Que ser libre no nos cueste la vida a las mujeres

Que ser libre no nos cueste la vida a las mujeres

Dos niñas víctimas inocentes, es la expresión de rabia que ayer y hoy recorren las redes. ¿Y la tercera? 

Con nuestra educación patriarcal la excluimos a ella de la ecuación, de la inocencia. 

Con el asesino buscamos cualquier excusa para comprender su motivación. ¡Son locos! Y tratándolos así les quitamos la parte de culpa proporcional a la inocencia q robamos a la madre a la mujer maltratada. No son locos, están muy cuerdos, y son conscientes del daño que provocan.

Por Maria Murgui Gabarda

Ejecutan su violencia paso a paso, el miedo, la violencia, la prisión sin culpa en que se convierte el domicilio familiar comienza a desaparecer cuando las mujeres se separan, ellos comienzan a perder su poder, su propiedad. Son hombres frustrados ante la valentía de la mujer por querer volver a ser libre, por querer volver a vivir. Pero la violencia la ejercen durante toda la vida, a través del miedo, que atenaza la libertad de la mujer, que es consciente de que nunca recuperará su vida, si tiene hijos ese miedo se multiplica hasta el infinito… 

Mientras, la sociedad, cada vez que aparece un caso de Violencia de género (18 mujeres asesinadas por violencia de género y 3 menores asesinados por violencia vicaria en lo que va de año), trata de buscar una explicación a tal depravación. Y lo hace, excluyéndose de la parte de culpa que tenemos todos, por no atajar esto donde se debe, con educación en igualdad. Para excluirse la sociedad re victimiza a las mujeres buscando en ellas el error: 

Elegiste mal la pareja con la que pasar el resto de tu vida (si llevaran un cartelito con maltratador a la vista) 

Aguantaste demasiado la violencia (imposible explicar el miedo que atenaza la libertad y coarta su vida) 

Tu separación lo enloqueció (¿Y el derecho de ellas a vivir?).

Le quisiste quitar a sus hijos (¿alguien dejaría a sus hijos con quien los pone en peligro?) 

Tenemos q empezar a llamar a las cosas por su nombre para empezar a educar contra el patriarcado asesino. 

Y lo debemos hacer ya, en cada escuela, instituto, televisión, radio, en cada mercado y plaza... Las cosas no toman forma hasta que no se las nombra. 

Hay que alzar la voz para terminar con el terrorismo machista.

No las han matado, se llama ASESINATO POR VIOLENCIA VICARIA.

Con tres víctimas inocentes.

UN MALTRATADOR NUNCA ES UN BUEN PADRE. 

*Escrito por María Murgui Gabarda

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR