Rocío Carrasco fulmina a la prensa del corazón

Rocío Carrasco fulmina a la prensa del corazón

No es una cuestión de fe. Hay fechas, datos, informes periciales, judiciales, psiquiátricos, psicológicos, forenses, escritos de especialistas en maltrato y violencia de género, etc… para aburrir.  No sólo es un caso más. Es uno de los miles existentes que agrupan violencia de género, maltrato psicológico, violencia vicaria, violencia filioparental, violencia económica y todo esto aderezado con casi veinte años de “machaque mediático”, con miles de horas destrozando el honor, la imagen y la intimidad de una mujer. Y como nos decían en la Facultad, “perro no come carne de perro”. Pero esta vez, Telecinco, ha hecho examen de conciencia y se ha dado una panzada a comer “perro”. La propia carnaza que durante casi 20 años ha estado sirviendo a sus audiencias. Las barbaridades que han salido por boca de hombres y mujeres, auto proclamados periodistas, pero de los de pacotilla, o al menos palanganeros del machismo. 

Este documental dirigido por Ana Peces, ha marcado un antes y un después en la comunicación de la violencia machista, y ha supuesto sin duda alguna, el mejor trabajo periodístico que se ha realizado en Telecinco en sus treinta años de existencia. El apoyo de las audiencias a las confidencias de Rocío Carrasco ha sido descomunal. Tan grande como la “campaña de odio y machismo” que se ha desatado en Redes contra Rocío, la cadena y los directivos y conductores del documental. Tan grande sí, pero el odio jamás podrá contra una historia de amor y resistencia de una madre para con unos hijos. Unos hijos que le fueron arrancados en vida. Como ella misma clama. 

La docuserie, “Rocío: decir la verdad para seguir viviendo” ha marcado un antes y un después en cuanto a la impunidad con la que se ejercía -y se ejerce- el periodismo patriarcal en este país. Ha puesto en la picota a decenas de periodistas, de marcado acento machista en el peor de los casos, y con ausencia de ´perfil de género´, en el mejor de ellos.  Tanto hombres como mujeres. A la par. El día que explicaron, a estos compañeros, en su Universidad aquello de “contrastar la noticia y aferrarse al rigor y la veracidad”, debieron de hacer novillos. De otra manera no se entiende cómo, tantos “profesionales” y durante tanto tiempo, hayan caído en las grotescas trampas -según ahora predican ellos mismos, en la misma cadena de Tv y en otras- del gran embaucador, como lo define la cadena, a quien “grandes directores y directoras de comunicación” han protegido y mantenido en nómina tanto tiempo. Dice la cadena, que “le han calculado un pago acumulado de unos tres millones de euros”. 

Como dice Ana Bernal Triviño, periodista especialista en género y profesora de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya) comentarista del documental, el problema es que estamos llenos de tertulias donde expertos de cualquier otra cosa opinan de feminismo y maltrato con un vocabulario y una mirada muy machista”. Hasta hace pocos años, quizá desde el #MeToo, tras el caso del productor norteamericano Weinstein, o las manifestaciones masivas aquí en España tras la manada, con los lemas, #NosTocanAuna #NosTocanaTodas, o #NiUnaMenos”, en España los medios trataban la violencia machista y el maltrato con cierta condescendencia para los agresores. El programa de Rocío Carrasco, que tiene presentada una demanda por malos tratos (con sobreseimiento provisional)  ha supuesto un punto de inflexión a raíz del eslogan “perro protege a perro”, que de alguna manera, deja en evidencia a los que “denigran a Rocío”, a favor de su presunto maltratador. En la propia cadena, la directora del Documental, Ana Isabel Peces Marañón, ha manifestado su gran sorpresa al conocer el fenómeno mediático en el que se ha convertido la fabulosa serie. Más de doce millones de Españoles la han visto durante estas últimas semanas, convirtiéndose en el documental de más éxito de audiencia de la cadena. Y periodistas de prestigio, entre ellos Mercedes Milá, han dicho que este trabajo documental, y lo que implica de enmienda a la totalidad al periodismo del corazón, debería de estudiarse en todas las Facultades de periodismo. 

Para Peces Marañón, periodista con formación en mirada feminista y gestión de políticas de Igualdad, “desde el primer día que hable con Rocío me di cuenta de que era una mujer maltratada”. Pero la propia directora de la serie, que es quien conduce en off, el testimonio de Carrasco a lo largo de las casi cien horas que se filmaron durante meses, y las casi cuarenta horas que se han emitido en 12 capítulos, mas el cero y más la entrevista de cierre, nunca pensó que se fuera convertir en un éxito mediático sin precedentes. Y desde luego, admite que es el mejor trabajo de su carrera, como así lo ha admitido también la presentadora, Carlota Corredera. Y sin duda, el mayor éxito para los directivos de la Fábrica de la Tele, (productora de la serie) Oscar Cornejo y Adrián Madrid. Sobre todo, porque a raíz de la emisión de este documental, aumentaron las llamadas al 116 de mujeres maltratadas de una forma exponencial. 

La docuseria empezó en marzo con una Rocío Carrasco llorosa, ahogada en crisis de ansiedad, que todavía tenía la pretensión de seguir en su papel de protectora de su hija (el hijo, especial, siempre ha quedado al margen de sus comportamientos, y en manos del padre que no le permite contactar). Una madre, que ha mantenido silencio, contra las bufas, los reproches, las mofas, las acusaciones, las ofensas brutales del padre de sus hijos -como asegura a lo largo de la serie- Y soportando sobre sus espaldas a una opinión pública que le acusaba de mala madre… hasta que en agosto de 2019 intentó quitarse la vida.A punto estuvo el ser -dijo Rocío- de haber culminado la obra maestra de su vida, tras transformar a mi hija en verdugo. Pero por suerte, me salvaron la vida…”. Ahora ha hablado, ha roto el muro de silencio, la cadena la cree, la mayoría de los periodistas rigurosos de este país la defienden… Y la reproducción misma de los testimonios “del ser” (como ella lo define), en épocas pasadas, quedan arrollados por las numerosas pruebas documentales que le dejan de mentiroso patológico, según afirma la propia presentadora y los testimonios del Docu. 

Ahora Rocío ya no se siente sola. Ahora se ha refortalecido tras contar su verdad a la sociedad frente a la que mantuvo el silencio, para proteger la inocencia de unos menores en manos del padre. Ahora Rocío, ya no quiere morir, “que se acabe todo”. Al contrario, quiere vivir, y quiere que empiece todo. Todo lo bueno que le queda por vivir. Que empiece la reparación de su trayectoria vital y que se sepa la verdad. Su verdad. Dice que “si el tiempo todo lo pone en su sitio… puede que haya llegado la hora de poner a la otra parte en su sitio”. 

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR