La Ejecutiva socialista respalda a Sánchez que pide lealtad a los barones tras la polémica por el apoyo de Bildu a los Presupuestos

Reunión telemática de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE

La Ejecutiva socialista respalda a Sánchez que pide lealtad a los barones tras la polémica por el apoyo de Bildu a los Presupuestos

El Secretario General del PSOE y Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, alzó este lunes la voz para pedir lealtad y prudencia a algunos barones de su partido, en especial a Javier Lamban, Emiliano García Page y a Guillermo Fernández Vara tras la polémica del anuncio de Bildu y su apoyo a los PGE. El líder socialista reprochó que se hiciera público el malestar de ciertos sectores del partido por la forma en la que el Gobierno está buscando los apoyos necesarios para sacar adelante sus primeras e indispensables cuentas públicas. Además, el secretario de Organización, José Luis Ábalos, aseguró que no existe ningún acuerdo con la izquierda abertzale.

Desde la vuelta de Pedro Sánchez a la secretaría general de los socialistas y las victorias electorales que auparon al PSOE hasta la Moncloa, las reuniones de la Comisión Ejecutiva Federal suelen ser una ‘balsa de aceite’. Pero este lunes, el líder de los socialistas ha levantado la voz para reprochar a los barones socialistas sus críticas por la polémica desatada tras el anuncio de Bildu de estar en predisposición de apoyar los Presupuestos Generales del Estado. La Ejecutiva Federal apoyó sin fisuras a su secretario general y pidieron al resto de sectores del partido “lealtad” en unos momentos importantísimos para el futuro de la legislatura y del país con la tramitación de las cuentas públicas.

En este órgano interno de dirección, donde el único presidente regional presente es el extremeño Guillermo Fernández Vara, el presidente Sánchez dijo que “la lealtad es importante” y expresó su malestar por enterarse a través de los medios de Comunicación de las críticas que ha supuesto la postura de Bildu respecto a los PGE. “Todos tienen mi teléfono y siempre respondo”, aseguró Sánchez. El propio Vara quiso dar sus explicaciones a las afirmaciones de la semana pasada y dijo que respalda al cien por cien al Gobierno, que entiende la necesidad de aprobar los PGE, pero también afirmó que no veía bien la forma en la que Bildu y la otra parte del Gobierno de Coalición, Unidas Podemos, habían puesto en escena ese apoyo.

En la Ejecutiva también tomó la palabra otro dirigente que en el pasado se enfrentó a Sánchez por la secretaría general. Se trata del ex Lehendakari, Patxi López, que recordó el mensaje que siempre lanzaba Alfredo Pérez Rubalcaba respecto a la izquierda abertzale “o bombas o votos” y consideró que si entonces de defendía esa idea ahora, que ETA ha dejado de matar y no existe, no se puede cuestionar el papel de Bildu en la política. Por eso tampoco entendió la postura de algunos de sus compañeros, como tampoco nadie entiende las duras palabras de la "vieja guardia" socialista como las de Alfonso Guerra que no vienen más que a ayudar a la derecha y a la ultraderecha en su afán por atacar siempre al Ejecutivo.

La posición de este PSOE respecto a las conversaciones con otras formaciones políticas está clara y asumen que se trata de una muestra más de "normalidad democrática". Así lo han expresado durante el pasado fin de semana importantes dirigentes como el ministro Ábalos o la vicesecretaria general y portavoz parlamentaria, Adriana Lastra.

El problema es que la oposición ha encontrado un asidero más en el que agarrarse para atacar con dureza al Ejecutivo. No hay que olvidar que están empeñados en impedir por todos los medios la aprobación definitiva de unos PGE que significarían una legislatura larga. Y en ello están empeñados desde hace meses, utilizando la gestión de la pandemia, el terrorismo o bloqueando importantes instituciones constitucionales como el Consejo General del Poder Judicial. Cuestiones que debían generar consensos, pero que el PP y la ultraderecha de Vox no dudan en utilizar. Incluso van más alla, ya que Pablo Casado lleva meses desprestigiando y poniendo en duda la propia salud democrática de nuestro país en el seno de las instituciones europeas.

Tras la superación de las enmiendas a la totalidad de los presupuestos, en el PSOE se esperaba cierto margen y unas semanas de tranquilidad ante la gran mayoría (198 votos) que se consiguió agrupar contra las enmiendas de la derecha. Pero no ha sido así y todo el debate público gira en torno a una postura del EH Bildu, ensalzada por Unidas Podemos que ha desviado el foco de lo importante.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, dijo en la rueda de Prensa posterior a la Ejecutiva que había que poner en valorla mayoría sin precedentes que votó contra las enmiendas a la totalidad presentadas contra el proyecto de PGE elaborado por el Gobierno de coalición, lo que abre un nuevo escenario para todas las fuerzas políticas”. Para el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana “la democracia ha desplazado al obstruccionismo”.

Sobre la polémica, quiso dejar claro que “en democracia lo normal es dialogar, acordar e integrar lo diferente, al diferente, lo que no es normal es despreciar los intereses del país”. Y manifestó que “el gobierno no puede renunciar a los votos de nadie, no hay mecanismo para ello, porque está en juego el interés general de España, que es el bien mayor al que todos nos debemos”.

Ahora bien, también aseguró que “no hay pacto (con Bildu), lo que ha habido es una actitud de un grupo político que no se ha sumado a una enmienda a la totalidad a los Presupuestos. No tenemos ninguna garantía de que vayan a apoyar el Presupuesto más allá de los partidos de Gobierno”.

El problema, una vez más, es que el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, ha querido arrogarse más protagonismo del que realmente tiene y el anuncio de Bildu produjo de inmediato una reacción del líder de Podemos celebrando este apoyo. Además, quiso anunciar una supuesta adhesión de los independentistas vascos a la ‘dirección del Estado’ algo muy lejos de la realidad. Precisamente este martes, el presidente del grupo confederal de Unidas Podemos, Jaume Asens, ha reconocido que no hay “ninguna contrapartida a EH Bildu” por sus votos a favor de los PGE y ha asumido que se trata de una “acto de generosidad política”.

Noticias relacionadas

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR