Los descendientes de Franco deberán pedir perdón a todos los españoles

Los descendientes de Franco deberán pedir perdón a todos los españoles

En helicóptero, sin escuadrones de cazas dándole escolta ni llamativas caballerías de regulares marroquíes abriendo el cortejo. Así abandono el Valle de los Caídos el féretro del Gran Dictador. A hombros de sus descendientes. Francisco Franco Bahamonde entró en un funcional helicóptero para realizar su último vuelo 83 años después de aquel primer viaje desde el Norte de África, desde la plaza de Agadir, pasando por Casablanca y que acabaría con el ‘Dragon Rapide’ en la plaza de Tetuán, lugar elegido para empezar la ruptura de España.

Una ruptura iniciada con una serie de muertes a cada cual más sospechosa. La primera la del general Sanjurjo, exiliado en Portugal y destinado a dirigir la sublevación contra la República. La segunda muerte fue la del general Amado Balmes, gobernador militar de las Islas Orientales y contrario a la rebelión de Franco. El tercero fue su primo Ricardo de la Puente Bahamonde, jefe del aeródromo de Tetuán, quien opuso resistencia a entregar el aeródromo. Fue detenido y fusilado dos días después sin que el general golpista intercediera por él.

Con esta sangría comenzó la rebelión que rompió España en dos, ruptura que a día de hoy sigue sin repararse. Es más, hay personajes de la política española que todavía intentan que sea mayor. No es solo el postureo propio de Instagram que han protagonizado los descendientes del general golpista con sus banderas bordadas con el águila de San Juan, el aguilucho preconstitucional, buscando las portadas de la prensa cavernaria y de las revistas del corazón.

Las declaraciones de los líderes políticos de la oposición, tachando la exhumación del cuerpo del dictador de acto electoralista, no es más que la demostración de que el franquismo fluye vital en sus venas. En estos días en que la acusación de romper España comienza a ser un tópico, ninguno de ellos ha tenido la decencia de denunciar al más sangriento de los rebeldes secesionistas españoles.

Los acontecimientos de Cataluña y de Barcelona en concreto son juegos de niños en comparación a los tres años de la guerra civil en que desembocó el fallido golpe de Estado militar protagonizado por Franco. (Abro un paréntesis grande. Cuando uno escucha a Albert Rivera, vestido con una camiseta patética propia de un souvenir turístico y arropado por dos strippers políticas afirmar en Barcelona que "quiere ser presidente para meter en la cárcel a todos los que quieren romper España", lo único que hace es, además de cometer un error político de gran magnitud, revelar su ignorancia y su escaso rigor democrático.

Ignora el señor líder de Cs que la separación de poderes es la base sobre la que se asienta un sistema democrático. Un presidente del Gobierno no puede meter en la cárcel a nadie, eso lo hace el poder judicial. Tampoco puede dictar leyes, para eso está el poder legislativo. Al señor Rivera le sale la vena dictatorial del militar golpista cuyos restos yacen ahora en el cementerio de Mingorrubio-El Pardo, al lado de su señora, doña Carmen Polo de Franco, más conocida como la collares. Cierro el paréntesis)

Vuelvo a lo que nos ocupa. He leído y escuchado a los conspicuos tertulianos, afirmar que hoy era el día histórico en que la memoria de los españoles dejaría de mirar hacia atrás y hacia los lados, hacia las cunetas. Disiento y doy la razón a dos grandes historiadores, José Álvarez Junco, -que suerte haber aprendido la Historia de España desde su magisterio- y Ángel Viñas. Hoy lo único que se ha hecho es enviar al golpista Franco al rincón de la Historia de España del que nunca debió salir. Pero no se ha reparado ninguna injusticia. Se hará Justicia cuando los descendientes del sangriento Caudillo acudan a la exhumación de todas y cada una de las víctimas de la Guerra Civil que todavía yacen escondidas en anónimas fosas comunes o descuartizadas por animales carroñeros.

Cuando esto ocurra, cuando pidan perdón a todos y cada uno de los muertos por Dios y por España que gritan los seguidores del militar sedicioso y desleal, podremos hablar de reconciliación y de heridas cerradas. Mientras tanto, mientras el nieto de uno solo de los muertos anónimos no de sepultura a su abuelo para poder dormir sin pesadillas, seguirá vigente el título de la novela del periodista Alfonso Domingo y el Odio recorrerá España a tumba abierta.

Noticias relacionadas

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR