La ‘portugalización’ de España que gusta a la UE

La ‘portugalización’ de España que gusta a la UE

Al fondo de los suburbios de la desesperanza y del sufrimiento silente de quienes fueron aplastados por la peor de las rocas los últimos seis años se abrió una brecha por donde comenzó a entrar luz y aire fresco. La luz que alumbra días y entierra noches, el aire que la derecha nos negó hasta para sobrevivir se convirtió en algo más que la oportunidad fugaz de convertir la beneficencia en derecho, las raspas en peces y los esclavos en individuos de pleno derecho.

La presentación del acuerdo de Presupuestos Generales del Estado para 2019 acordado por el Gobierno de Pedro Sánchez y Unidos Podemos hace albergar certezas de que la lucha titánica del Ejecutivo de Sánchez para sacar al país del eterno Día de la Marmota inducido por el Partido Popular durante sus años de recortes de derechos no será una tarea fácil, pero está asentada en algo que tiene mucho que ver con el logro de las grandes épicas: la necesidad de supervivencia y el ansia por salir de los pozos de la nada infinita y el sufrimiento elevado hasta el infinito de quienes durante muchos años han tenido que elegir si tomar medicinas o comer, de quienes han esperado hasta la muerte una plaza de dependencia a la que tenían derecho.

Anuncios como el de la subida del Salario Mínimo Profesional a 900 euros amen de otras medidas de calado y justicia social como es la de la eliminación de copagos de medicamentos a pensionistas (en este primer ejercicio a los más vulnerables, que se hará extensible al resto en posteriores ejercicios), el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones de acuerdo al IPC, el reconocimiento de los derechos laborales de las empleadas de hogar y cuidadoras de dependencia, recuperar el subsidio por desempleo para mayores de 52 años o la modificación de la Ley Mordaza, adelantan nuestro reloj social al siglo XXII, lejos de las frías y húmedas callejuelas sin esperanzas de los libros de novelas de malos barrios y bajos fondos donde la supervivencia dependía de la capacidad de resiliencia al ´sanguijuelismo’ de los gobiernos de derechas.

Y, como si de un shock anafiláctico se tratara, la derecha ha empezado a fibrilar ante la posibilidad de justicia social y de un país en el que los derechos conquiste la beneficencia de quienes expoliaron los dineros públicos para una vida de oprobios, ha sacado a los machistas, xenófobos y, en general, a todas las fobias que habitan en quienes no nos creen merecedores de derechos porque la melancolía no les permite olvidar la supremacía que les proporcionaba el terror de antaño.

Es curiosa la letanía del líder del PP contra el aumento del SMI hasta los 900 euros. Él, que cobra 1.500 euros en concepto de dietas por ser diputado de Ávila teniendo una casa en Madrid, insiste en la insostenibilidad del sistema que rige las vidas de la mayoría para mayor obra y gracia de los de una minoría.

Sabe la derecha que la buena marcha de la economía y la buena salud de un sistema fiscal con una justa redistribución de la riqueza unido a la mejora de derechos sociales se convierte en el principio del fin de las posibilidades de retomar el poder que perdieron por la corrupción.

Es curioso este proceso de berrea que han iniciado los líderes de las formaciones diestras porque, en la política como en la naturaleza, sólo puede quedar uno y, dada la estulticia de los argumentos y la fragilidad del sentido del ridículo que muestran, no son competencia para un Presidente del Gobierno que ha demostrado con nota saber sortear obstáculos y que cumplir con la palabra dada tiene el premio de la confianza.

Y, en Bruselas, alarmados por el crecimiento de la extrema derecha por un lado y esa mezcla imposible que, en Italia, amenaza con colapsar la economía, ven con ojos de arrobamiento que nuestro país camine en la senda del crecimiento de Portugal. Que España se ‘portugalice’ empieza a ser una buena noticia.

¡Quién nos lo iba a decir!

Noticias relacionadas

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: S.E.I. EDETRONIK. S.A

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripción a la web y moderación de los comentarios.

Datos tratados: Comentarios: Datos identificativos (en el caso que te registres en la web) y comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos MDirector como plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR