El Gobierno avanza en la nueva tributación de los autónomos y propone un sistema con 13 tramos de ingresos y cuotas entre 90 y 1.220 euros

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que dirige José Luis Escrivá, ha hecho llegar a sindicatos y patronal su primera propuesta, que ha sido rechazada por los representantes de los autónomos

El Gobierno avanza en la nueva tributación de los autónomos y propone un sistema con 13 tramos de ingresos y cuotas entre 90 y 1.220 euros

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que dirige José Luis Escrivá, ha hecho llegar a sindicatos y patronal su primera propuesta, que ha sido rechazada por los representantes de los autónomos

En España hay más de 3,2 millones de autónomos. Un sector que siempre ha sido una prioridad para el Gobierno de Pedro Sánchez. La crisis económica y la paralización de la actividad debido a la pandemia han castigado profundamente al sector, pero el Ejecutivo socialista dispuso desde la llegada del coronavirus a España de ayudas muy importantes como el cese extraordinario de actividad, la exención de cuotas, etc. Ya desde 2018 desde el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones se dictaminaron una serie de cambios legislativos importantes que hicieron que, por primera vez, estos trabajadores tuvieran derecho a paro, bajas y otras prestaciones. Ahora, se comienza a debatir otro punto importante: la fiscalidad. Las organizaciones del sector siempre han apostado por su sistema de tributación según los ingresos y el Gobierno está dispuesto a poner en marcha este sistema. Esta semana se ha mandado un borrador a sindicatos y patronal como punto de partida, pero los representantes de los autónomos no parecen dispuestos a aceptar cualquier cosa. 

 

El ministro de Inclusión, Seguridad Social e Inclusión, José Luis Escrivá ha trasladado a sindicatos y patronal un borrador con la propuesta del Gobierno para la nueva tributación de los trabajadores autónomos. Ésta crea 13 tramos de ingresos en función de los ingresos lo que determina la cantidad que cada trabajador podría pagar. Así, hay una cuota mínima que se situaría en 90 euros y otra máxima que llegaría a los 1.220 euros para las rentas más altas. 

La reforma planteada, que sirve como punto de partida, se desplegaría en un amplio periodo de nueve años y entre medias se activaría un sistema transitorio. Durante el primer año, a partir de 2023, la cuota mínima se situaría en 200 euros y la máxima en 400 euros. Para pasar a la cotización definitiva en el año 2032.

Por tanto, los autónomos que tuvieran un rendimiento neto anual de 3.000 euros tendrían que pagar una cuota de 200 euros mensuales en el tramo más bajo; y aquellos que ganasen por encima de los 48.000 euros anuales tendrían una cuota de 400 euros. Esta primera tabla de cotizaciones ha sido muy criticada por organización como ATA (Asociación de Trabajadores Autónomos) y UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos). Afirman que no tiene sentido que un trabajador que logre unos ingresos de 3.000 euros al año tenga que desembolsar 2.400 euros en impuestos ya que, según manifiesta Lorenzo Amor, eso es simplemente "trabajar para Hacienda". Mientras tanto, en el otro extremo, aquellos con ingresos superiores a 48.000 euros solo pagarían 4.800 euros. Consideran los representantes de los autónomos que la tabla no es progresiva y está fuera de la realidad. 

Por su parte, el presidente de UPTA, Eduardo Abad, considera que el borrador del Ejecutivo "no refleja lo acordado con las organizaciones representativas de los trabajadores autónomos por lo que no estamos conformes". 

Otra de las críticas que han hecho al Ejecutivo ha sido la forma de enterarse de esta propuesta ya que les ha llegado a través de la prensa ya que no se ha contado con ellos para que valoraran el sistema. Aunque el Gobierno sí ha remitido la información a los representantes de los sindicatos mayoritarios y a la patronal, en concreto a la CEOE. 

Hay que tener en cuenta que lo que plantea el Gobierno es solo un punto de partida y se espera que haya una intensa y larga negociación para adecuar el nuevo sistema de tributación de los trabajadores dados de alta en el RETA.

No todo han sido críticas ya que Mª José Landaburu, presidenta de otra de las organizaciones del sector, UATAE, afirmaba a través de sus redes sociales que "a falta de conocer con detalle la propuesta del ministerio de nueva cotización de autónomos, saludamos el avance hacia la justicia contributiva que supone y pedimos que se aplique lo antes posible a quienes tienen menos ingresos, sin tener que esperar hasta 9 años". 

Este nuevo sistema se viene trabajando durante los últimos meses. Precisamente en octubre del pasado año, se adelantó que los planes del ejecutivo irían por este sistema de "tramos de renta". En principio se apostaba por siete tramos, que ahora se han aumentado a trece, y que hubiera una graduación en función de los ingresos reales. 

Según los datos de la Seguridad Social y de la Agencia tributaria, se sabe que el 85% de los más de tres millones de autónomos en España cotizan por la base mínima, es decir, el SMI. Por tanto pagan poco más de 288 euros (los societarios pagan más). El problema de optar por estos mínimos llega a la hora de la jubilación. Los trabajadores del RETA se encuentran que después de años de trabajo tienen una pensión muy bajita. 

Por eso lo ideal es cotizar según los ingresos reales. Pero este sistema tiene sus complicaciones ya que cada trabajador tiene su propia casuística por lo que la situación es muy cambiante entre unos y otros. 

El Gobierno apuesta por reformas en el sector de los autónomos

No es la primera gran reforma que el Gobierno de Pedro Sánchez ha acometido para los trabajadores autónomos. Ya en 2018, la entonces ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, acordó con UTA, UPTA, UATAE y CEAT, la subida de algo más de cinco euros en la cuota mensual de estos trabajadores para que pudieran tener acceso a más protección social, bajas incentivadas, paro, formación, etc. 

Ahora, el Ejecutivo, está dispuesto a cambiar un sistema de tributación que siempre ha tenido gran rechazo por el sector. En estos momentos, la cuota mensual para los trabajadores del RETA está en 286,15 € al mes. Es lo que se paga por la cotización mínima que es la equivalente al Salario Mínimo Interprofesional que en la actualidad se sitúa en los 950 euros. 

Con la llegada de la pandemia del coronavirus, se paralizó las reformas programadas, entre ellas, la nueva cotización. Pero lo que no desapareció fue la apuesta decidida por el Gobierno para la protección de los autónomos. El cese extraordinario de actividad fue un auténtico salvavidas para millones de autónomos. Más de 1,3 millones de estos trabajadores recibieron una prestación extraordinaria y la exención del pago de la cuota de autónomos en lo peor de la pandemia. Estas ayudas directas han ido extendiéndose a sectores y trabajadores que aún no han podido recuperar su actividad económica normal debido a las restricciones que se han ido poniendo en marcha en función de la situación epidemiológica. 

 

 

Noticias relacionadas

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR