Sánchez avisa a Marruecos y considera inaceptable que use la inmigración por "discrepancias en política exterior"

El Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí publicó un comunicado en el que reconoce que el problema tiene que ver con la posición de España respecto al Sáhara Occidental

Pedro Sánchez durante la comparecencia en la que respondió al comunicado de las autoridades marroquís / Foto: Europa Press

Sánchez avisa a Marruecos y considera inaceptable que use la inmigración por "discrepancias en política exterior"

El Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí publicó un comunicado en el que reconoce que el problema tiene que ver con la posición de España respecto al Sáhara Occidental

Marruecos ha decidido quitarse la careta y este lunes reconoció que la retirada de los gendarmes marroquís en la frontera con Ceuta no tenían que ver con su "cansancio tras el Ramadán", como dijeron hace unas semanas,  o como respuesta a la atención hospitalaria que España ha dispensado al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali. El fondo del asunto, según afirmó el Ministerio de Asuntos Exteriores del país alauí, tiene que ver con la posición de España respecto a la cuestión del Sáhara Occidental. 

 

La reacción del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, fue inmediata, y avisó a nuestro vecino marroquí que es "absolutamente inaceptable" que se diga que se ha utilizado la migración como consecuencia de una desavenencia en materia de política exterior. 

El jefe del Ejecutivo español supo del comunicado marroquí durante la XIII Cumbre Hispano-Polaca que se celebró este lunes en Alcalá de Henares. Y en la rueda de prensa posterior a este encuentro, Sánchez rechazó el comunicado de Marruecos "no es admisible que haya un gobierno que diga que se atacan las fronteras de España, que se abren para que entren 10.000 inmigrantes en menos de 48 horas en una ciudad española como Ceuta, y se la causa sean discrepancias en política exterior". 

Sube así la tensión diplomática con Marruecos tras el duro comunicado y todo hace indicar que la crisis con el país vecino del norte de África vivirá nuevos episodios en las semanas posteriores. A pesar de ello, desde España se siguen enviando mensajes de llamada a la sensatez. El propio Sánchez afirmó que "creo que es importante trasladar una actitud constructiva para con Marruecos, y que la vecindad y necesaria relación bilateral entre ambos países se tiene que cimentar sobre el respeto y la confianza". Pero, "ese respeto y la confianza no se construyen si se dice que por una desavenencia en política exterior, no se respetan las fronteras". 

El presidente español, que cuenta con el apoyo de la Unión Europea en este aspecto, advirtió a las autoridades marroquís que "ambos países tienen una relación estratégica y Marruecos no tiene ni mejor ni mayor aliado en la UE que España para muchas de sus demandas. España es un socio imprescindible", recordó. 

 

DOS COMUNICADOS EN UN SOLO DÍA

La creciente tensión diplomática y las manifestaciones del presidente del Gobierno vienen producidas por la publicación de un duro comunicado del ministerio de Exteriores del Reino de Marruecos en el que reconoce que el problema de fondo no es ni mucho menos la presencia de Brahim Ghali en nuestro país y piden que "España aclare sin ambigüedades sus elecciones, sus decisiones y sus posiciones" respecto al Sáhara Occidental. 

Según las autoridades marroquís, la atención hospitalaria de Ghali, no obstante, si ha revelado "la connivencia de nuestro vecino del norte con los adversarios del Reino para socavar la integridad territorial y las estrategias perjudiciales de España hacia la cuestión del Sáhara". Y para explicar su descontento, los marroquís han querido poner como ejemplo la cuestión catalana en España. Así se preguntan "¿Cuál habría sido la reacción de España si un representante del separatismo hubiera sido recibido en el Palacio Real marroquí?" Además, afirman que esta situación se pudo dar perfectamente cuando en 2017, según su versión, un importante líder del separatismo catalán hizo una petición de visita y reunión a su país, algo que no concedieron. Según Marruecos, su posición respecto a Cataluña no ha sido de "neutralidad" y siempre han defendido la integridad territorial y la unidad de "su vecino del norte". 

Tras la respuesta de Sánchez, el ministerio de Exteriores marroquí publicó otro comunicado respondiendo nuevamente y afearon al presidente del Gobierno que se refiriese a la "cuestión migratoria" algo que no está vinculado a esta crisis bilateral, según su versión. "La cuestión de la migración no debe utilizarse como pretexto para desviar la atención de las verdaderas causas de la crisis bilateral", cierra el comunicado marroquí. 

Lo cierto es que por mucho que digan las autoridades del país africano, España sufrió un asalto de miles de inmigrantes ante la pasividad de los gendarmes. Y aunque ahora traten de desvincular este episodio con la tensión diplomática, ambas cuestiones están muy relacionadas.

 

POSICIÓN DE ESPAÑA RESPECTO AL SÁHARA

El Sáhara Occidental fue una provincia española hasta que en 1976 nuestro país abandonó el territorio tras la denominada "Marcha Verde" de Marruecos sobre este vasto territorio. También Mauritania ocupó parte de este territorio hasta 1979 que quedó en manos de Marruecos. Sin embargo, en el 75 se inicia una guerra entre el Frente Polisario y las fuerzas armadas de Marruecos para la descolonización total y la independencia de la antigua colonia. 

España siempre ha mantenido la misma posición respecto al asunto y defiende las resoluciones de la ONU que proponen un referéndum de independencia para desligar el Sáhara Occidental de Marruecos. Por su parte, el reino alauí no quiere renunciar a un territorio de 266.000 kilómetros cuadrados en el que sólo viven medio millón de personas pero que tiene grandes reservas de fosfato y uno de los bancos pesqueros más ricos del mundo. 

El propio Rey Felipe VI defendió hace unos años en Naciones Unidas el apoyo de nuestro país al derecho de autodeterminación del Sáhara Occidental a través de la celebración del referéndum acordado en el seno de la ONU ( y que nunca se llegó a celebrar). También apostó por una resolución política del conflicto. 

La posición internacional respecto al Sáhara en la misma que mantiene España. Pero Estados Unidos, en una de las últimas decisiones de Donald Trump, decidió ser la primera potencia mundial en reconocer la soberanía marroquí sobre el territorio a cambio de que Marruecos entablara relaciones diplomáticas con Israel. Ahora, Marruecos quiere presionar a otras potencias, entre ellas España y la Unión Europea, para que sigan la línea marcada por la administración norteamericana y así resolver el conflicto a su favor después de más de 40 años de luchas. 

 

Noticias relacionadas

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR