Es la distribución de la riqueza, ¡estúpido!

Es la distribución de la riqueza, ¡estúpido!

La distribución... o la equidad, como queramos denominarla, es la principal falla, a escala global, por la que se está resquebrajando el modelo de democracia -y de "economía de mercado"- vigente en los países occidentales desde hace más de cincuenta años.

Un modelo en el que, a fuer de defender que el crecimiento del PIB era el principal garante del progreso social, se ha tolerado -e incluso promovido- una creciente concentración de la riqueza en manos de quienes la generan, según el paradigma dominante: los dueños del capital.

España no ha sido una excepción en cuanto a la progresiva pérdida de peso de los salarios en términos de renta nacional, más bien todo lo contrario: nuestro país encabeza en la UE el triste ranking de las desigualdades, de la precariedad en el empleo e incluso del porcentaje de trabajadores "pobres", con salarios ínfimos. Y, al mismo tiempo, España está a la cola de la recaudación fiscal en términos de PIB, como consecuencia de un elevado fraude fiscal así como de un sistema tributario que permite, legalmente, reducir al mínimo el pago de impuestos a las grandes corporaciones y a las grandes fortunas.

A ello hay que añadir la grave merma de recursos públicos provocada por la corrupción...

Vale la pena destacar también que en España las retribuciones de los altos ejecutivos aparecen entre las más elevadas de los países europeos y, por lo tanto, entre las más distanciadas de los respectivos salarios más bajos.

Además, las desigualdades en renta comportan actualmente peores servicios básicos (en educación, sanidad, atención a la dependencia...) respecto a hace diez años, como resultado de los injustificablemente intensos recortes en el gasto público; y el riesgo de exclusión social alcanza al 20% de la población, con especial incidencia en la infancia.

Todo lo anterior podría calificarse como el "lado oscuro" del aparente éxito de la economía española, que crece por encima de la de nuestros principales vecinos europeos, y constituye la lamentable herencia de los gobiernos del Partido Popular, frente a la que el actual gobierno socialista está adoptando medidas desde el mismísimo inicio de su mandato: mayor asignación de recursos contra la pobreza infantil y la violencia de género, incremento de las becas y de las pensiones de viudedad, ampliación de los beneficiarios del subsidio de desempleo... así como tramitación de leyes, entre otras cosas para reducir la brecha laboral entre hombres y mujeres, para regular la eutanasia, para restituir las cotizaciones de los cuidadores de personas dependientes...

El proyecto de presupuestos para 2019 ahonda en esta senda de corrección de las desigualdades y de los recortes, sin que ello comporte mayor déficit en las cuentas públicas, gracias a los ingresos fiscales adicionales procedentes de nuevos tributos sobre las transacciones financieras, las ventas de las empresas tecnológicas... así como mediante el establecimiento de un impuesto efectivo mínimo del 15% para las grandes corporaciones y un ligero aumento de los tipos del IRPF para los contribuyentes con ingresos superiores a los 130 000 €.

Algunos han pretendido alarmar a la opinión pública, como si tales incrementos en la recaudación tributaria afectasen a las clases medias y trabajadoras; y eso que varias de estas figuras fiscales estaban ya previstas e incluso anunciadas por el gobierno de Rajoy...

Pero, sin duda, la prevista subida del SMI hasta los 900 € es la medida que está provocando mayores críticas entre quienes no parecen preocuparse por la dramática desigualdad existente en nuestro pais. Estos días asistimos a la presentación por parte de varias instituciones, incluido el Banco de España, sobre la supuesta destrucción de empleo que provocará el incremento del SMI. Afortunadamente, hay expertos que están ya elaborando sus propias estimaciones, contemplando de forma más integral los diferentes posibles efectos de dicha medida. Es obvio que esta subida puede resultar más difícil de asumir por las empresas más pequeñas -para las que el Ministerio de Hacienda está estudiando posibles rebajas fiscales-; pero, con carácter general, cabe señalar el indudable impacto positivo sobre el consumo, y por lo tanto sobre la actividad económica y el empleo. Y, por supuesto, la subida del SMI tendrá un efecto beneficioso sobre la necesaria reducción de las desigualdades, que no puede considerarse solo un problema de justicia social: de hecho, constituye el caldo de cultivo que alimenta la desafección contra las instituciones democráticas y la consiguiente aparicion de opciones políticas populistas.

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR