana no se han pronunciado todavía. Todas las personas racionales y adultas saben que la ciencia y la ficción no pueden confundirse, aunque nos parezca a veces que la vida humana es una gran película.  

 

Noticias relacionadas

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR