Los 80’s en España: la movida, la OTAN y los bebés robados

Los 80’s en España: la movida, la OTAN y los bebés robados

Cuando se habla de bebés robados el imaginario colectivo se sitúa, casi de manera inmediata, en las cárceles franquistas para presas republicanas en los años 40 y 50. Lo encuadramos rápidamente dentro de los “asuntos” que tienen que ver con la Memoria Histórica y, sin embargo, muy pocos saben que el robo de bebés alcanzó su punto álgido entre los años 70 y medidos de los 80, hasta el punto de aparecer explícitamente en preámbulo de una ley de 1987, concretamente, la ley 21/1987 de 11 de noviembre, donde se recoge de manera textual lo siguiente: “Esta ausencia de control permitía en ocasiones el ODIOSO TRÁFICO DE NIÑOS”. Lo dice una ley firmada en democracia por el rey Juan Carlos, ergo, de ese tamaño era el negocio que tenían montado.

Es un hecho cierto pues, que mientras en España la gente disfrutaba del estallido de la recién libertad en las grandes ciudades, en nuestros hospitales y clínicas, una trama criminal seguía robando los hijos e hijas de las mujeres más vulnerables. Esta vez ya no era la motivación ideológica el objetivo central de la práctica, pues el “gen rojo” del doctor Vallejo Nájera ya se consideraba muy antiguo. Ahora simplemente y no poco importante, existía el aliciente económico, el enriquecimiento a costa de las mujeres en riesgo, esa constante que existe siempre que hablamos de tráfico de niños y niñas; en los 50, en los 80 y en el 2019.

Es importante recalcar que esa desaparición forzada de miles de niños y niñas se produjo en muchas ocasiones después del año 1977, una vez firmada la ley de Amnistía, que tanto regocijo y paz de espíritu trajo a una mitad, y tanto silencio y oscuridad a la mitad de siempre. Mientras, nos manifestábamos por si queríamos o no entrar en la OTAN. El futuro nos esperaba y no había ni tiempo para ocuparse de esas “cosas de mujeres”. Mujeres muchas veces invisibles por el estigma, la vergüenza y el miedo. A ellas la libertad tardó mucho más en llegar. Incluso algunas aún la esperan.

Pues bien, esas mujeres, esas madres, a las cuáles en el paritorio les robaron a sus bebés para ser entregados, previo pago siempre, a familias que tuvieran ese dinero, y muchas veces con la iglesia por en medio, y muchas veces con las Hermanas de la Caridad en escena, esas mujeres, siguen siendo hoy víctimas de ese delito, cometido de manera sistemática y organizada, como una perfecta organización criminal, con la connivencia de un gran número de personas, entre ellas muchos funcionarios. Porque quien firma un certificado de defunción falso era un funcionario, porque los hospitales donde esto ocurría eran y son públicos y porque los jueces y juezas llevan años archivando las denuncias presentadas actualmente por esas madres. Una máquina perfecta de olvido e injusticia.

Y sin embargo, ahí están esas mujeres. Luchando. Y como no hay nada más fuerte que el coraje de una madre buscando a sus hijos e hijas, vivos o muertos, tal y como se recoge en “El Silencio de Otros”, en una grabación de María Bueno, presidenta de la Plataforma te Estamos Buscando, esas mujeres no van a parar. Y quienes hemos tenido la enorme suerte de conocerlas y sentir esa fuerza, tampoco. No existe un precedente en el mundo en el que se reconozca el delito de desaparición forzada de bebés de brazos de sus madres. Y no existe un reconocimiento en ningún lugar de que eso es un delito de lesa humanidad contra las mujeres. Pero son las mujeres, por el hecho de ser mujeres y madres, quienes son víctimas de esa criminalidad. Y así debe constar, en España o donde exista una justicia que así lo quiera reconocer. Esas mujeres, que aún hoy son víctimas, merecen justicia. Es la hora de las valientes.

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR