Perro no come perro ¿verdad señor Casado?

Perro no come perro ¿verdad señor Casado?

Perro no come perro, y menos aún si es de la misma camada. Y por eso el joven Pablo Casado mira para otro lado dando la callada por respuesta cuando algún profesional -todavía queda algún periodista lejos del influjo de la caverna mediática- le pregunta sobre María Dolores de Cospedal. La ex Secretaria General de los populares, antigua mentora del antes pimpollo y ahora barbudo presidente del partido más corrupto de Europa -según los tribunales- ha sido imputada, al igual que su marido, el empresario Ignacio López del Hierro por tres presuntos delitos en la Operación Kitchen: cohecho, malversación y tráfico de influencias. Por cierto a la derecha y ultraderecha les gustan las barbas, igual que a los de Franco les gustaban los bigotes. Al parecer sus asesores consideran que la apariencia dada por los hombres con barba ofrece un aspecto más varonil y seguro.

 

Pero vayamos a lo que nos ocupa: Maria Dolores de Cospedad, peineta y mantilla del Corpus Christi toledano. Otra dirigente más, del Partido Popular, imputada por enésima vez en una presunta trama delictiva que afecta, de arriba abajo a su partido. Señor Casado, por más que calle y mire al cielo, o al suelo, no puede usted desvincularse de este asunto, porque si tiene algo de memoria, fue Cospedal quien le apadrinó y regaló sus votos en aquellas primarias del verano de 2018. Y quien puso a su disposición todo el poder orgánico del que aún disponía dentro del PP, para que usted -que había perdido las primarias- pudiera superar, en segunda vuelta, a la otra candidata y rival directa de la Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría.

Y bien sabe Dios, y usted, que Cospedal le regaló sus votos, no porque creyera en sus dotes de liderazgo, sino más bien para cortarle el paso a la auténtica ganadora de las primarias: la ex vicepresidenta y mano derecha de Rajoy, Soraya Sainz de Santamaría. Un cerebrito en la estructura del partido, dicen en Génova, esa sede que ha visto repartir, presuntamente, tantos sobres en dinero B, que incluso ha sido reformada con pagos en ídem, y que dice usted que ya ha vendido el edificio, a ver si así se nos olvida la corrupción, pero que no termina de abandonarlo… Quizá en su ensoñación están pensando mantener y salvar la sede hasta 2024 para volver a saltar y brincar en ese balcón como lo hicieron el 4M gracias a la victoria “sin programa” que les regaló Ayuso, la “musa de las terrazas”, “la doctora de las cañas”. 

Nadie hubiera apostado un euro por usted, al inicio del proceso. Cuando todavía Rajoy seguía llamando al ex tesorero Bárcenas, “ese hombre del que usted me habla”, o al que dirigía íntimos mensajes: “resiste Luis, se fuerte”. Usted apuntaba maneras y por eso le tenían aprendiendo en el departamento de Comunicación, incluso llegó a ser vicesecretario general de Comunicación del PP entre 2015 y 2018. O sea, que algo debería de saber, y compartir, de los negocios que se cocían en esos despachos del PP. Anteriormente, pese a su juventud, en 2007, usted fue jefe de gabinete del expresidente Aznar. O sea que tuvo buen maestro. Desde la boda de El Escorial, hasta nuestros días, docenas de “ilustres invitados, cargos institucionales, vicepresidentes, presidentes regionales, diputados, tesoreros, alcaldes, consejeros, etc” han estado y están involucrados y condenados en diferentes tramas de corrupción relacionadas, casi todas, con las comisiones ilegales y la financiación ilegal del PP, confirmadas y sentenciadas por los diferentes tribunales de Justicia. 

Hasta llegar al 2018 donde en la terna de las primarias, usted estaba predestinado a inclinar la balanza hacia una u otra de las dos damas fuertes del PP, pero hete aquí que el destino quiso que Cospedal (a sabiendas posiblemente de lo que se avecinaba con Luis Bárcenas) decidió dar un paso atrás e investirle a usted la corona del reinado de un PP que llevaba ya años sin salir de la Audiencia Nacional, ni de las celdas de la prisión de Soto del Real. 

Convertido ya en señor y joven amo del PP, no dudó en poner en marcha, desde el minuto cero, las enseñanzas de su primer mentor, Jose María Aznar, cuyo lema se puede resumir en una frase: “para qué molestarse en negociar y hacer una oposición leal al Estado, si con vetar y decir NO a todo, se destruye más deprisa al enemigo, que es el Gobierno”.Que se hunda España que ya llegamos nosotros para levantarla”. Y dicho y hecho. Desde entonces, y ya van tres años, como jefe de la oposición, no se le conoce una sola propuesta, una sola posición de lealtad al Estado, incluso para tratar de solucionar el desmadre del  independentismo catalán, que le prepararon a su jefe de filas, Mariano Rajoy y a su Gobierno. Nada más y nada menos que  una Declaración Unilateral de Independencia (2017). Por cierto, que en aquella ocasión, Pedro Sánchez, como jefe de la oposición socialista sí apoyó al Gobierno de la nación para hacer frente a este grave reto territorial. Aprendan a hacer oposición leal y patriótica, por favor. 

Tres años de oposición que han transcurrido paralelamente al desarrollo judicial de las diferentes tramas de corrupción del PP, Kitchen, Púnica, Gürtel, Lezo, etc. De las que usted ha ido queriendo desvincularse y sin querer mirar a sus compañeros implicados… Hasta que las llamas han llegado a su mentora y protectora, Maria Dolores de Cospedal, la más reciente de las imputadas, en este caso en la trama Kitchen. ¿Y ahora qué?. Nada. Ahora nada. “El PP ha decidido no contestar sobre el PP”. O lo que es similar, perro no come carne de perro, y no muerde la mano que le dió de comer. Claro que sí. La inquebrantable lealtad de Casado, está sólo disponible para los presuntos delincuentes del PP, pero nunca, faltaría más, para el Estado, la seguridad territorial, la defensa de la salud pública, y el apoyo al Gobierno de la nación en la lucha frente a estas calamidades. 

 

Tampoco, está el patriota Casado y su Partido, para apoyar al Gobierno en la consecución de 140.000 millones de euros, de Fondos Europeos para la Reconstrucción de la Economia y el desarrollo de España. Incluso estuvo intrigando en la Comisión de la UE para que no se los concedieran, y todo porque si los tiene que administrar un gobierno donde tu no estás, mejor que España se quede sin fondos. Ahí le tienen. Un gran patriota, que se rasga las vestiduras todos los miércoles en el Congreso, acusando al Gobierno socialista de pactar con filoetaras, separatistas, comunistas… ¿también le fastidia que pacte con los dirigentes europeos para los Fondos de Reconstrucción? 

Tampoco es que haya ayudado mucho el “patriota Casado” en la reciente crisis de Marruecos. Mientras el Presidente Sánchez y el Gobierno español, han contado con el total respaldo de la UE, resulta que Casado, se reunía unos días antes de la avalancha fronteriza, con un partido marroquí contrario a los intereses de España en Marruecos. Todo esto calladito y dejando que se contaminara la paz social y la convivencia en Ceuta y Melilla, acusando al Sánchez de ser el culpable, en lugar de cerrar filas con su gobierno en defensa de las fronteras y de los acuerdos fronterizos. Qué gran patriota. A cada paso, más demuestra sus malas artes y las de su equipo. 

Y ahora, que su “musa de las cervezas” les ha demostrado que “sin programa” se pueden ganar unas elecciones, están tan envalentonados, que han abierto la veda a sumar todo tipo de gente a su causa. Así que, qué mejor compañía que la de un partido de la ultra derecha -sin complejos democráticos, dispuestos a dejar que los inmigrantes se ahoguen y no molesten- De nuevo veremos a PP, Vox y el diezmado Cs en la Plaza de Colón, para sacar músculo nostálgico. Lo que haga falta para echar a Sánchez, porque por las urnas lleva tiempo, esfuerzo y politica fina. Así que les quedan 32 meses, poco más de dos años, para convencer a los suyos -como Ayuso lo hizo en Madrid, o Trump en Estados Unidos-  de que se pueden ganar unas elecciones sin programa, sin defender la Sanidad y la Educación Públicas, ni hablar de la redistribución de la riqueza, la Justicia Fiscal, y la Justicia de los tribunales, la independencia judicial, etc… 

Con el populismo y el discurso de brocha gorda, cargando contra los inmigrantes, las mujeres, los derechos sociales, la justicia social, los programas de pensiones, subsidios, salarios mínimos, etc, les quedan dos años, con la caverna mediática de cómplice, para movilizar a las masas. Pero esta vez, oigan, no van a contar con el miedo a de la pandemia y la responsabilidad de las renuncias y los sacrificios que han tenido que pedir a sus ciudadanos, no solo el Gobierno socialista español, sino todos los gobiernos mínimamente democráticos y serios de cualquier país del mundo. Menos de los que ya sabemos, Brasil, India, las EEUU de Trump, etc. A ver esta vez, la palabra Libertad, hacia donde la van a dirigir. 

Aprovechen bien estos dos años y medio, porque entre tanto, nuestro país, y nuestros gobiernos -nacional y regionales- progresistas tienen que afrontar al menos tres importantes retos en el corto plazo: 

-Acabar con la maldita pandemia -mal que les pese y a pesar de sus obstáculos- ya tenemos casi 20 millones de españoles vacunados. Lo que nos acerca a buen ritmo al objetivo marcado por el gobierno de Sánchez de que el 70 por ciento de la población esté vacunada antes de finalizar el mes de agosto.

-Sacar a la economía española de la recesión generada por la pandemia de la Covid19. Con el agravante de que precisamente el motor fuerte de nuestra economía esté basado en el turismo y la hostelería. Los dos sectores, junto con el transporte y la movilidad, más dañados a nivel mundial por la pandemia. Por eso España ha sido, junto con sus colegas receptores de turismo, de los países mas afectados. 

Treinta y dos meses (llevamos 36 de gobierno socialista)  que  apremian y desquician a Casado y los suyos, porque el Gobierno de España, junto con Europa y la ayuda de los Fondos de Recuperación Europeos tienen una época por delante muy prometedores para acometer del desarrollo tecnológico, la digitalización, la transición ecológica, y una serie de medidas que serán aprovechadas para modernizar a España y situarla en la cabeza de las grandes potencias cara al futuro, tanto económica como socialmente. Sin dejar a nadie atrás. 

Si además de esto, el Gobierno socialista logra mediante el diálogo y los acuerdos, terminar con el enfrentamiento entre Cataluña y el resto de España -como así lo hizo con ETA- Entonces, los 32 meses que se dan Casado y el PP para volver a ocupar Moncloa, a base de destruir a Sánchez y el Gobierno -aún a costa de perjudicar los intereses de España- se les van a hacer eternos. Quizá esa sea ésta la clave de tanto nerviosismo, tanta crispación y tanta prisa. Y para eso, sólo se les ocurre repetir la foto de Colón.

En la España actual, que recién está saliendo de una crisis sanitaria sin precedentes (al menos desde hace un siglo) y que tantos sacrificios ha supuesto a la población, tenemos una situación política que marcha a dos velocidades: la de las luces largas y el horizonte, sin dejar a nadie atrás, del Gobierno de coalición de Sánchez; y la de las luces cortas, el populismo, la brocha gorda, el odio contra los inmigrantes, los derechos de las mujeres, el desprecio a lo público (Sanidad, Educación, Servicios Sociales) la crispación y el negacionista a todo, que defiende el PP y sus socios de Vox (Cs se autoextinguido gracias a sus flagrantes errores de cálculo en cuanto a sus alianzas)

En cuanto a los indultos que se están planteando esta semana en el tablero político, existe un largo recorrido entre “la habilidad magnánima del indulto y la torpeza mezquina de la venganza”, como dice en este mismo medio nuestro compañero Ignacio Ruiz. “Es otra vez la España rota que la situación de Cataluña evidencia cada vez más, con el debate del indulto a los presos del procés como coartada totalitaria. ¿Habilidad magnánima o torpeza mezquina? como escribe Ruiz.

Indultar a los políticos presos catalanes del procés, que ya han cumplido casi cuatro años de la pena de prisión, además de un mensaje acercamiento, reconciliación y concordia, dirigido a más de la mitad de catalanes que les votaron, es una herramienta perfectamente legítima, recogida por la Constitución, que da potestad al Gobierno, y solo al Gobierno, de aplicar la clemencia política y de paso, una estrategia eficaz para desproveer de argumentos a los independentistas más radicales que están instrumentalizando a estos presos, como “mártires” de su causa contra un gobierno nacional supuestamente opresor.  

Y aunque ahora sean muchos “los perros que ladran” contra el indulto al “catalán”, y no sólo desde una de las orillas, no se acuerdan lo poco que le costó al PP, conceder el indulto a Barrionuevo y Vera, dos de los artífices de las negociaciones con ETA, y condenados por estar involucrados en la guerra sucia, con mercenarios a sueldo incluidos, contra esa banda terrorista. Y qué poco se acuerdan, también, de su nula protesta, el PP, cuandoel Psoe concedió el indulto nada menos que al General Armada, inductor del golpe de Estado del 23F.

Así que, a otro perro con ese hueso.  

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR