La Cepyme estima una pérdida de entre 85.000 y 135.000 puestos de trabajo si se aprueba una subida del SMI muy discutida dentro del Gobierno

La Cepyme estima una pérdida de entre 85.000 y 135.000 puestos de trabajo si se aprueba una subida del SMI muy discutida dentro del Gobierno

La Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) ha elaborado un estudio junto a Randstad Research en el que estiman que si se aprueba una subida del SMI como marca el acuerdo del Gobierno de coalición se podrían perder entre 85.000 y 135.000 puestos de trabajo. La patronal mantiene que este momento marcado por la crisis del coronavirus no es el indicado para sacar adelante esta medida que podría perjudicar la recuperación y señala los sectores de hostelería y comercio como los que saldrían más castigados. Prevén que el 52% de esta pérdida de empleo se concentraría en los negocios más dañados por el Covid – 19 y los jóvenes y las personas con menos formación serían las más castigadas. Esta cuestión está causando conflicto dentro de las propias líneas socialistas con un sector de Trabajo dirigido por Yolanda Díaz que quiere mantener la subida y se enfrenta directamente a las filas económicas lideradas por Nadia Calviño. Díaz se quiere situar en la misma ruta que la Unión Europea que ha optado por este incremento para paliar los efectos económicos de la pandemia mientras que Calviño opta por paralizar la medida, aunque mantiene que esto no supone una ruptura del acuerdo fijado en el Gobierno de coalición de aumentar el SMI hasta un 60%. Por su parte, Pablo Iglesias empuja a que la subida salga adelante y espera que en los próximos Consejos de Ministros se alcance un acuerdo que sería unilateral con la CEOE, que se opone por completo.

La Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) ha elaborado un estudio en el que estiman que la subida del Salario Mínimo Interprofesional un 5’3% más hasta alcanzar los 1.000 euros podría tener un impacto negativo con la destrucción de entre 85.000 y 135.000 puestos de trabajo. Desde el organismo creen que esta medida afectaría especialmente a los sectores más castigados por la pandemia, hostelería y comercio, que aún no han tenido tiempo de comenzar su recuperación, concentrando el 52% de la pérdida de empleo.

El estudio elaborado por Randstad Research en colaboración con Cepyme señala que este incremento tendría una consecuencia “muy lesiva” en este momento marcado por la crisis del coronavirus y que la recuperación de empleo se podría ver dificultada. “Esta subida del SMI se plantea en un momento muy complicado para la economía española y en una situación extremadamente crítica para muchas empresas, especialmente pymes”, explican desde la patronal. Además, opinan que esta medida afectaría directamente a jóvenes y personas con menos cualificaciones.

La Cepyme señala que el ejercicio del Gobierno debe ir en línea con los agentes sociales y la situación económica del momento y tener en cuenta la evolución del ICP “que este año es negativa”.

UN GOBIERNO DIVIDIDO

El programa socialista recoge la subida del SMI hasta un 60% y, a comienzos de su legislatura, aprobaron el aumento en un 30% hasta los 950 euros. No obstante, existen diferencias dentro de las propias filas socialistas sobre la paralización o no de esta medida hasta que se vea más estabilizada la situación económica. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, mantiene las pretensiones de subir esta cifra a lo largo de 2021 llegando a un acuerdo entre patronal y sindicatos pero desde Economía, Nadia Calviño apuesta por congelarlo durante el próximo ejercicio.

Díaz sostiene que esta medida va en línea con las políticas adoptadas por la mayoría de países de la Unión Europea y las recomendaciones de la Carta Social Europea que han apostado por una subida del salario mínimo como recurso para paliar los efectos pandémicos. Con ello, pretende separarse de las políticas de austeridad de Mariano Rajoy y situarse en el lado progresista que permita un aumento del poder adquisitivo de los trabajadores y que se discuta en una mesa de negociaciones. “Ya nadie habla de congelar el Salario Mínimo Interprofesional”, declaraba en una rueda de prensa, “estamos en la mesa de diálogo social y, por tanto, como siempre decimos será el diálogo social el que resuelva esta cuestión”.

Calviño por su parte mantiene que no es el momento para sacar adelante esta medida, aunque señala que esto no supone una ruptura de los acuerdos cerrados en el programa del Gobierno de coalición. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, también sostiene esta línea optando por desplazar la aprobación de la subida hasta el segundo semestre de 2021.

PABLO IGLESIAS ESPERA EL ANUNCIO DE PEDRO SÁNCHEZ DE LA SUBIDA DEL SMI EN LAS PRÓXIMAS SEMANAS

Algunas fuentes apuntan a que, finalmente, esta subida se podría materializar a principios de año en un 0’9% más, porcentaje menor al reclamado por el líder de Podemos y socio de Gobierno, Pablo Iglesias, que reclama un 1’8%. Este porcentaje del 0’9% corresponde al anunciado para la subida de las pensiones y los salarios de los empleados públicos recogido en los Presupuestos Generales del Estado ya aprobados. Fuentes cercanas a Diálogo Social apuntan a que Calviño podría aceptar esta subida frente a la propuesta por Iglesias, la apoyada por Comisiones Obreras y UGT, aunque ya han apuntado que están dispuestos a negociar una cifra menor.

El morado apuesta por que en los próximos Consejos de Ministros se llegará a un acuerdo en las negociaciones aunque el sector económico de los socialistas mantiene que escucharán “con la prudencia que aconseja” la situación económica, según declaraciones de Montero.

LA PATRONAL PODRÍA QUEDAR FUERA DEL ACUERDO

La CEOE advertía hace dos semanas que no negociarán por el momento ninguna subida del SMI y se apoyan en la parte del Gobierno más reacia al avance de la medida. Para ello remitían un informe de la Comisión Europea y afirman que “el salario mínimo aumenta los sueldos de los asalariados de bajos salarios mucho más que su posible impacto negativo en los puestos de trabajo”.

La primera subida del SMI fue recibida con vaticinios desde los bancos, las patronales y la derecha catastróficos. El Banco de España señalaba una pérdida de hasta 125.000 trabajadores antes de que se aprobara el incremento, una estimación que luego fue reducida considerablemente por las conclusiones de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) que cifraba la pérdida entre 13.000 y 33.000 puestos. No obstante, el Banco de España aun no ha elaborado un informe que cifre los efectos de esta medida a posteriori.

Desde los sindicatos apoyan que un incremento del SMI sirve para impulsar el consumo y la actividad económica y se apoyan en la subida que han hecho otros países europeos.

Noticias relacionadas

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR