El mito de Kora o la invención de la pintura

El mito de Kora o la invención de la pintura

En la Historia Natural de Plinio el Viejo, un compendio de libros reales e inventados que se recogen en formato enciclopédico en 37 volúmenes, se recrea el mito corintio que relata el origen de la pintura, cuyo nacimiento sitúa en la Grecia del siglo VII a. C. Igualmente, señala como autora del descubrimiento a la joven Kora, hija del alfarero Butades de Sición al que Plinio también atribuye el germen de la escultura, aunque, rigurosamente, se debería tratar a Kora como la descubridora del dibujo.

«(...) pasemos a la plástica. La primera obra de este tipo la hizo en arcilla el alfarero Butades de Sición, en Corinto, sobre una idea de su hija, enamorada de un joven que iba a abandonar la ciudad: la muchacha fijó con líneas los contornos del perfil de su amante sobre la pared a la luz de una vela. Su padre aplicó después arcilla sobre el dibujo, al que dotó de relieve, e hizo endurecer al fuego esta arcilla con otras piezas de alfarería. Se dice que este primer relieve se conservó en Corinto, en el templo de las Ninfas». Plinio el Viejo, Historia Natural, XXXV, 43

Como casi todas las mujeres artistas, Kora creció en el taller de su padre modelando con arcilla y desarrollando una sensibilidad hacia la creación que dio lugar a ese gran descubrimiento, no solo de la pintura o el dibujo, también del retrato. Curiosamente, en el texto de Plinio se citan también a las artista Timarete, Irene, Calypso, Alcisthenen, Aristarete, Iaia de Kyzicos y Olympia. Como es fácil comprobar, ninguno de esos nombres ha transcendido en la historia del arte.

El mito cuenta que Kora se enamoró de un joven campesino corintio que, al no pertenecer a una familia influyente, fue requerido para marchar a la guerra. La última noche, durante la despedida, la enamorada descubrió que la luz proyectada por una vela plasmaba la sombra de los perfiles recortados de ambos. En ese momento, la artista trazó una línea de contorno, una forma que se convirtió en un retrato. Es decir, fue el primer retrato consciente de la historia. Con ese grafismo creó el efecto mágico que supone fijar una idea en una imagen permanente y transformarla, además, en una percepción tangible.

El mito ha sido representado por artistas de diferentes épocas y estilo, como Felice Giani o Louis-Jean-François Lagrenée, pero tres obras pertenecientes al neoclasicismo poseen una relevancia especial: el óleo de Joseph Wright titulado La doncella corintia, realizado entre 1782 y 1784; el de Joseph-Benoît Suvée , quien apenas unos años después, en 1791, creó su afamada obra Butades o el origen de la pintura, que, como la anterior, sitúa la escena en la penumbra de un interior con la sombra proyectada por una vela, representación literal de la historia descrita por Plinio; pero la más brillante de las tres, surgida de los pinceles de Jean-Baptiste Regnault en 1793, es la titulada L"Origine de la peinture. La jeune corinthienne Callirrhoé dessinant le profil du berger son amant, que se conserva en el Salón de Nobles del Palacio de Versalles. Se trata de un óleo que inmortaliza el momento del atardecer en el que el hoplita se despide por última vez de su amada, en un espacio dominado por los colores ocres y anaranjados en el cielo de Corinto. La joven artista descubre que el sol, muy bajo ya, pero potente, proyecta la sombra sobre un muro bajo. Kora, pincel en mano, lo fija con auténticos ademanes de pintora.

Es curioso que, según la leyenda, se atribuya la invención de la pintura, una de las artes mayores, a la parte más invisible de la creación artística, es decir, la producida por mujeres, tal y como sucede con el arte rupestre, estudiado desde hace más de una década por el biólogo británico John Manning, quien demostró que la longitud relativa de los dedos es diferente en hombres y mujeres, por lo que las improntas en negativo de las manos humanas que se pueden encontrar en cuevas rupestres, y que son consideradas como las representaciones más antigua que se conocen, fueron realizadas por manos femeninas.

Por todo ello, tanto los trabajos llevados a cabo por diversos investigadores, como los antiguos relatos que nos transmiten los mitos, apuntan a que las mujeres estuvieron presentes en los orígenes del arte, de la pintura, del dibujo y, aunque como continuadoras de una idea original, también de la escultura.

Noticias relacionadas

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR