"Madrid is different", frente al Covid, cañitas y botelllones

Oasis en Madrid de fiesta y borrachera en plena pandemia

"Madrid is different", frente al Covid, cañitas y botelllones

Vecinos Independientes de Torrelodones, UPyD, Ciudadanos… ¿será VOX el próximo caladero en el que siga pescando Toni Cantó? Es posible porque este político transformista -ser actor es otra cosa- destruye a todos los partidos donde hace caja. Lejos de ser ese político brillante y valiente del que hace lenguas un menguado Pablo Casado -con el aliento de la candidata Isabel Natividad Díaz Ayuso (INDA) en el respaldo de su escaño-, Cantó es un político exterminador. Su programa es el de la tierra quemada. ¿Es ese el objetivo de Casado al infiltrarle en las listas de Madrid? ¿Acabar con el actual PP madrileño de Almeyda y Ayuso y de paso con la candidata INDA?

Volvamos sobre estas líneas: ni vecinos, ni ciudadanos, ni demócratas progresistas. Liquidación por derribo es el daño colateral de convertir la política en un espectáculo de magia potagia y transformarse en el Gran Houdini de los parlamentos. Desaparezco en Valencia y, nada por aquí, nada por allí, aparezco en Madrid pese al cierre perimetral. Como ocurre con los buenos charlatanes de feria nadie sabe dónde están los principios de Cantó. ¿Están ahora en el cubilete del partido del que abominaba hace unos días por corrupto?

El ex de Cs es solo el último ejemplo del dislate en que se ha convertido la política nacional, cada vez más berlanguiana. Mociones, tránsfugas, insultos, pactos que se rompen, promesas incumplidas, vetos anticonstitucionales, líneas rojas, cordones sanitarios… Y ahora el estrambote final. Pablo Casado, el líder que quiere reconstruir al centro-derecha y olvidar la corrupción pasada, le da el número cinco en la candidatura de INDA a un político cunero por excelencia. La estrategia es grosera por evidente. Nada mejor para bajar de su pedestal a la patrona de la hostelería que inocularle el germen de la destrucción.

Dicen quienes le han sufrido que, a pesar de carecer de pedigrí democrático -ser demócrata es algo más profundo e importante que votar e ir en una lista electoral- es un divertido compañero para tomar cañitas, virtud esta muy apreciada en la tertulia de la que son conspicuos Martínez Almeyda y la candidata INDA, aunque la experiencia, madre de toda la ciencia, nos diga que tomando cañitas no se vence al virus. Con todos mis respetos para los hosteleros que veneran a la santa de Valdebebas, la candidata INDA está mal aconsejada por sus consejeros áureos. No es en bares y restaurantes, tirando cañas y sirviendo bocadillos de calamares donde se dobla la curva de la pandemia.

En estos años de enfermedad, dolor y muerte a quien hay que defender a ‘muerte’, nunca mejor dicho, es a la Sanidad Pública. Es en los centros de Atención Primaria y en los hospitales donde se aísla y extermina al virus gracias al esfuerzo y el conocimiento del personal sanitario que pone en riesgo su vida. Si de verdad le preocupara la salud de los madrileños y el sector hostelero, la candidata INDA habría destinado los 150 millones que ha costado el inútil hospital Zendal a subvencionar directamente a los hosteleros para paliar las pérdidas ocasionadas por las necesarias restricciones para frenar los contagios. Así la Covid19 no habría ido de cañitas ni habría asistido a botellones ni fiestas ilegales. No olvidemos que las cañitas también las pagan los ciudadanos madrileños. Al final, lo comido por lo servido.

Claro que a quién le importa que nuestros representantes sean serios, diseñen estrategias solidarias y no respondan a las crisis con el manido sálvese quien pueda para abandonar los primeros el barco que han hundido. El estilo Trump -mentiras tras mentiras- sirve para engañar a los ciudadanos cándidos y justificar a los insolidarios, pero no para solucionar los problemas. Este es el prototipo del político que simboliza la candidata INDA. Superficial, gobierna sin proyectos ni ideas, más allá del slogan publicitario de comunismo o libertad. ¿De qué comunismo y de qué libertad habla? Ni ella misma lo sabe. Lo que le importa es ser viral, trending topic como se dice ahora. Tirar del hilo, aunque no tenga ovillo.

Alguien escribió -siento no recordar ahora quién- que tenemos la peor clase política en el peor momento. Cierto. La opereta que representan Cantó y sus compañeros tránsfugas del partido que fundara otro desertor en combate, Albert Ribera, es el síntoma de la enfermedad que asuela a este país llamado España, que ya no es de todos. Haylos que lo consideran un cortijo del que son dueños y señores y los demás jornaleros a su servicio.

El resultado de esta manipulación trumpista y tramposa es una sociedad dividida y polarizada donde no se debaten las ideas, sino que se fijan posiciones. Donde los Parlamentos son centros comerciales en los que todo se compra y se vende, escenarios donde actúan los youtuber, milleniam, influencer (o como se diga) sustitutos de la otrora clase política que representaba los intereses ciudadanos, al amparo de una Constitución que debería defendernos a todos para erradicar de la rex pública esta hoguera de las vanidades alimentada con el ego individual.

La reforma de la Constitución debería ser proyecto prioritario de los partidos para, desde el consenso, dar un paso fundamental que impida este bochornoso espectáculo de las puertas giratorias. Una reforma que debería contemplar las listas abiertas para que los electores tachen de ellas, sin obligaciones partidistas, a todos aquellos que solo buscan acumular ‘me gusta’ para ir de gira por los parlamentos sean nacional, autonómico o municipal sin aportar ni una sola idea. ¿Es posible esta utopía? Es posible si sacamos de la urna el tuit y metemos la idea, si introducimos la papeleta del respeto y rechazamos la del odio de la candidata INDA, cabeza visible del movimiento aznarista que pretende meter a España otra vez en el rincón oscuro y fratricida -el rincón bueno que dice Ayuso- de la Historia. En este contexto deberemos situar su grito absolutista buscando la confrontación en la que no deben caer los rivales, que no enemigos, de INDA.

Frente al transfuguismo, postureo, ultraliberalismo, caos, oportunismo e irresponsabilidad de la clase política que gobierna la Autonomía madrileña, solo políticos con principios, sinceridad, solidaridad, orden democrático, consenso y reflexión podrá Madrid liderar un cambio social y mandar al limbo político a la Triple A del ultraliberalismo que representan Aznar, Abascal y Ayuso y sustituirla por la Triple S de Solidaridad, Solvencia y Seriedad que debe aportar la alternativa que representan Ángel Gabilondo, Mónica García y Pablo Iglesias. De ellos depende evitar el susto o muerte de Ayuso y VOX.

Noticias relacionadas

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR