Marruecos cierra sus fronteras y se corta de raíz la llegada de inmigrantes irregulares a Ceuta

La llegada de personas procedentes del país africano ya había disminuido durante las últimas horas gracias a la eficaz actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la frontera ceutí.

Marruecos cierra sus fronteras y se corta de raíz la llegada de inmigrantes irregulares a Ceuta

La llegada de personas procedentes del país africano ya había disminuido durante las últimas horas gracias a la eficaz actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la frontera ceutí.

La policía marroquí ha puesto punto final a la pasividad de los últimos días en la frontera con Ceuta y ha cerrado el paso fronterizo de el Tarajal por lo que se corta de raíz la llegada de más inmigrantes. Durante las últimas horas han llegado a la ciudad española alrededor de 8.000 migrantes tras permitir y alentar el cruce de la frontera por parte de las autoridades marroquíes como respuesta a la atención hospitalaria en nuestro país de un líder del Frente Polisario. La actuación del presidente Sánchez y las gestiones diplomáticas por parte del Ejecutivo español, apoyado por la Unión Europea, parece que han dado sus frutos para acabar con la peor crisis humanitaria de los últimos años. Además, la respuesta española con el despliegue del Ejército y el refuerzo policial para devolver a los inmigrantes irregulares ha sido también imprescindible para controlar la situación.

Tras poco más de 48 horas, Marruecos ha decidido cerrar de nuevo su frontera y ahora la policía marroquí ejerce nuevamente el control en su parte de la valla fronteriza.  A principios de semana, el régimen alauí decidió relajar las medidas de control y provocó la llegada masiva de inmigrante a la ciudad española de Ceuta ( y en menor medida en Melilla). Se trataba de una acción premeditada y un chantaje como respuesta a España que semanas atrás accedió a atender por razones humanitarias a Brahim Gali, uno de los líderes históricos del Frente Polisario. Durante este tiempo, la tensión diplomática ha ido creciendo, mientras que alrededor de 8.000 personas se colaban a España, muchos de ellos menores (acompañados e incluso solos). El gobierno de Pedro Sánchez decidió entonces desplegar a unidades del Ejército español para controlar la situación y hacer efectiva la devolución de los inmigrantes irregulares en base al acuerdo bilateral de ambos países en materia migratoria. En cambio a los centenares de menores no acompañados, España les dará toda la protección posible para respetar los acuerdos internacionales y los Derechos Humanos.

La situación migratoria en las ciudades autónomas españolas ya se estaba controlando en las últimas horas. El Gobierno de España desplegó al Ejército y las unidades marítimas y terrestres de la Guardia Civil para contener la entrada de inmigrantes irregulares al país y en la madrugada de este martes y la mañana del miércoles las llegadas a las fronteras españolas para entrar en el país han sido "menos tumultuosas".

El Servicio Marítimo y los GEAS de la Benemérita han repelido los intentos de entradas a España, aunque en muchos de los casos no ha sido necesaria su actuación porque no han podido llegar a la frontera. En el lugar donde comenzó esta oleada de llegadas de inmigrantes irregulares, el espigón de Benzú, se transmite que la situación es más tranquila que en la madrugada del lunes y la mañana del martes y que apenas treinta o cuarenta personas parecen tener la verdadera intención de tratar de entrar en España.

En la mañana del miércoles, Marruecos ha anunciado que cierra la frontera con Ceuta evitando así el paso fronterizo de Tarajal y acaba así con dos días en los que ha fomentado las migraciones irregulares a España, aunque el Gobierno marroquí continúa sin manifestarse desde el pasado lunes por sus acciones. El PSOE ha criticado esta "estrategia inhumana" del país africano que "abre o cierra fronteras usando a quienes están desesperados".

Desde el comienzo de la llegada masiva de inmigrantes irregulares en la madrugada del lunes y hasta la tarde del martes, el Ministerio de Interior ha cifrado las entradas al país por Ceuta en 8.000 marroquíes. De estos, la institución asegura que la mitad ya han sido devueltos a su país de origen por las Fuerzas de Seguridad o por su propia voluntad. Pese a esto, un gran número de jóvenes continúan dispersos por la ciudad autónoma, aunque se ha reducido en gran medida el número.

La Delegación del Gobierno ha anunciado que aunque la situación ha mejorado, el despliegue de seguridad formado por la Guardia Civil, la Policía Nacional, y las unidades militares de La Legión y Regulares continuará "sine die" hasta controlar totalmente la crisis humanitaria.

Noticias relacionadas

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR