El odio fascista desenfunda los viejos sables oxidados

La ministra de Defensa, Margarita Robles, denuncia ante la fiscalia a los ex militares golpistas

El odio fascista desenfunda los viejos sables oxidados

Llegamos al final del 2020. Año que pasará a la historia como el de la peste del siglo XXI. De los populismos fascistas en Europa, y en España del renacer del odio de los ultras envalentonados de Vox. De todo ello, lo peor ha sido la devastación en vidas y haciendas de la pandemia del Covid19, por la que tantos mayores, fundamentalmente, han pagado con la enfermedad y su muerte en soledad. Pero también ha sido el año de la Memoria Histórica, en el que hemos podido desalojar, unos meses antes, los restos del genocida Franco del monumento de El Valle de Los Caídos. También es el año, en el que una derecha echada al monte, se niega a reconocer los resultados de las urnas y la formación de un Gobierno de coalición progresista. Niegan la evidencia democrática de que el Psoe, con Pedro Sánchez a la cabeza, ganara cinco veces seguidas todas las elecciones, nacionales, europeas, regionales, locales…y desde entonces no hacen sino poner palos en las ruedas de la legislatura, arrastrados por el auge de la extrema derecha en España, a la que el Partido Popular ha blanqueado y metido en las instituciones. Y cómo no, es el año del nuevo “ruido de sables", esta vez oxidados y al amparo de un partido fascista que tiene 57 asientos en el Congreso de los Diputados. Pero también será el año de la aprobación de unos PGE sociales e imprescindibles, con el mayor apoyo político de toda la historia que en pocos años transformarán a España.

Ya llevamos 20 años consumidos del siglo XXI, siglo en el que se avecina otro salto tecnológico de igual o mayor magnitud de la llegada a nuestras vidas de Internet. O de cuando se generalizó la compra masiva de smartphones. Esta vez serán, el Internet de las cosas-el 5G-, la inteligencia artificial, la robótica y la gestión del Big Data los que van a volver a revolucionar nuestro mundo. La sociedad avanza con saltos “cuánticos” hacia estados más avanzados de ciencia y tecnología que repercuten en el día a día de la mayoría de los ciudadanos del mundo.

Nuestra sociedad está cambiando a una velocidad exponencial, o al menos lo hace en los países más privilegiados de nuestro planeta. Las nuevas tecnologías influyen en cualquier faceta de nuestra sociedad, para bien o para mal, ya no nos relacionamos como hace 20 años, Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp etc. son la forma en la que miles de millones de personas se relacionan entre sí a lo largo y ancho de nuestro planeta. Esto hace que hasta las migraciones -los humanos somos nómadas por naturaleza- tengan más exposición a los medios de comunicación.

Millones de personas abandonan sus hogares en pos de mejorar su situación económica, huyendo de conflictos bélicos o de regímenes autoritarios y dictatoriales; y en esto si que el mundo no ha cambiado desde Cristobal Colón. Sólo que ahora el tercer mundo se expande en busca de sus familiares o amigos establecidos en el primero. Lo de siempre. En lo que se refiere a España, antes nosotros íbamos a Alemania, ahora vienen del sur a nuestro país.

También pasará a la historia el 2020, porque por fin, el esperpéntico, populista, fascista y nefasto presidente Trump dejará, a su pesar, de gobernar la nación más poderosa del mundo.

En este distópico año, La República Popular China, se ha posicionado como segunda potencia global en lo económico, y sigue apostando por convertirse en una potencia militar a la altura de los Estados Unidos de América y de la Federación Rusa. Al juego de posicionamiento geoestratégico llamado guerra fría jugarán solo estas tres potenciasen el futuro.

Año del Brexit, los ingleses cegados por una prepotencia populista nostálgica de imperialismos pasados, rompen con Europa, los ciudadanos de la “Pérfida Albión”, al menos en lo económico, nunca han sido socios de los que fiarse. Después del Brexit tendrán que volver a la piratería, financiera y de paraísos fiscales, si es que quieren sobrevivir a la competencia americana, china y europea. La UE tiene que hacerse fuerte en la negociación de salida, no podemos ceder puesto que son ellos los que han decidido “divorciarse”.

En España el 2020 quedará marcado en rojo como el año en el tuvimos que confinarnos, el año de las mascarillas, el año en el que decenas de miles de personas fallecieron a causa de un virus mortal y desconocido. El año en que muchos partidos políticos nacionales y regionales, se arremangaron y estuvieron desesperadamente luchando -al lado de la tripulación- noche y día, durante meses, achicando el agua de una nave en plena tempestad que se hundía…Y otros pisando la manguera a los bomberos para que España se hundiera en su miseria y llegar ellos como salvadores.

Durante este atípico ejercicio todos se han retratado:

-Los que eligieron salvar la economía antes que a las personas.

-Los que aprovechándose de la crisis sanitaria y económica, de forma desleal y antidemocrática, quisieron derrocar al primer gobierno de coalición y de izquierdas desde la Transición.

-Los que vieron la oportunidad de sacar réditos políticos y económicos a cuenta de intentar manipular el sentimiento de pena, de dolor y de desolación de muchas personas que lo estaban pasando mal. El negocio es el negocio, y aquí, en nuestro querido país, uno de los que más beneficios y comisiones genera es la construcción de obras públicas, y si hay que construir Ifemas y hospitales de pandemias, pues eso, las Ciudades de La Justicia sin jueces, los aeropuertos sin aviones, y las hospitales sin médicos tienen muchas ventajas, sirven para hacer inauguraciones a lo grande para hacerse publicidad, generan un montón de plusvalías a las empresas afines y además decoran un montón, y es que el Business es el Business …

-Los que enseguida supieron que eran una cifra, aunque pequeña, necesaria, para completar un número en el Gobierno socialista y fueron desleales a tiempo parcial, con el único motivo de figurar y salir en la tele, formando parte del gobierno y de la oposición al mismo tiempo, sin atisbo de vergüenza.

-Pero sobre todo el Gobierno de Sánchez, a quien le cayeron toneladas de responsabilidad que ni en sus peores pesadillas hubiera imaginado y que priorizó salvar vidas por encima de todo.

También, lamentablemente ha sido el año de nuestro Rey Emérito se ha retratado como consumado “comisionista” a la par que seductor impenitente, en posición de abuso y viajero incansable. Bueno, para muchos no ha sido ninguna sorpresa, son los comportamientos habituales de los varones pertenecientes a las élites económicas y culturales heredadas del antiguo régimen, aristocracia incluida, en España.

Por otro lado, en este 2020, por fin, se ha conseguido sacar adelante unos PGE gracias a la mayoría de las formaciones políticas presentes en nuestro Parlamento, para que podamos salir de esta crisis económica inducida por la pandemia, para gestionar las ayudas europeas que tiene que llegar, si las derechas españolas no lo impiden, y que tienen como fin el reconstruir y modernizar nuestra sociedad a la vez que avanzar en la consecución de la justicia social en nuestro país.

Año también en el que, una de las mujeres políticas españolas más mediocres, más incultas y más mentirosas que jamás haya conocido, pero con un ego superlativo, lleva, todo el año, haciendo campaña electoral para posicionarse como futura candidata a la Presidencia del Gobierno. Señor Casado, tenga usted cuidado que el señor Aznar apuesta por este tipo de políticas que son capaces de tomarse "Relaxing cups of café con leche in Plaza Mayor" o de repartir pizzas y bocatas de calamares a diestro y siniestro mientras dirigen nuestro futuro.

¡Cómo está el patio, señores y señoras mías! Solo nos faltaba el famoso ruido de sables tan típico en nuestra cultura, os daré un dato, el intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981 fue el vigésimo séptimo (27º) pronunciamiento militar en los 150 años anteriores.

Menos mal que esta vez los sables están y siguen oxidados por el paso del tiempo, y que estos caducos, decrépitos y trasnochados nostálgicos del antiguo régimen, que habiendo pertenecido a las Fuerzas Armadas ya no tienen capacidad ni para liarse a bastonazos entre ellos, pero si para decir que es mejor para España fusilar a más de la mitad de la población porque piensan diferente. Son los lodos renacidos de aquellos polvos de odio expandido por Vox y su parentela, los Olana, los Espinosa, los Smith, Abascal, Monasterio, etc.

Cuarenta y cinco años después de muerto el dictador y genocida de la voz atiplada, aún los españoles tenemos la penitencia de tener que aguantar los exabruptos de los últimos nostálgicos, revividos en los de la Plaza de Colón, inundada de banderas, muchas de ellas con el aguilucho inconstitucional. Uf, hay mucho facha jubilado, pero también quedan algunos por jubilar.

Que ganas tenemos todos los españoles de que llegue el 2021 para borrar este 2020 de nuestros calendarios. Y no sólo por tantos enfermos a nuestro alrededor y muertos en UCI, entubados y solitarios muchísimos de nuestros mayores. Qué ganas tenemos de que pasen las “exaltadas Navidades”, que dada la situación de muerte y desolación, no deberían de ser sino unas fechas más, de aislamiento y distancia, en nuestras vidas. Yo, personalmente, me reservaré para celebrar doblemente las del 2021, si es que llego, no vaya a ser que la irresponsabilidad del algún descerebrado me lo impida.

¡Qué triste sería que después de estar sacrificándonos y aguantando tanto tiempo la amenaza del maldito virus, nos contagiáramos ahora que ya no queda tanto para vacunarnos y para volver a la normalidad!

No nos relajemos ni un minuto en estas próximas Navidades, aún nos quedan muchas Navidades pero vidas solo tenemos una.

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR