“Yo no soy esa”, el cuarteto de mujeres con discapacidad que hacen de su capa un sayo

“Yo no soy esa”, el cuarteto de mujeres con discapacidad que hacen de su capa un sayo

Son cuatro, pero valen por millones, porque con ellas se alza la voz de una parte de la población que o bien aparece poco y mal o directamente ni está, ni se la espera. Por eso Vicky Bendito, Maite García, María Fontella y Belisa García, han fundado “Yo no soy esa”, un clan que, con el fondo de la canción de Mari Trini, crece sin parar en las redes sociales y que ahora tiene sección propia en el podcast de Barbijaputa.

Y es que estas mujeres no esperan a que nadie las venga a buscar. Ellas ocupan el espacio cual feministas radicales que son: sin pedir permiso ni perdón. “El machismo a las mujeres con discapacidad nos destierra a un limbo que se encuentra entre el género y la nada”, dice Vicky Bendito.  

 

Y como los márgenes, solo están para escribir en los folios, decidieron proponer a Barbijaputa un espacio en el que estar en el centro y reivindicarse. “El sistema patriarcal nos impone a las mujeres en general una serie de roles de los que es muy difícil desprenderse, pues la educación que recibimos, la publicidad, el cine, etc, nos empujan al mito del amor romántico, al papel de cuidadoras abnegadas, a la obligación de estar siempre bellas, a ser serviciales y sumisas, a ser madres, esposas, pero a las mujeres con discapacidad esos roles se nos niegan sin más. Se cuestiona nuestra aptitud para esos roles, pero también se cuestiona nuestra capacidad para decidir sobre nuestras propias vidas y nuestros propios cuerpos, para hacer de nuestra capa un sayo”. 

Con este ímpetu lleno de razón la respuesta de la periodista y escritora era fácil de prever. “Ellas se ficharon solas. Me escribieron y me dijeron: queremos una sección sobre discapacidad en el podcast. Me explicaron qué tenían pensado y me quedé pasmada. Es un placer que te sacudan la mente como lo hacen. Su voz es más que necesaria porque el mundo no puede ser feminista si no es también anticapacitista”.

Y es que tal y como explica Maite García quien parió la idea, todo nació de escuchar los podcasts de Barbijaputa. “No recuerdo si fue escuchando la sección de ciencia o de psicología, pero me acordé de todas las veces en que, hablando con otras mujeres, con y sin discapacidad, habíamos reflexionado sobre lo invisibilizadas que estamos. Y qué poco se nos tiene en cuenta cuando se organiza, por ejemplo, un evento, una charla, unas jornadas feministas, en un salón al que se accede por escaleras, o sin intérpretes de lengua de sigo, o no se editan libros en audio libro, etc. Es una pena cómo esos detalles importantes impiden el acceso de mujeres vulnerables al feminismo y cómo no se escucha nuestras voces”. 

Y de ahí a dar el paso de llamar a las puertas del programa un paso. “En realidad, llevaba tiempo analizando mi propia experiencia como mujer con discapacidad y cómo se relaciona el género con mi discapacidad. Y, al escuchar el podcast, pensé ¿por qué no utilizar esta plataforma? Se lo comenté a las compañeras y Barbi acogió la idea con los brazos abiertos”. 

 

Hartas de la condescendencia

Unos brazos que como añade otra de las fundadoras de esta cuenta, María Fontella, son los mejores ya que en el feminismo “hace falta mucha pedagogía” sobre la realidad a la que se enfrentan estas mujeres. “Sí que es verdad que, poco a poco, nos vamos abriendo camino en él y conseguimos sentirnos escuchadas, pero queda mucho por avanzar aún. Como el resto de sociedad continúa con un nivel alto de condescendencia y cae fácilmente en el discurso fácil de la falsa inclusión defendido por la teoría "Crip”, en el que las personas sin discapacidad nos acaban diciendo cómo llamarnos o cómo sentirnos. Yo misma en mi etapa universitaria he vivido la discriminación dentro del activismo por reclamar que las acciones fueran accesibles”, añade.

“Queremos dar un mensaje a mujeres con discapacidad que se sienten olvidadas por el movimiento feminista, y también queremos ofrecer a las mujeres sin discapacidad otra visión de diferentes opresiones y discriminaciones. Por eso, este perfil es llevado por mujeres con discapacidad, aunque entre bambalinas hay otras mujeres sin discapacidad comprometidas por un interés familiar (por ser madres de criaturas con discapacidad, por ejemplo) o por interés en el tema. En este momento tenemos más de 600 seguidoras. Cada día tenemos más y el alcance de nuestras publicaciones suele rondar las 500 personas. Hacemos una media de 2 publicaciones semanales sobre discriminación de mujeres con discapacidad, sobre derechos y lecturas recomendadas, pero queremos ampliar nuestra información y por ello nos gusta recibir opiniones y propuestas para mejorar el perfil, desde un punto de vista feminista radical por supuesto”, describe Belisa García, community manager del perfil.

 

De la infantilización a la falsa inclusividad de la -e

Por su parte Vicky Bendito añade que el machismo “tiene prejuicio con las mujeres con discapacidad, porque lo tiene contra todas las mujeres. La diferencia es que si en el caso de las mujeres sin discapacidad, es más agresivo, en el nuestro la agresividad se cambia por la infantilización o la asexualidad cual San Benito. Así niegan nuestra capacidad para decidir como adultas. Insisto, en el limbo entre el género y la nada, en ningún caso, la libertad y la dignidad, que debemos defender cada día con uñas y dientes”. 

Un limbo, que tal y como añade Fontella, hace más difícil la visibilización de este colectivo de mujeres por la amplitud y diversidad del propio concepto de discapacidad y sus diferentes manifestaciones (física, sensorial, intelectual...).  “Esto no es sólo por la propia diversidad de la discapacidad, sino porque estamos ante una sociedad que no respeta la diversidad de la población. En última instancia se busca siempre la normalidad. Yo estoy cansada de leer que ha aparecido el “chisme” milagroso que va a hacer que las personas ciegas dejemos de utilizar el bastón o el perro guía, y eso es quitarnos una parte de nuestra identidad para que pasemos desapercibidas y seamos, permíteme la expresión, más “normales”. 

Y hablando de identidades esta feminista habla de cómo últimamente “se nos está llenando la boca con una falsa inclusividad por cambiar la última letra de los sustantivos por una -e, y hay un chiste, muy bueno, sobre un grupo que va a un bar les hablan con la -e y piden medidas de accesibilidad como carta en braille, pictogramas o si saben lenguaje de signos. A todo le contestan que no. Pues justo es un reflejo de lo que estamos viviendo, nos encontramos en una sociedad que premia la individualidad y una pseudoinclusión superficial, ya que acabamos pensando que la inclusión es sólo el lenguaje, como el uso del término “diversidad funcional”, pero hace falta mucho más, hace falta cambio de mentalidad y dejar de vernos como ciudadanas de segunda, ya que tenemos las mismas obligaciones que el resto, pero seguimos teniendo menos derechos”.

 

Más vulnerables a la violencia machista

Un ejemplo de ello son las agresiones machistas en el caso de las mujeres con discapacidad. Y es que, aunque por falta de datos, no pueden asegurar que el estigma de la discapacidad sea detonante de las agresiones machistas, sí que creen que es un factor de mayor vulnerabilidad. “Según la Macroencuesta de Violencia contra la mujer 2019, primera en la que se incluía la variable de discapacidad, tenemos una tasa de violencia física en pareja de un 26,6% frente a un 16,5% de las mujeres sin discapacidad, teniendo en cuenta parejas actuales y pasadas. Fuera de la pareja nos encontramos con un 17,2% de mujeres con discapacidad que han sufrido violencia física, frente a un 13,2%. En cuanto a la violencia sexual en pareja es de un 22,1% frente al 12,8% de mujeres sin discapacidad; y, fuera del ámbito de pareja estamos en un 10,3% frente al 6,2% de mujeres sin discapacidad. Y no estamos dando los datos del resto de violencias que se ejercen, como es la psicológica o la económica”.

Unas cifras que según la periodista Vicky Bendito requieren ser contados en los medios, así como en el feminismo. “Los medios de comunicación carecen de perspectiva feminista y de discapacidad. Aunque parece que algo empieza a cambiar, lo cierto es que hace falta aún mucha pedagogía sobre ambas cuestiones. En cuanto al movimiento feminista, creo que es muy receptivo a nuestra realidad, y creo que cuenta con nosotras no solo para hablar de discapacidad, sino en otros ámbitos. Somos nosotras quienes añadimos una perspectiva de discapacidad que no se había tenido en cuenta hasta ahora, no por ninguneo, sino por desconocimiento. Cuando las mujeres con discapacidad sacan a la luz sus situaciones de opresión y discriminación, y las explican, la respuesta es de sororidad”. 

Y es que tal y como estas cuatro luchadoras resumen, “el feminismo es una tabla de salvación para todas, para las mujeres con discapacidad por supuesto. Evidentemente hablo de feminismo radical, de feminismo crítico con potencial para cambiar el sistema, no como empoderamiento siendo sexys en nuestras sillas de ruedas”.

Nuria Coronado Sopeña es periodista, conferenciante y formadora en comunicación no sexista. Además es autora de Mujeres de Frente y Hombres por la Igualdad (Editorial LoQueNoExiste); Comunicar en Igualdad (ICI), documentalista de Amelia, historia de una lucha (Serendipia) y Premio Atenea 2021 @NuriaCSopena

Noticias relacionadas

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR