Las banderas de Caín

Las banderas de Caín

Por desgracia España sigue siendo diferente, sin superar los doscientos años de retraso con lo que hay allende los Pirineos. Hay sectores que querrían que nuestro icono social fuese el cuadro de Goya donde dos individuos se dan de garrotazos hundidos hasta las rodillas en un lodazal. Hace unos días, en el 7º día de confinamiento se me ocurrió soñar que por fin, en la tragedia del coronavirus España podría tener un objetivo común al que vencer unidos por primera vez en nuestra Historia. Quería pensar que el veneno y odio que extiende la Brunete Mediática sería cosa de minorías… iluso…

El debate parlamentario para la extensión del Decreto sobre el Estado de Alarma fue un cubo de agua fría que me devolvió a la cruda realidad, y es que las derechas siguen donde estaban sus padres, abuelos y bisabuelos sin dejar de escenificarlo en esta ocasión. Saben que estaría muy mal visto votar contra la extensión, máxime cuando piden más mano dura contra un Pueblo que está cumpliendo ejemplarmente su papel en esta guerra contra el virus, pero ese voto obligado fue su pretexto para insultar al Gobierno durante toda la tarde.

Después sería el turno de la Brunete Mediática, tan comprometida como el filofascismo en reventar al Gobierno legítimo tras el que deberían formar como forman todas las derechas democráticas europeas. Ni una sola propuesta consistente; fueron horas de torear a toro pasado y sobre todo de mostrar un odio visceral que llegó al insulto personal como ya pasa no sólo en el Pleno sino en todo tipo de reunión parlamentaria que los mamporreros presentan como “trifulca” cuando no es tal sino ataques siempre provenientes de las poltronas fascistas y filofascistas… trifulca es cuando se les responde al mismo nivel, pero desde las filas demócratas no se les responde; se trata de agresiones desde la ultradereha, no de trifulca.

Saben que por obligación han de votar las alternativas propuestas por el Gobierno, pero se cobran el favor extendiendo la discordia en tiempos en que España necesita lealtad para vencer al virus. No van a dejar en mal lugar a sus abuelos, por lo tanto van a luchar contra la normalización de una España que consideran sólo suya y no de las “hordas demócratas” y del rojerío. Caín sigue presente y cegando el entendimiento de quienes quieren ser nuestros dirigentes.

Lo peor de la noche, para mí, fue la única propuesta salida de las filas de las derechas: poner las banderas a media asta, un gran funeral donde ellos estarían en primera fila, y hacer un Monumento en el centro de Madrid. Cada vez tengo más clara la triste Historia de España y nuestro retraso secular; en cualquier país demócrata europeo semejante disparate ya le habría costado el puesto a quien lo propone, y es que las tragedias se combaten con lealtad a quinen tiene que liderar la lucha de todos. Las banderas y el incienso no pintan nada en esta guerra donde las mejores armas son la lealtad, la unidad, la solidaridad… Caín nunca las usó. No son esos ni sus valores ni sus banderas.

Noticias relacionadas

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR