El Gobierno trabaja en los nuevos Presupuestos del 2022 para seguir con las grandes transformaciones

Pedro Sánchez durante su intervención el el Comité Federal del pasado sábado / Foto: PSOE

El Gobierno trabaja en los nuevos Presupuestos del 2022 para seguir con las grandes transformaciones

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, confirmó el pasado sábado, lo que adelantó hace unas semanas la ministra de Hacienda, Mª Jesús Montero: que el Ejecutivo está trabajando a pleno rendimiento para tener listos en tiempo y forma sus segundos Presupuestos Generales del Estado, los del 2022, que consolidarán "las grandes transformaciones" tras la superación de la pandemia. En esta ocasión los socios gubernamentales tienen claro que sólo hay un camino para buscar apoyos en el Congreso y ese es el de la mayoría de la investidura, con ERC y PNV como principales soportes. El objetivo es tener los 188 apoyos que tuvieron para las cuentas de este año. Las líneas generales son las mismas que el Gobierno desarrolla desde su llegada a Moncloa: Transformación digital, modernización del tejido productivo, la igualdad de género, la economía de los cuidados, etc. 

 

El Gobierno quiere que por primera vez en los últimos años, los Presupuestos Generales del Estado cumplan los plazos que establece la Constitución. Y ya trabaja en unas nuevas cuentas públicas que consoliden la estabilidad de esta Legislatura. Pedro Sánchez siempre garantizó que su idea es que este Gobierno trabaje hasta finales de 2023 o principios de 2024, descartando cualquier adelanto electoral, pese a la deriva de la oposición de derecha y ultraderecha. 

Este sábado, en el primer Comité Federal del PSOE presencial tras la pandemia, el secretario general socialista confirmó que están trabajando para presentar los Presupuestos que "nos permitan seguir adelante con nuestras grandes transformaciones". 

El contenido está claro ya que sigue la línea de las políticas impulsadas desde La Moncloa con el inicio de la Legislatura: Fomentar la transición verde, justa y ecológica; Transformar digitalmente la sociedad a través de inversiones y reformas que potencien las infraestructuras, competencias y tecnologías para una economía y una sociedad digitales; modernizar el tejido productivo, trabajar por la cohesión social y territorial; garantizar la igualdad de género; reforzar la protección del capital humano y de las políticas de empleo; e impulsar la economía de los cuidados. 

Y la forma de conseguir los apoyos para las cuentas públicas, en esta ocasión, también está clara. Ya no queda nada de la "geometría variable" que el Gobierno buscó durante los inicios de su mandato y ahora todos miran a su izquierda. Ciudadanos se ha auto descartado nuevamente de entrar en cualquier pacto en un nuevo cambio de ruta de su maltrecha formación. Y el Ejecutivo de coalición acudirá a PNV y ERC junto al resto de fuerzas progresistas del parlamento para consolidar la legislatura. El objetivo es contar con los 188 votos favorables del año pasado. 

 

 

Pero el primer paso será consensuar entre PSOE y Unidas Podemos lo que irá en su proyecto de presupuestos. Aquí, los morados seguirán presionando para que se cumplan la mayor parte de los acuerdos de Gobierno que alumbraron este Ejecutivo. Y el PSOE pondrá la cautela y la prudencia para ir pasito a paso, con decisión pero sin prisas. Entre los temas que tendrán que acordar está la reforma fiscal, la subida del SMI, la reforma laboral, y otras reformas aún pendientes. El PSOE acometerá aquellas que se han pactado ya con Europa, y seguirá poniendo el foco en la recuperación económica después de la pandemia. Por eso quieren aplazar la reforma fiscal y están estudiando si es viable una nueva subida del Salario Mínimo tras las enormes subidas de estos pasados años. Otro de los puntos de fricción será el tema de los alquileres en el que aún no hay acuerdo y en ello trabaja intensamente el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos. 

Con la salida de Pablo Iglesias del Ejecutivo, la forma de trabajar entre las dos formaciones del Gobierno también ha cambiado. Y Yolanda Díaz ha optado por resolver las cuestiones divergentes en privado, sin mucho ruido. Seguirán siendo exigentes, pero de puertas para adentro. Es algo que en la parte socialista agradecen mucho porque en algunas ocasiones Iglesias llegó a tensionar la relación de las dos formaciones demasiado. 

El trámite ya ha comenzado y el pasado 28 de junio el Boletín Oficial del Estado publicaba la Orden Ministerial de Hacienda por la que se dictan las normas para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para 2022. En esta ocasión se pone el foco, al igual que este año, en los fondos que tiene asignados España del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia dotados con hasta 140.000 millones de euros procedentes de Bruselas. 

Con esta ingente cantidad de fondos el objetivo es hacer frente a los efectos de la pandemia y estas herramientas constituyen una oportunidad extraordinaria para sentar las bases de la transformación de la economía española, haciéndola más competitiva y sostenible.

Este Plan presenta un ambicioso conjunto de reformas e inversiones en torno a cuatro ejes transversales de transformación: transición ecológica, transformación digital, cohesión social y territorial, e igualdad de género. Estos cuatro ejes orientan las políticas, reformas e inversiones que van a determinar la evolución futura de España.

 

 

En ese sentido, los PGE 2022 incorporarán los créditos necesarios para realizar el conjunto de actuaciones que forman parte de este Plan de Recuperación y Transformación, que ya ha recibido la aprobación de la Comisión Europea, y que se incluyen en dicho ejercicio.

Durante este mes de julio, por tanto, el Gobierno debe situar el techo de gasto y para ello, Hacienda ya recaba datos por ministerios. En octubre llegaría la primera votación en el Congreso de los Diputados donde los socios de Gobierno creen que no tendrán demasiados problemas para iniciar los trámites parlamentarios. 

El próximo 30 de septiembre, como marca la Constitución, el proyecto de Ley de Presupuestos debe estar en las Cámaras para que las cuentas públicas se debatan, voten y aprueben antes de que finalice el año. Es algo que se ha incumplido sistemáticamente durante los últimos años. El Ejecutivo de Rajoy no cumplió los plazos, y la concatenación de elecciones tampoco posibilitó la estabilidad política para cumplir esos plazos. Así hemos tenido prórrogas presupuestarias que no son la mejor solución, como se demostró con la ampliación de las cuentas de Montoro hasta el año pasado. 

La aprobación de unas nuevas cuentas públicas consolidarán la legislatura y cada vez parece más lejano el adelanto electoral que preconiza la derecha y la ultraderecha desde la misma noche de la última cita electoral. A pesar de ello, Vox amenaza con presentar una nueva moción de censura y el PP cree que alentando las encuestas que le sitúan por encima del PSOE puede meter presión al Ejecutivo. Pero lo cierto es que con el respaldo de las instituciones europeas y con once acuerdos en la mesa social, este Gobierno tiene mimbres para durar hasta finales de 2023 o principios de 2024. 

Noticias relacionadas

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR