“La víctima debe sentirse apoyada cuando acude a declarar a sede judicial y no sentirse la acusada”

“La víctima debe sentirse apoyada cuando acude a declarar a sede judicial y no sentirse la acusada”

Los ojos de Meritxell Cabezón han visto en los diez años que lleva ejerciendo como jurista de lo Civil y Penal el dolor de las mujeres tan de cerca y tantas veces, que no hay contenedor alguno donde echarlo y que no se derrame e inunde al mundo cual tsunami. Por eso, esta jurista, máster en Derecho Fiscal y Tributario, y que durante cuatro años fue diputada en el Congreso de los Diputados por el PSC (2008-2011), trabaja cada uno de sus días por denunciar y acabar con la violencia que se ejerce contra la mitad del mundo por el hecho de nacer mujeres.

Y es que esta feminista de la Comisión del Turno de Oficio del Colegio de Abogados de Barcelona, abogada externa de UGT y autora de la idea de ilegalizar el pseudo sindicato OTRAS, tiene claro que para hablar de violencia y de los efectos que esta tiene en las víctimas, se tienen que romper los mitos patriarcales. “La sociedad se empezó a preocupar por los derechos desde 1960, antes no era un problema público su explotación laboral o sexual ni tampoco la violencia que se ejercía sobre ellos, y se concretó en la Declaración Universal del Niño en 1990. Las mujeres hemos tenido que esperar para que se reconozca la violencia como un problema público a la Democracia al 2004 para que fuera entendido como un atentado global a los derechos de las mujeres y niñas, y al 2015 para que se reconozca a nivel internacional. Estamos ante un asunto muy joven para los poderes públicos y la opinión pública y hace falta mucha pedagogía más para romper los mitos de la mala mujer”.

  • ¿El siglo XXI sigue siendo el Paleolítico en lo que a revictimización en los Tribunales se refiere?

La verdad es que hay un cambio sustancial de mentalidad desde la publicación del Convenio de Estambul. Dicho Convenio estableció la obligación a los estados miembros a dotar a los entes públicos y privados intervinientes en los procesos contra las mujeres de herramientas suficientes contra la victimización de las víctimas, valga la redundancia. El hecho que se de victimización, es que a estas mujeres y niños se les atribuya el estatus de víctima, hecho que antes del siglo XX no ocurría, ya que eran consideradas “cosas” de la propiedad de los hombres.

La victimización se produce cuando se hace rememorar una y otra vez a la víctima los hechos ocurridos, cuando se aplican mitos sobre la violencia, cuando se duda de su palabra y cuando el sistema no otorga las herramientas suficientes para paliar la violencia recibida. El siglo XXI, debería ser el siglo de la especialización de los entes jurídicos, tal como determina la legislación aplicable a nuestro Estado.

  • ¿Qué les debería pasar a quienes desde la justica echan sal a la herida de las mujeres y las revictimizan?

No creo que les deba pasar nada, puesto que con castigo no se produce nada bueno, al contrario, puede generar un efecto perverso. El ministerio de Justicia debería realizar evaluaciones periódicas de las resoluciones emitidas y velar porque haya una formación continuada. No puede ser que una vez adquirida la plaza ya esté todo conseguido. A la vez, que viendo que existen carencias, se haga para solucionarlas.

  • En muchos casos el retraso en poner una denuncia tiene que ver con el proceso que tiene que recorrer para afrontar el miedo y aun denunciar. ¿Este retraso afecta a su credibilidad?

Evidentemente sí, aunque quienes trabajamos arduamente en los procedimientos de violencia de género sabemos que la tardanza en denunciar es un factor derivado de las lesiones recibidas por las mujeres, ya que tienen miedo por los hijos, miedo económico, miedo social, es una de las técnicas utilizadas por las defensas de los agresores en los procedimientos, como queriendo decir que como ha tardado es mentira. Como ya comentaba los mitos patriarcales están muy presentes en la sociedad, y más, desde que la ultraderecha campa a sus anchas. Y es por desconocimiento.

Los indicadores más habituales en las víctimas de violencia sobre la mujer son precisamente la tardanza en denunciar, denunciar cuando deciden separarse, y las incoherencias que se producen precisamente por el Síndrome de Estrés Post Traumático. Todos estos elementos se utilizan en la defensa de los agresores, al igual que el mito patriarcal de la mala mujer, la mala madre. No hay nada nuevo escrito. Aunque cabe decir que hay una corriente judicial que no acepta estos mitos, e incluso abronca en sentencias cuando se utilizan, pero pasar, pasa.

  • ¿Cuál es el ABC de los interrogatorios empáticos?

No hay una guía fija. Se tiene que partir de hacer entender a la víctima que se la cree, y sobre todo, no cortarla en su explicación. Muchas veces es necesario por la estructura mental hacer un rodeo para poder llegar al quid de la cuestión jurídica. Hay mucha diferencia en preguntar ¿No es más cierto que?, que no ¿está usted segura que fue como denunció? A la vez que hay preguntas estériles para el tipo penal, que no tienen incidencia, que no es necesario preguntar para no ahondar más en el dolor de la víctima. Tenemos que partir que en los procesos de abusos, agresiones y violencia, prácticamente siempre la única prueba de cargo va a ser el interrogatorio de la víctima, ahora bien, no es necesario preguntar quince veces cuando se ha contestado ya dos sin contradicciones.

  • Que el fiscal y el abogado de la víctima de la Manada de Sabadell estén de acuerdo en el interrogatorio victimizante ¿en qué situación deja a la víctima?

La realidad es que las preguntas eran necesarias pero las formas son muy importantes. Preguntar de forma empática, haciéndoles saber que la crees, sin cortarla…Creo que muchas veces se confunde las preguntas que se deben hacer con la forma en que se deben hacer. La víctima debe sentirse apoyada cuando acude a declarar a sede judicial y no sentirse que es la acusada, hecho que ocurre muchísimas veces. He llegado a escuchar en una sala de interrogatorios: ¿Y usted por qué aguantó esto durante diez años? Esta pregunta victimiza. La correcta sería: “¿Por qué no pudo escapar de la situación durante diez años? La diferencia es notable.

A veces se confunde mantener la presunción de inocencia del acusado con causar más daño involuntario a la víctima. En el caso de la manada de Sabadell, la víctima estaba correctamente defendida desde el punto de vista jurídico para conseguir una sentencia condenatoria, pero no lo estaba a nivel emocional, por eso los psicólogos son quienes muchas veces dicen cuando está preparada para denunciar, hecho que no debería pasar, ya que, si así sucede, es que el proceso en sí es victimizante.

  • ¿Es solo falta de medios económicos, de formación específica o es que el machismo campa a sus anchas en los operadores jurídicos y no quiere hacer nada por cambiarlo?

Es todo junto. La Administración de Justicia siempre ha sido la hermana pobre en los presupuestos del Estado, precisamente porque este no recibe contraprestación, y repercute directamente en los ciudadanos. Falta mucha formación específica, ya que, aunque existe un curso especializado para entrar a formar parte de los Juzgados especializados de violencia sobre la mujer, este parece ser que no ahonda en los aspectos psicológicos de la víctima, y por eso, muchas veces, el trato que reciba la víctima procederá del bien hacer del juez o la jueza. Yo me he encontrado desde quienes lo hacen de forma magnífica a quienes vamos en dejarlo en no tanto.

Los cursos especializados para letrados son correctos, aunque incompletos, ya que se centra excesivamente en los aspectos procesales del derecho, dejando de lado los aspectos de diagnóstico de los mismos, con lo que no enseñan a no victimizar. Estoy hablando siempre de violencia sobre la mujer, pero estos juzgados atienden las agresiones que se amparan en la LO1/2004, dejando de lado las agresiones y abusos sexuales de quienes no son ni han sido pareja, con lo que la situación se complica. Agresiones sexuales a menores y a mujeres van a juzgados de instrucción, con lo que quien juzga no es especialista en ellos.

  • ¿Qué siente una mujer cuando además de por la justicia es agredida por los medios de comunicación?

No he hablado con ninguna de ellas, no he llevado ningún caso mediático, por lo que no puedo hablar en primera persona, lo que está claro, desde el punto de vista psicológico y de los efectos de la agresión, es que escuchar una y otra vez hablar sobre su vida, su caso, su agresión, revictimiza y no ayuda a la superación del trauma, además de atentar contra el derecho a la intimidad, por lo que los medios de comunicación también deberían hacer un proceso de constricción y ver que están haciendo mal.

  • ¿Los derechos humanos de las mujeres no se respetan con esta victimización continua en los tribunales?

Podríamos decir que no. El Convenio de Estambul se realizó para respetar los derechos humanos de las víctimas de violencia, porque no lo olvidemos, existe el derecho a vivir sin violencia.


Nuria Coronado Sopeña es periodista, conferenciante y formadora en comunicación no sexista. Además es autora de Mujeres de Frente y Hombres por la Igualdad (Editorial LoQueNoExiste); Comunicar en Igualdad (ICI), documentalista de Amelia, historia de una lucha (Serendipia) y Premio Atenea 2021 @NuriaCSopena

Noticias relacionadas

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR