Hasta siempre Alfredo

Hasta siempre Alfredo


Lo único que a todos nos alcanza, cualquiera que sea nuestra suerte, antes o después, es la muerte. Ante esa dramática circunstancia, convergen historias muy diferentes, a veces enfrentadas. En apenas dos años, hemos perdido a dos destacados socialistas: Carme Chacón y Alfredo Pérez Rubalcaba, que en 2012 se disputaron el liderazgo de nuestro partido. Pero toda discrepancia se desvanece cuando la muerte pone en evidencia la dimensión humana de quienes se van. Alfredo nos ha unido, a socialistas de todas las épocas, de todas las sensibilidades, en torno al extraordinario valor de su participación en la historia reciente de España.
Hoy me embarga la emoción al escribir estas líneas, pensando que nunca volveremos a ver a Alfredo.

Le conocía desde su responsabilidad como Ministro de Educación en el Gobierno de Felipe González; durante treinta años coincidimos en etapas de gobierno y de oposición, en momentos especialmente duros -como aquella mañana del 11 de marzo de 2004,tras el atentado de Atocha, cuando fue la primera persona que nos informó en Ferraz sobre la autoría de la masacre- ; y tuve ocasión de trabajar con el, codo a codo, en la difícil campaña de las elecciones generales de 2011.

Su inteligencia, su sentido del humor y su simpatía le granjeaban el aprecio de propios y ajenos; y su profundo conocimiento de ámbitos políticos muy diferentes -y muy complejos- le convirtió en un apoyo imprescindible para las sucesivas direcciones del PSOE, incluso de aquellas inicialmente menos afines a sus planteamientos.

Alfredo tenía mucho de político renacentista y de trabajador infatigable, un verdadero adicto al trabajo, desde un empeño permanente por entender las claves de la realidad y por anticipar su evolución.

Fue, también, la diana perfecta para el Partido Popular, que durante años lanzó contra el las acusaciones más infames, en particular en su etapa de Ministro del Interior. Y fue precisamente en esa tarea donde Alfredo llevo a cabo su contribución más valiosa en la historia de nuestra democracia, en el combate sin tregua contra el terrorismo de ETA.

Siendo él Ministro del Interior -responsable por tanto de Protección Civil-, y yo Ministra de Medio Ambiente, coincidimos en varias jornadas dramáticas, a causa de los incendios forestales. Asi que compartimos desplazamientos en helicóptero, algo que le provocaba verdadera ansiedad... Y recuerdo, en uno de esos viajes, mientras yo bromeaba, diciéndole que debería perder de una vez el miedo a volar, el me miró fijamente y me dijo: "Solo tengo miedo de verdad a una cosa: no llegar a ver la derrota de ETA".

No sólo llegó a verlo, sino que tuvo muchisimo que ver en esa derrota. Nunca lo olvidaremos: su recuerdo nos hará más fuertes.

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR